sábado, 14 de noviembre de 2015

El avispero: ¿Leer después del HYPE? ¿Quéjeso?

¡Hola abejorros! Tal y como lo dice el título, ¿quién se pierde en estos días una lectura pro-HYPE?  ¿Quién y con franqueza (con el suficiente poder adquisitivo, los músculos ganados después de cargar pilas y pilas de libros y con la capacidad de leer de a libro por día) se contiene de asaltar la sección de novedades (sobrepublicitadas) de la librería?

¿Díganme? ¡¿Quién?!

Después de una extensa investigación… (Jo, ya quisiera) no es cierto, solo me la pasé haciendo clic en los 5 ó 10 blogs y 5 ó 10 canales de Booktube que sigo y más me gustan, pude observar cierta tendencia en la que la mayoría se decanta (o decantamos) por las novedades sobrehypeadas y suceden uno o más escenarios que se describen a continuación:

¿La continuación para cuándo Oña/On Autor/a?

El libro en cuestión sobrevivió al HYPE que le precedía y OH, qué cosas de la vida, resulta ser el primero de una trilogía/saga/serie y OH, qué cosas de la vida, no sale la continuación sino hasta dentro de dos años (en el mejor de los casos, si es que ese autor que te trae por la calle de la amargura no es un troll llamado George R.R. Martin)

Y hablando de la generosidad de los dos años, hay que esperarse un primer año a que la autor/a escriba la continuación, porque sí, viva ella/él, no lo ha hecho. Y un segundo año para que la editorial corrija, maquete, imprima y realice su respectiva promoción. Pues eso, que los lectores somos gente que sufre.


1 más 1 no son siempre 2

El segundo caso al que quiero referirme va por el mismo sendero que el anterior: nuevamente el libro en cuestión ha superado tus expectativas y pues eso. Que es la mejor mierda que has leído en tu vida hasta ese momento y que todo lo demás que leas en más, te sabrá a cenizas de las cenizas de las cenizas.


Insisto, los lectores somos gente muy noble que (sigue) sufriendo.

Leer en la ducha es de PROS

Y último caso: El libro sobrepublicitado no sobrevivió al HYPE que le precedía (TAN-TAN-TAN-¡TÁN! Suena nota discordante de piano)


Te (emo)cionó, te encandiló, le armaste un altar en tu armario a su portada (libro con HYPE sin portada bonita es como hombre que usa pantalón sin correa, eso se ve feo y no cuaja, más si llevan el pantalón a la mitad del culo) hiciste una PRE-reseña cargada hasta lo obsceno de gifs manifiesto de tu exacerbada pasión libril (Y falta de salir a la calle a coger sol, compartir contacto con los seres vivos, y no, las interacciones con gente ficticia de nicknames chachis y comentarios inteligentes no cuenta)  les dijiste a todos tus amigos lectores que si no leían ese libro con HYPE que tú quieres leer ya no serían tus amigos, le informaste a los seres mundanos (no-lectores) que tu vida común y corriente como la conocían se llenaría de brillo, de arcoíris y ponis porque un libro con HYPE exacerbado entraría en ella… Y… Y… …Y, el libro con HYPE era solo eso. HYPE

He aquí la tragedia, no, la gran tragedia de la vida literaria de todo lector. Fueron defraudadas sus esperanzas más allá de lo plausible, irrevocablemente hubo una ruptura en su universo, no volverá a ser el mismo, su esencia ha permutado… él, o ella… ha… Oh, wait. Acaba de llegar el correo de Goodreads con las novedades y… Oh good Lord, HYPE hits again. END.


Y en conclusión, esta crónica anunciada de un HYPE injustificado es un vicio al que muchos nos hemos aficionado en los últimos tiempos. Somos consumidores por naturaleza, vivimos en un mundo mercantilizado en el que todo es negocio y todo negocio debe producir dividendos, las editoriales (así como otros sectores productivos) no dejaran de utilizar a esa perrita mala que es la Publicidad y por la cual terminamos por sucumbir a pesar de nuestras mejores intenciones (Y a la mala leche de nuestro salario), pero a pesar de esta poco saludable tendencia creo que lo mejor que podemos hacer es aferrarnos a lo bueno que podemos encontrar dentro de este fenómeno y pues bueno, apechugar ante lo malo.

Y entonces, *se atusa el bigote* ¿Qué valiente confiesa su última vergüenza HYPE? Yo por nombrar la más sonada (y decepcionante) HYPEADA de mi año 2015, nombraré Red queen de Victoria Aveyard, ¿una palabra para describir esa atrocidad? Insufrible.


P.S.: ¿Uso demasiado la palabra HYPE o qué? *ríe nerviosamente* 

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Rebelión en la granja de George Orwell

7613

Rebelión en la granja es un relato satírico pleno de alegorías, crítico y de agudas reflexiones: un grupo de animales, particularmente los cerdos, instaura un nuevo orden en una granja, reflejando con crudeza en esta metáfora el carácter esencial del actuar político humano.

A la puerca el viento le alzó el vestido

Terminado de leer 6/11/2015

La satírica política de Orwell es contundente: Quienes nos gobiernan son unos cerdos y nosotros somos los animales que lo permiten.

Esta particular premisa se desarrolla en una granja de Inglaterra en la cual sus animales un día escuchan el peculiar discurso del “Mayor” un cerdo de doce años, que con palabras de lo más convincentes exhorta al resto de los animales a rebelarse contra el ser humano, el ser esclavista, codicioso, lleno de vicios y en fin, el causante de todos los males sobre la tierra.

Sin embargo, al estar ya en su avanzada edad, el Mayor no es más que un precursor de estas ideas puesto que inevitablemente muere. No obstante sembrada la semilla de sus ideas, serán tres cerdos de los más listos quienes le den rienda suelta al movimiento denominado “animalismo” el cual entre diversas ideas anti-humano, proclama que los animales son amigos, el hombre enemigo. Y así, sin que se lo propongan, un día ocurre la rebelión, los humanos son expulsados y los animales toman posesión de la granja.

A partir de este instante acontecerán sucesos de los cuales para ser dilucidados con exactitud, solo tenemos que remontarnos a la historia de la Unión Soviética y Stalin.

Desde estos hechos históricos, Orwell recreará con una exactitud pasmosa el declive sufrido debido al Comunismo con una prosa exquisita, a la cual no le falta ni le sobra nada, y en fin, una obra que no dejará indiferente a nadie.

Lo bueno: Absolutamente todo. Creo que no ha habido durante mi año una lectura que me dejara tan satisfecha como esta. Ampliamente recomendada.

Lo malo: Esto es el retrato de lo que se vive en mi país (Venezuela) con el mentado “Socialismo del siglo XXI”

Lo feo: Me cago en Orwell por su crueldad con Boxer, no lo supero, lloro sangre.

P.S.: Las gallinas le entramos al boicot y dejamos de poner huevos *ríe malvadamente*