The drafter (The Peri Reed chronicles #1) de Kim Harrison | Reseña

23492477

Detroit 2030. Engañada por la persona que amaba y traicionada por la organización encubierta del gobierno que la entrenó para usar su cuerpo como un arma. Peri Reed es una renegada en fuga.
No perdonar y nunca olvidar ha sido siempre el credo de Peri. Pero su trabajo lo hace difícil: ella es una drafter, posee una habilidad inapreciable para alterar el tiempo, pero destinada a olvidar tanto la historia que cambió, como la historia que reescribió.
Cuando Peri descubre su nombre en una lista de agentes corruptos, se da cuenta que su propia vida ha sido manipulada por la agencia. Ella unirá entonces fuerzas con un misterioso soldado desertor en una carrera mortal para reconstruir la verdad acerca de su última tarea ejecutada, incapaz de confiar incluso en sí misma. 
Sinopsis traducida por CalypK

Crafters & anchors

Terminado de leer 17/12/2015

Si de algo tengo que felicitarme a mí misma, es de mi buen tino para escoger una lectura. No es que siempre suceda, pero cuando sucede, pues sucede. Eso de ir por los caminos del Señor sin ver lo que se está escogiendo a la hora de leer, pues sinceramente no es nada de mi estilo. Por eso, que bien airosa que he salido, well done mí misma.

Todo comienza con Peri, un personaje bastante self-centric que nos envuelve en su mundo de drafters y anchors, y por supuesto de Opti y su contraparte The Alliance. Para hacer el cuento corto, los drafters y anchors trabajan para Opti, una especie de agencia gubernamental cuyo  objetivo es luchar y eliminar a los tipos malos, desde presidentes dictadores de países tercermundistas (como el mío) hasta grupos terroristas armados con armas biológicas, I know, it’s sorta James Bond. Todo en el marco de la legalidad, o eso cree Peri hasta que aparece en escena The Alliance, una organización cuya meta es acabar con Opti, ¿sus motivos? Opti es corrupta.

Existe una lista de agentes contaminados, se mueven muchas influencias, Opti oculta cosas, el manejador de Peri oculta cosas, su anchor también, todo el mundo le está mintiendo a Peri, ¿Y Peri? Peri mientras tanto aprovecha cada que puede para ser asesinada, porque sí, es una drafter y eso es lo que puede hacer. Bueno, más o menos.

En este mundo de drafters y anchors, ambos cumplen (dentro de su negocio) un papel fundamental, uno complemento del otro. Van a misiones juntos, el drafter protege a su anchor y el anchor protege la mente de su drafter, ¿cómo? Cada que un drafter muere, este realiza un especie de salto temporal, creando dos líneas de tiempo: una en la que muere y la otra (la que reescribe) en la que se salva. Pero esta súper curradísima “magia” tiene una pega: el drafter olvida lo sucedido antes de reescribir de nuevo la realidad, lo olvidado puede ir desde un par de minutos hasta meses, incluso años. Muy mal ¿ne?  Pues aquí es donde entra el anchor, dotado con la capacidad para  ver las líneas de tiempo, puede recordar todo lo sucedido y devolverle la memoria a su drafter y pues mantener su cordura.

Jeez, this world is so cool


En este marco encontramos a Perita y sus ires y venires, de los cuales creo que la autora supo sacarles bastante chicha hasta cierto punto, los plot twist eran unos más interesantes que otros, más bien que los “otros” medio resultaban cansinos. Era bastante decepcionante ver como todo el mundo jodia a Peri cuando olvidaba todo, una y otra vez. No me alcanzan los dedos de las manos para contar las veces que Perita les gritaba a sus enemigos I´m not forgetting this, bitches! I’m not fucking forgetting!!! Y pues iba y olvidaba todo e inevitablemente la jodian. La mayor fortaleza de la historia también le jugaba en contra siendo su mayor debilidad. ¿Es ingenioso? Sí. ¿Conflictivo? Bastante. La continuidad de la historia se veía comprometida irrevocablemente cuando tenías que poner a correr a tu mejor caballo. Aunque sigo pensando que la autora sí supo jugárselas porque bastante enredado se volvía todo cuando la premisa de los drafters y anchors superaba a la trama. 

Otra cosa que me hacía ruido era la propia Perita, la deadly princess de Opti, ¿badass? Quizás. ¿Inconsistente? Demasiado. En el libro no te dicen exactamente qué edad tiene Perita, según lo que apunta el género tendría que tratarse de una mujer ya crecidita. Pero la mayoría de las veces tuve la impresión de estar lidiando con una adolescente bastante mimada, temperamental que arma berrinches cada que puede.

El bonus plus: el libro está copado de tipos buenorros. En lo particular, todavía estoy indecisa entre Silas y Jack. Creo que tendría los bebés de Silas, pero no me lo pensaría dos veces para pasarla rico y tener un affaire secreto con Jack, yummie.

Lo bueno: IDK, ¿la imaginación de la autora? se nota que se la pasó de maravilla creando este universo ficticio, mis respetos.

Lo malo: El temperamento de Perita. Demasiado diva para mi propia sensibilidad diva.

Lo feo: No lo consideraría feo, más bien inevitable. Que se dieran tantas vueltas era parte de la premisa drafter.

P.S.: Espero que la autora explore en el pasado de Silas y los chanchullos de Jack. Son dos personajes con bastante potencial.

Comentarios

  1. Uy otra saga interesante pero otra saga y ay pereza xD

    ResponderEliminar
  2. @Nina, olvidalo babe, vivimos en una sociedad capitalista si quieres vender tienes que vender sagas xD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario