viernes, 23 de octubre de 2015

Steelheart (Reckoners #1) de Brandon Sanderson

21841705


Diez años atrás, Calamity irrumpió en la ciudad en la forma de una explosión en el cielo que otorgó a algunos seres poderes extraordinarios. A estos se los empezó a llamar Épicos, y pronto subyugaron a la población empleando sus increíbles poderes con el afán de gobernar la voluntad de los hombres y conquistar el mundo. Ahora, un tirano y furioso Épico llamado Steelheart se ha proclamado dueño y señor de la ciudad de Chicago Nova.
De él se dice que es invencible; ninguna bala puede hacerle daño, ninguna espada puede atravesar su piel, ningún fuego quemar su cuerpo. Nadie se atreve a desafiarlo… Nadie salvo los Reckoners, un grupo clandestino que no goza de poderes pero sí de una férrea disciplina, conseguida tras pasarse la vida estudiando el comportamiento de los Épicos con el objetivo de hallar sus puntos débiles y poder así exterminarlos.
El joven David Charleston se unirá a ellos con el fin de vengar la muerte de su padre a manos de Steelheart. Los Reckoners quieren venganza, y el chico tiene una cualidad que le distingue del resto: sabe que el Épico no es invencible. David es el único que ha visto sangrar a Steelheart.

Olvídense de Calypk, mi super nombre es Bookwornette

Terminado de leer 22/10/2015

¿Y con qué nos vino Sandy en esta ocasión? Con algo que se sacó de la manga y decidió llamar Steelheart o el también conocido “De cuando Sanderson se decidió por incursionar en el mercado consumidor y salió bien librado” porque si bien es cierto que se trata de una historia más bien genérica carente de la usual magia sandersoniana, posee los ingredientes correctos para ser una historia que viene con mucha fuerza y cumple con su propósito de entretenimiento.

Sanderson decidió darle la batuta a los supernormales (con algo de ayudita), para que se enfrentaran a su contraparte, los supervillanos. Los llamados “Épicos” que son eso, gente épica que un día gracias a “Calamity” que hasta el tiempo presente no se sabe con exactitud qué es o de dónde viene, les concedió habilidades épicas que van desde la invencibilidad suprema hasta ser una pila humana o crear ilusiones, entre muchas otras más ¿Pero entonces por qué no convertirse siendo épicos en superhéroes? (lástima, con lo cool que tienen sus pseudónimos) Tampoco se sabe, todo lo que hay es incertidumbre e interrogantes ¿Transforma Calamity en Épicos a gente “mala” o son los poderes que les concede Calamity lo que los vuelve “malos”? Sandy no puede evitarlo, se pone existencial porque sí. *aplausos y risas*

Y entonces tenemos a David que un día después de diez años de planificación desde el día de la muerte de su santo padre a manos del épico Steelheart, decide que es hora de entregarle su hoja de vida a la resistencia, un grupo insurgente llamado “Los Reckoner” que son los que hasta el momento esparcen estragos entre los épicos más viles, ajusticiándolos y sembrando un poquito de caos para hacerse ver que están presentes. Tras esta chapucera presentación suya (David interfiere en una misión de asesinato de los Reckoner) David pasa a formar parte de esta organización de forma no oficial. Y tras un poco de parloteo David se sale con la suya, con la ayuda de los Reckoner asesinaran al gran señor de Chicago Nova, Steelheart, segunda cosa que no me creí, aparte de la actuación de David en la misión de los Reckoner  ¿esta gente lleva años haciendo una sola cosa y porque un aparecido te dice que hagas otra, vas y lo haces? Sorry, pero no me la trago.


Y entonces suceden las preparaciones para asesinar al Steelheart, algo de terrorismo por aquí, un poco de especulación por allá…
Hasta que llega el gran momento, el enfrentamiento con Steelheart, y aquí vengo a quejarme, me parece que para ser el más malo de los malos el más vil de los viles, Steelheart se queda algo paleto unidimensional, su actuación me pareció más representativa que otra cosa, el ideal de supervillano y ya psé. Creo que faltó trabajarlo bastante.

Y como me gusta quejarme, eso seguiré haciendo. Creo que fue muy acertado que al final nadie tuviera la razón acerca de la vulnerabilidad de Steelheart porque de resto me pareció predecible lo de Megan, otro personaje que faltó bastante por trabajar o sea, con que me digas que es fría y cruel, no me estás diciendo nada Señor S., y es que este señor tiene como punto flojo la incapacidad de crear personajes femeninos creíbles (hago inciso para excluir de esto a Jasnah Kholin, el único personaje femenino alguna vez bien producido por Sanderson) Y hablando de lo predecible de Megan, lo suyo me lo olí desde que quedaron atrapados ella y  David en el hueco del ascensor, demasiado obvio, hombre (o mujer)

Y hablando de puntos flacos, mejor no hablemos del pseudo-romance que me dan ganas de vomitar ¿amor a primera vista? POR.FA.VOR.

O en este caso David, el empollón *ríe socarrona*

Lo bueno: Me gustaron los plot twist finales, aunque era obvio, me gustó ver lo de Megan. También como ya lo mencioné, la debilidad de Steelheart y lo del Profesor. A estas alturas ya debería estar acostumbrada a los plot twist finales tipo Sanderson, ese señor siempre lo deja todo para el final.

Lo malo: Que a pesar de ser una buena historia es el tipo de lo que ves es lo que hay y psé eso, con tanta dicotomía entre el bien y el mal, me gustaría ver más profundidad.

Lo feo: Lo caricaturizado de Steelheart, me recordó a una versión malvada y más sosa de Superman.

P.S.: Steelheart no me inspiró ninguna P.S. MEHHH


miércoles, 21 de octubre de 2015

Booktag: Siete cosas sobre libros

¡Hola abejorros! Nina del blog Rapsodia Literaria tuvo la amabilidad (porque no hay presión, eh) de etiquetarme en este booktag y como lo vi majo, me decidí hacerlo, so, let’s start this party!!!

Siete libros que quieres leer antes de morir

Quería hacer un poquito de trampa e incluir la saga tal o trilogía pascual, o incluso decir “todos los libros de este autor” pero decidí que lo mejor era mantenerse en las líneas de la decencia y hacer las cosas bien, y pues eso.


261778562288695726567125287821017245
102106867

Las mil y una noches | Don Quijote de la Mancha | La Ilíada | La divina comedia |  Drácula | Jane Eyre | Expiación

Siete citas literarias

No soy de ponerle post-it a los libros, y si lo hago, en determinado momento se los quito (I know, quién me entiende)  así que me resulta difícil seguirle la pista a las citas que me gustan, por lo que me remitiré al confiable Goodreads so, disculpen si la mayoría está en inglés, pero prefiero la belleza del idioma original. 

“Do you believe in fairies?...If you believe, clap your hands!” ― J.M. Barrie

“Como todo buen venezolano, confundía la noción del deber con la del derecho. Mejor dicho: no pensaba que tenía deberes, sino derechos.” — Rómulo Gallegos

“Not my daughter, you bitch!” ― J.K. Rowling

“Why does everyone think a girl who prefers books to people must be in want of a life?” ― Lauren Morril

“Why do girls always feel like they have to apologize for giving an opinion or taking up space in the world? Have you ever noticed that?" Nicole asked. "You go on websites and some girl leaves a post and if it's longer than three sentences or she's expressing her thoughts about some topic, she usually ends with, 'Sorry for the rant' or 'That may be dumb, but that's what I think.” ― Libba Bray

“If you only read the books that everyone else is reading, you can only think what everyone else is thinking.” ― Haruki Murakami

“Pain is inevitable. Suffering is optional.” ― Haruki Murakami

Siete personajes masculinos

¿Y por qué no femeninos? Bueno, después no digan que no hay discriminación. Y no, no voy a poner al Sr. Darcy, porque en la vida real no necesito de un hombre rico que me arregle la vida. Y sí, en esencia eso es lo que opino de Orgullo y Prejuicio. Y antes de que alguien lo mencione, sí, me gustan los loquitos, I know, en mi caso o son más buenos que el pan o son bien perversillos. *inserte risa malvada*


Atticus Finch | The Darkling | Kaladin | Dalinar Kholin | Vasher | Tom Sawyer | Lord Voldemort

Siete personajes que quiero matar

Matar a un personaje ficticio es algo bastante extremo y definitivo. Prefiero el odio a interludio. Por cierto, es reconfortante saber que no guardo tanto rencor en mi corazón.


Bella Swan | Edward Cullen | Alyssa Gardner | Joffrey Baratheon

Siete cosas que odies en los libros

1. La falta de diversidad. Creo que hace falta más negrito… más homosexual/bisexual/asexual/transgénero, más empoderamiento femenino ¿Por qué siempre chico salva a chica? Menos estereotipos. Siempre nos cuentan la misma historia, chica blanca heterosexual conoce a chico blanco heterosexual, tiene algunos issues familiares (que siempre resultan problemas de primer mundo), gracias a chico blanco heterosexual se resuelven esos issues, si quiere agregue el tufillo paranormal, y tiene listo un bestseller.

2. Las tendencias. De que cuando se comienzan a escribir historias de vampiros y aparecen vampiros vegetarianos que brillan… Estoy hasta el culo del marketing salvaje de las editoriales, de que cuando entra en vigencia cierta tendencia dentro de determinado género, la exploten hasta desvirtuar dicho género. Y estamos con las distopias, que si la protagonista tiene que salvar a su pariente (por lo general hermanito/a malparado) y de repente se encuentra en una cruzada para salvar al mundo de régimen opresor y como esta chica es tan capaz, tiene tiempo de hacerle ojitos al orate de turno ¡Y cuida’o si no son dos!

3. Las sagas interminables. De cuando un autor o autora comienza a escribir su mejor libro veinte veces más, porque él o ella lo vale… Y te estoy mirando a ti Sherrilyn Kenyon, por dioh, que tanto he leído su nombre en la cubierta de un libro que a pesar de ser un nombre wachú-wachú, me lo sé de memoria. Da tantísima rabia, porque al final terminan contándote la misma historia que ya has leído veinte veces antes.

4. Triángulos amorosos. Mal escritos… Porque mira si es uno como el de Deathless, pues bienvenido sea. Pero esos de que la chica/chico no sabe si al mal tercio lo ama o lo que quiere es gozárselo, pues no. Eso se sabe. Y no me vengan con el “¡Pero es que a los dos les amo!” que empiezo a soltar tiros.

5. Papel de mala calidad. Que no lleva más de dos semanas en mi estantería y ya se ha puesto amarillo… o se ha llenado de motitas negras ¿Qué es eso, hongos? Puaj, no me daría tanta mala leche si fuese que no limpiara mis libros, pero ¿sabes que es estar pendiente que no les caiga ni mal de ojo e igual y se pongan feos? NO mames.

6. Las cover de película. Odio…, no, en serio, en verdad odio cuando cambian las covers originales de los libros por las covers de cuando sacan película, y peor si es una saga, porque únicamente le cambian la cover al primer libro. UGH.

7. Las malas traducciones. Y mi inglés no es precisamente first level… si yo me doy cuenta, que quedara para el pobre first level.

Y en la misma ondita que el punto anterior, el bonus plus: Odio los nombres traducidos, hombre (o mujer) ¿qué somos, robot? I got feelings!!!

Siete escritores


George R.R. Martin | Gabriel García Márquez | Oscar Wilde | Leigh Bardugo | Brandon Sanderson | Maggie Stiefvater | Haruki Murakami

Siete blogs que quieras etiquetar

Usualmente no etiqueto, pero para variar quiero etiquetar a dos blogs que recientemente descubrí, y son:

Los leotardos verdes (qué nombre tan cuco *O*) de Mery RodVar


viernes, 16 de octubre de 2015

The young elites (The young elites #1) de Marie Lu

20821111

I am tired of being used, hurt, and cast aside.
Adelina Amouteru is a survivor of the blood fever. A decade ago, the deadly illness swept through her nation. Most of the infected perished, while many of the children who survived were left with strange markings. Adelina’s black hair turned silver, her lashes went pale, and now she has only a jagged scar where her left eye once was. Her cruel father believes she is a malfetto, an abomination, ruining their family’s good name and standing in the way of their fortune. But some of the fever’s survivors are rumored to possess more than just scars—they are believed to have mysterious and powerful gifts, and though their identities remain secret, they have come to be called the Young Elites.
Teren Santoro works for the king. As Leader of the Inquisition Axis, it is his job to seek out the Young Elites, to destroy them before they destroy the nation. He believes the Young Elites to be dangerous and vengeful, but it’s Teren who may possess the darkest secret of all. 
Enzo Valenciano is a member of the Dagger Society. This secret sect of Young Elites seeks out others like them before the Inquisition Axis can. But when the Daggers find Adelina, they discover someone with powers like they’ve never seen. 
Adelina wants to believe Enzo is on her side, and that Teren is the true enemy. But the lives of these three will collide in unexpected ways, as each fights a very different and personal battle. But of one thing they are all certain: Adelina has abilities that shouldn’t belong in this world. A vengeful blackness in her heart. And a desire to destroy all who dare to cross her.
It is my turn to use. My turn to hurt.


Me pongo una peluca blanca, y soy Adelina

Terminado de leer 12/10/2015

Leído para el 2015 Reading Challenge: #9. Libro escrito por una mujer

A estas alturas debe ser bien conocida mi vena perversa para las reseñas negativas, es que bueno, soy de carácter noble y por lo general cuando me decepcionan, la paso muy mal y por ende las cosas terminan poniéndose feas. Debo reconocerlo, cuando esto último sucede I sorta enjoy it.

Y entonces vamos a echar la cuenta de qué va esto:

Érase una vez un libro fangirlero que quería ser bien DARK,

tanto y tanto intentó, pero al pobre no le quedó nada guay.

Tenía chicos guapos, tenía chicas talentosas, y oh por favor no cuenten en esto a la llorAdelina, la chica del SorryAlmostSorry que todo le sale mal,

todo lo hace mal, y hombre (o mujer) que lo peor es que la tienes que aguantar chillar.

MEHHHHHHHHHHHH.

Pues de esto más o menos va el libro. Pero claro si queremos ser más específicos, pues bueno vamos a ello:

En un reino más o menos chachis hace algunos años ocurrió una fiebre que dejó marcados a aquellos que la padecieron, más que ser objeto de compasión, resultaron víctimas del miedo y odio del populacho, los llamaron malfetto. Sin embargo, este odio no era pura coincidencia, algunos de los malfetto poseían características peculiares como que si producen ilusiones (como Adelina) que si producen fuego (como Enzo) y en fin de rarezas varias.

Y sí, con esto ya tenemos cimentado nuestro argumento.

Entonces vamos con la trama. Lo que no tiene cabeza, ni pie, ni nada de dónde agarrarse.

Resulta que a estos malfettos especiales les llamaron Young Elite, y entre algunos de ellos formaban sus propias congregaciones para luchar contra el régimen anti-malfetto. Pero había esta sociedad de la daga liderada por el jovencísimo Enzo, príncipe heredero desbancado. Déjenme hacer inciso, plisss, ¿Cómo es que estos jóvenes en los libros YA son siempre tan emprendedores? A esa edad no estaba precisamente aprendiendo a sacarme los mocos, pero todavía me encontraba en la inexorabilidad de la NADA, en que no sé si estaba haciendo algo con mi vida o si de mi naderia me dirigía hacia algún punto, en fin, discúlpenme personajes ficticios del YA, evidentemente esa solo soy yo *winks*  Pues eso, la sociedad de la daga tiene por objetivo destronar a la hermana de Enzo y su duquezco esposo un tipo bien random que ni pena ni gloria el pobre.

Un día sucede que Enzo recluta en su grupito de niños mal a Adelina, la cosa sucede así: Adelina está a punto de ser ejecutada por la inquisición por el asesinato de su padre, un tipo bien despreciable cuyo mayor entretenimiento era hacer sufrir a esta criatura para ver si tenía poderes especiales o algo, pero que la pobre ni manifestaba, ni pues nada de nada.

Y así comienzan las chocoaventuras de Insufrelina, deberá entrenar, enamorarse del tipo más guay de la banda, entrenar otro poco, lloriquear porque nadie la quiere, nadie la ama, vaya a comer GUSANOS ♪♫♪, hacer nada, seguir haciendo NADA, pero nada de nada de las grandes nadas y por ultimo (no por eso menos importante) obsesionarse con la hermana, que si la hermana es guapa y ella no, que se salvó de la marca de la fiebre y ella no, que papaíto quería a la hermana y a ella no (Daddy issues, baby), que la hermana caga ponys y arcoíris y ella no y pues eso, cuando Insufrelina no está quejándose de la hermana, de que nadie la quiere, de que todos son unos plastas interesados que solo la utilizan, está moviendo el culo para hacer algo estúpido porque ah sí, pobre de ella que nadie la quiere, “nadie me quiere, well, you must burn, bitches”

¿Y entonces por qué The Young Elites merece mi infinito desprecio? Primero la protagonista, con la premisa “vamos a ser Dark” yo me esperaba esto:


¿Qué conseguí?


*Not funny*

Segundo, la fangirleidad de la autora, se nota, y se nota bastante que lo que se tenía entre manos esta señora era una idea, y no se preocupó demasiado en construir dicha idea, porque bueno, era/es la fangirl de su propia idea, se cegó, no pudo ser objetiva e hizo de chapuzas toda la historia. Por cierto ¿qué tan difícil podría haber sido tomárselo con calma, hmmm? No era la idea más original de la vida, ¿mundo distópico? ¿Héroes, supervillanos? Hello, you’re not Batman, baby. 

Y tercero, la autora se pasó por el culo la narrativa, por Deosito (Y Lord Satán), mejor escrita estaba la trilogía de ‘Legend’. Con eso lo digo todo.

Lo bueno: Raffaele. Por dioh, qué cosita tan bella, es como que el único personaje con el que la autora se tomó el tiempo de construir. Por cierto, como es usual, yo siempre shippeo a las parejas que no tienen vida ni en el inframundo, como en este caso no iba a ser diferente, mi non-OTP es Raffaelenzo♥♥♥♥♥

Lo malo: Ya he dicho bastante, pero, ¿por qué eso me iba a detener? Creo que hay una grave carencia de imaginación, las autoras se están limitando a reconstruir cosas que ya hemos visto dentro del género y al paso que vamos, vamos muy mal. Falta originalidad.

Lo feo: Insufrelina, la verdad qué lectura tan tortuosa y qué personaje tan despreciable, lo único que me impide ponerle un rotundo cero como calificación es Raffaele.

P.S.: Kill it with fire, baby, kill it with fire.