Resumiendo la primera mitad del año: Lo bueno, lo malo y lo feo

¡Hola abejorros! ¿Qué tal está ese aguijón? Venga y choque esa ala. A estas alturas muchos ya hemos acumulado en nuestro haber una buena cantidad de lecturas ya sea por propósitos personales de fin de año, desafíos o metas de lectura en reserva. De esta guisa podemos hacer un recuento de esas experiencias literarias, ya sea para bien o para mal, tenemos números en la cabeza. A continuación haré un breve ranking de lecturas en las cuales haré un desglose de cómo ha ido mi año en relación a la calidad encontrada en mis lecturas. De lo bueno a lo malo, lo mejor y peor de la primera mitad de mi 2015 (sí, sé que ya vamos a agosto, sí, sé que voy tarde) well, here we go:

Lo bueno

11300265752971281836323627224

Tokio blues (Norwegian wood) de Haruki Murakami: Este año ha sido un año de grandes descubrimientos para mí. Entre grandiosos clásicos, autores contemporáneos de renombre e incursión en nuevos géneros, he podido (como niña en dulcería) probar de todo. Este es el caso de Murakami-san, siempre escuché de él, siempre amontoné sus libros en mi wishlist, y shame on me, solo hasta ahora se me ocurrió leerle. Tokio Blues es una novela con alma propia que te embarca en las desventuras del joven estudiante universitario Toru Watanabe, cuya esencia marcadamente sensible nos trasporta a través de la pluma de Murakami-san al Tokio de los años 80, en el cual la revolución sexual está en pleno auge y a la cual el joven Watanabe no le será indiferente. Amores, desengaño de los paradigmas de la vida humana y mucho del existencialismo propio de los libros de Murakami-san es lo que encontraremos en las páginas de esta obra literaria.

Matar un ruiseñor (Matar un ruiseñor #1) de Harper Lee: Si Tokio blues fue un descubrimiento para mí, Matar un ruiseñor era una deuda que había adquirido desde el primer día en el que leí la primera página de un libro. Es el deber de cualquiera que se precie de ser lector, leer esta obra maestra de la literatura estadounidense que tras el trascurso de los años ha servido como cátedra obligatoria acerca de la tolerancia, aceptación de la diversidad racial y de la equidad de derecho. Los derechos civiles nos corresponden a todos sin importar raza, creencias o preferencia sexual y este es el mensaje de esta obra. Un imprescindible. 

El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde: El señor Wilde no amerita mayores presentaciones, este hombre es una institución. Tan simple como eso.

Entre tonos de gris de Ruta Sepetys: Es vasta la literatura existente acerca de hechos tan lamentables para la raza humana como lo son el nazismo y consecuente holocausto. Sin embargo nunca sobra una voz más que se haga escuchar acerca de este tema, más si lo hace de la forma magistral en que lo hace Sepetys. Sepetys en su obra nos relata las penurias  que le sobrevinieron al pueblo lituano víctima de la ocupación soviética en la que personas que eran consideradas contrarias a este movimiento eran asesinadas, encarceladas o deportadas como esclavas a Siberia. A través de la joven Lina conocemos como sobrevive la lealtad, el arte e incluso el amor y sobre todo la esperanza en tiempos desesperados. 

1984 de George Orwell: Una obra literaria de tinte distópico que nos narra el entorno de un gobierno totalitario en el que Winston Smith, un  ciudadano más de dicho gobierno decide un día unirse a una ambigua organización aparentemente contraria a las creencias fomentadas por el gobierno del Gran hermano. Una acción más que arriesgada puesto que de ser descubierto, la severidad del castigo siendo generosa, sería la muerte. 

Lo malo
(Fiu, que no es tanto)

1787893122447220

Ensnared (Splintered #3) de A.G. Howard: ¿2015, el año de las beauty covers, shitty books? Que las mencionadas malas lecturas de este 2015 sean YA debe ser mera coincidencia D: sehh, coincidencia. Ensnared fue una de mis lecturas más esperadas de este 2015, nada me cuesta admitirlo. Si bien es cierto esta serie trae varios puntos cuesta arriba, Alyssa, me encariñé mucho con estos libros, Morpheus. Y a pesar de sus falencias, decidí estar over myself y fangirlear a gusto y nada más. PERO, obviamente tenían que venir a joder mi status quo con esta última entrega y fastidiarlo todo con un final conveniente para mantener (des)contentos a ambos lados ¿TEAM JEB, existes? Como sea, este no es más que otro de esos inconvenientes libros YA cuya construcción de universo se ve opacada por un triste triángulo amoroso y una protagonista de patetismo insuperable. En fin, para lo cuesta arriba que iba y con un final tan cojo, no, no lo recomendaría.

Red queen (Red queen #1) de Victoria Aveyard: Este es el tipo de libro que nace de la necesidad del público consumidor ¿El puestito de churros de la esquina vende de maravilla a la hora pico? Qué más, vamos a montar también un puestito de churros a esa hora. Aparte de una idea más o menos pensada (vamos que tampoco se ha quebrado la mollera esta señora/ita) no hay demasiado que decir: sociedad distópica, heroína  destinada a quebrar la tiranía de dicha distopía, interés amoroso que arde con la intensidad de mil soles…, no hay que ser un genio para juntar un par de palabras y ser bien culero para vender lo que todos ya venden para tener asegurado el éxito. 

Lo feo

16143347

We were liars de E. Lockhart: Creo que no es ni la primera (ni la última) vez que esta “obra” determinada como un futuro clásico de la literatura (Gad, en verdad a veces que merecemos ser fulminados por un rayo) ha sufrido “cierto” escarnio por mi parte. Porque simplemente acá nada funciona, escritura pretenciosa: check, personaje principal palurda: checkidísimo,  trama infructuosa que decae fácilmente por la pobreza de su construcción: double check, tópicos topicazos: checkie, check. ¿Algo más? La verdad son diversos sus puntos negativos, pero como a veces incluso un comentario negativo jala, no le daremos a este librillo más mecha de donde prender. 

Y entonces, ¿quién se anima a rescatar lo mejor de su año, fustigar lo malo y crucificar lo peor? 

Comentarios

  1. Tokio Blues <3 <3 Mi yo fangirl lo ama mucho, y eso que no soy especialmente fanática del señor Murakami, eh. Aunque ahora mismo tengo otro de sus libros esperándome en el tocador :)

    ResponderEliminar
  2. Nea, yo soy fan confesa, so... xD sé que sus libros son un sucesivo de la misma historia: tipo raro, sexo, realismo mágico, música clásica, gatos, pero no lo puedo evitar, sus libros me pierden. Contará la misma historia de distinta forma hasta que se muera y yo lo seguiré leyendo xD
    Si te animas hacemos lectura conjunta de algo suyo :D
    Besos <3

    ResponderEliminar
  3. Hola, vi tu comentario en mi blog y ya te sigo :D
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. PORFAVOR Y YO AQUI EN CASA SIN LEER 1984 Y TAMBIEN SUSURROS. YA ME DA PEREZA NI SIQUIERA LEERLA EN SERIO.

    me ha encantao te robo el beautiful covers shitty books

    ResponderEliminar
  5. Robe con confianza ;) la verdad no recomiendo para nada la serie/trilogía Susurros, yo porque fangirleo los retellings, más si son de Alicia en el País de las Maravillas pero no en serio NO.

    ResponderEliminar
  6. "no hay que ser un genio para juntar un par de palabras y ser bien culero para vender lo que todos ya venden para tener asegurado el éxito." En eso tuviste toda la razón del universo, en verdad soy tu admiradora...

    Bien lo que destaco ee mis lecturas han sido "El país de la serpiente" y "Las montañas de la locura.

    Y de los libros más horribles y asquerosos de todos que he leído han sido "Cuando el verano termina" eso es más que un fraude... Todo tan cliché y tan feo.
    Ni lo terminé porque terminé cansada de ese libro.
    Es una completa decepcion.


    Dejo de liarme h te mando un beso enorme 😚❤

    ResponderEliminar
  7. Hola :D me encantó esta entrada, copiaré algunos textos que no he leído como Tokio Blues de Murakami, tengo tiempo queriendo leerlo y no me pongo. Entre tonos de gris se oye bueno aunque esta temática no es mi favorita.

    Tus malos y el feo no los conocía. We were liars me llama mucho la atención, le voy a dar una oportunidad a ver que tal me va. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola :D me encantó esta entrada, copiaré algunos textos que no he leído como Tokio Blues de Murakami, tengo tiempo queriendo leerlo y no me pongo. Entre tonos de gris se oye bueno aunque esta temática no es mi favorita.

    Tus malos y el feo no los conocía. We were liars me llama mucho la atención, le voy a dar una oportunidad a ver que tal me va. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por pasarte, Sandra. Creo que esa frase debería tatuármela en la frente y así evito que de entrada intenten venderme sus mierdas de mercado consumidor.

    ResponderEliminar
  10. Claudia, te advierto que para leer Tokio Blues tienes que estar de un ánimo muy bueno, porque este libro es bien melancólico y corta vena. :/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario