jueves, 29 de diciembre de 2016

#AdoptaUnaAutora

¡En serio, adopten!



¡Hola abejorros! Me estoy poniendo hacer esto (tanto escribir esta entrada en específico como participar en la iniciativa) sin saber muy bien el “qué carajos”, por lo de escribir la entrada porque (pendejeras de redes sociales aparte y mi nombre y las respuestas de un examen que tuve el martes) no he escrito nada en un buen tiempo, (fe de ello lo pueden dar las cuatro reseñas de los últimos cuatro libros que tengo leídos y pues, sin reseñar, *they’re staring and whispering: reseñanosssss*) Así que por una parte va ese pánico escénico y por la otra el pánico, la locura y la anarquía en general acerca de la iniciativa como tal porque a) soy un desastre en lo que organización respecta, y b) Murphy se ensañó conmigo este año y entre otras muchas cosas me dejó sin portátil, o sea la máquina sirve, pero la pantalla pasó a la historia y no se puede ver nada. Así que aquí estoy yo (escribiendo esto a ratos desde la pc prehistórica de mi padre), sin recursos para crear contenido, con habilidades organizacionales inexistentes, aunque con mucho que decir, eso sí.

En fin.



So, ¿La cosa va de…?

Dar a conocer a la autora de tu elección.

Sí, pues eso,  ¿qué más esperaban?

Bueno, no tan así, que el diablo está en los detalles, y como a mí me gusta complacer al Dark-side, vamos con los detalles:

La idea de #AdoptaUnaAutora es de Carbaes y pueden conocer todos los detalles de la iniciativa de primera mano aquí.

#AdoptaUnaAutora se crea con el objeto de dar a conocer una autora a través de redes sociales, mediante entradas que contengan contenido original (del adoptante) acerca de su obra. Puede tratarse de reseñas, información bibliográfica, entrevistas, citas, notas (ensayos, análisis, resúmenes) de algunos aspectos que resulten relevantes acerca de su obra y todo lo que se les pueda ocurrir. La autora de su elección puede tanto ya estar fallecida como en pleno goce de su salud, así que no existe ningún tipo de limitación en este sentido. No es necesario tener un blog (aunque sí preferible) ya que se creará un blog (ya está creado, según me parece) donde se podrá publicar el contenido (con el respectivo crédito de autoría, por supuesto)

Lo que sí es que hay que estar pilas porque hay que ver que la autora que quieras adoptar no haya sido elegida por alguien más, por lo que es importante acceder a la web de la iniciativa para llenar el formulario de participación y así tener el visto bueno. También se puede obtener más información acerca de la iniciativa con el hashtag #AdoptaUnaAutora en tuitah.

Y he adoptado a *redoble de tambores, pliz*



¡Maggie Stiefvater!




No sé cómo vaya  a salir esto, pero ya sea Buda, Goku o la Fuerza, cualesquiera que sea, pues que esté de mi lado para cumplir exitosamente este proyecto. 

martes, 13 de diciembre de 2016

Orgullo y prejuicio de Jane Austen

110815

Orgullo y prejuicio es una novela de amor o, mejor, una novela de enamorados. Bingley y Jane, Darcy y Elizabeth, Lydia y Wickham luchan para obtener el objeto de su pasión, deben jugar el juego que la sociedad en que viven les propone y deben ganarlo. Sin saltarse las reglas, pero con un tesón capaz de vencer cualquier barrera, llegarán a toda costa a ese matrimonio que para ellos habrá de marcar el inicio de la felicidad soñada.

Es una verdad mundialmente reconocida, que eventualmente cualquier bicho raro sentirá la necesidad de reproducirse. Madres casaderas, estad atentas y tened lista la red para cuando el acontecimiento suceda.

Terminado de leer 05/06/2016

Si Orgullo y Prejuicio fuese una historia de cazafortunas amor le daría un rotundo cero. Pero como la veo como una inteligente comedia de mujeres de familia casaderas, aunque yo sea de humor más bien tonto, aprecio una buena historia de mujeres juntas por un mañana propósito. Para mí, lo “romántico” viene a ser un bonus plus.

Ahora, si hay algo que debe decirse acerca de Orgullo y Prejuicio es, que en la Austen hay mucho orgullo por su Lizzy y mucho prejuicio hacia todos los demás.

Aunque claro, si vamos hablar acerca de cómo él es un orgulloso sin remedio y ella una prejuiciosa de atar, lo que nos queda es la comedia romántica más ágilmente contada en la vida de las comedias románticas contadas.

La cosa es que sí, más que como un romance propiamente dicho, percibo a Orgullo y Prejuicio como una comedia romántica, una con un sentido del humor muy fino, muy británico, pero con humor al fin y al cabo.  

Porque bueno hay que saber tomarse con humor tener que quedar emparentado con tu peor enemigo (el Sr. Wickham) para por quedarte con la que te gusta (Elizabeth Bennet)



Terrible en verdad, Sr. Darcy, yo que usted una vez me hubiese pasado la novedad, pedía una anulación or whatever.

Ahora, acerca del Sr. Darcy y Elizabeth Bennet, debo decir que el Sr. Darcy no me tumbó las bragas en ningún momento. No me sentí en peligro, la verdad. Porque está la cosa de que sí el hombre era orgulloso, remilgado y en general un bicho raro con una importante carencia de habilidades sociales, tan no sé, ¿como yo? Que me hizo pensar que si no hubiese tenido todo el dinero que tenía y que estuviese en su alcance ayudar a Elizabeth, ¿se habría “enamoradoElizabeth de él?

Hablando claro: Darcy, de no ser por su posición habría sido un marginado.

Y Elizabeth (Mi nueva book-girlfriend, que es incluso más adorable en el libro) es todo lo contrario a Darcy (a pesar de aquejar de las mismas debilidades de carácter: orgullo, prejuicio, arrogancia) es alegre, dicharachera, luminosa y optimista. Entiendo que en algunas parejas se cimente eso de los “opuestos se atraen”, pero creo que eso sólo puede cimentar una atracción inicial, no alimentar de forma permanente una relación estable.

Pienso que Oña Austen tiene una innegable capacidad para crear buenos personajes. Muy variopintos ellos, vibrantes y cargados de vida, lo mismo que para contar las historias de sus personajes. Aunque sabes que al final todo les va a salir bien, porque esa es la política de Austen como autora, es entretenido de ver los enredos en que se meten para lograr el final feliz.

Sin embargo, como no considero Orgullo y Prejuicio propiamente como un romance no creo que puedo darle una nota perfecta. Estando yo en lugar de Lizzy me habría preguntado, ¿estoy enamorada del tipo o de lo que éste puede hacer por mí?

Si es que cuando el Sr. Bennet cuestiona el buen juicio de Lizzy al casarse con Darcy, ella en lugar de decirle cómo se siente respecto al hombre, todo lo que le dice es lo que el hombre ha hecho por ella y su familia, es decir, ¿me estás diciendo que tengo que casarme/enamorarme de cualquier tipo que haga algo bueno por mí?



En fin, que por lo menos Darcy es obscenamente rico y puede permitirse pagar por los desmanes de la familia de su esposa y así mantenerla contenta y “enamorada

Lo bueno: La habilidad de la Austen para crear personajes memorables.

Lo malo: Que me vendieron esto como romance pero la mayor concesión que haré al respecto será considerarlo una comedia romántica.

Lo feo: El final trágico de Darcy. Pena me da el pobre, emparentado con semejante familia y su enemigo de la infancia.

P.S.: Como madre quiero ser como la Sra. Bennet; frívola, banal y siempre avergonzando a mis hijas. Esa mujer es goals, no me cabe en la cabeza que exista alguien así de obtuso, pero yo sí sería así a sabiendas nada más que para sacarle la piedra a mi descendencia *ríe malvadamente*

Canción para este libro: Dawn de Dario Marianelli (del Soundtrack Original de Pride and Prejudice) Pues que habemus banda sonora de peli, y que este señor (Marianelli) ha compuesto casi todos mis soundtracks favoritos y Dawn es lo que escucho cuando me pongo de humor "yo lo valgo". En serio, escuchen los soundtracks compuestos por este señor, todos son buenos. 

sábado, 10 de diciembre de 2016

A new hope (Star wars: Novelizations #4) de Alan Dean Foster

599090

Luke Skywalker desafió a los stormtroopers de una galaxia distante en una audaz misión—¡Donde una fuerza de vida se convirtió en un poder mortal!
Luke Skywalker era un joven de veinte años que vivía y trabajaba en la granja de su tío en el remoto planeta de Tatooine… y estaba más aburrido de lo que pudiera ser posible. Luke anhelaba aventuras entre las estrellas—aventuras que lo llevarían más allá de las galaxias más lejanas, a distantes mundos extraterrestres.

Pero Luke consiguió más de lo que esperaba cuando interceptó el mensaje encriptado de una hermosa princesa que era mantenida cautiva por un poderoso y oscuro señor de guerra.  Luke no sabía quién era ella, pero sabía que tenía que salvarla—y pronto, porque el tiempo se estaba acabando.

Armado sólo con su valentía y el sable de luz que perteneció a su padre, Luke es catapultado justo en medio de la guerra espacial más salvaje de todos los tiempos… ¡Y se dirigía directamente hacia un encuentro desesperado en la estación de batalla enemiga conocida como la Estrella de la Muerte!
Sinopsis traducida por CalypK 

Lightsabers, Jedi tricks and Vader

Terminado de leer 03/09/2016

De cuando no te sientes ni un poquito inspirada para escribir reseña, pero igual lo haces porque YOLO o bueno, porque contrario a lo que diga tu madre, no tienes más nada que hacer, y ya sé: It’s THE FUCKIN’ STAR WARS, and it deserved better, pero prometo que a falta de inspiración, compensaré con cariño (a la manera de Caly, of course)

Como novelización es poca la novedad que hay para ofrecer porque bueno, primero vino la película. Pero si son de mi tipo, que leen (y leerían un libro que viene después de una película) porque quieren sentirse más cercanos a sus protagonistas, saber lo que sentían, pensaban o anhelaban por encima de todo, pues venid a mí and join me on this hellish crusade.


Darth Vader approves this

Debo admitirlo, estaba muy emocionada antes de leer esta novelización tanto así que le encomendé la tarea a mí misma de crear un glosario de términos alusivo al universo Star Wars, que bueno, bastante amplio es. La cosa avanzó más o menos bien hasta que me percaté de dos cosas: la novelización era completa y absolutamente fiel a la película y aparte de situarte en la perspectiva de sus protagonistas, no ofrecía ninguna novedad. Esto me fastidió porque antes de comenzar a leer A New Hope, leí aproximadamente la mitad de The Force Awakens, y sí, bastante fiel era aquella, pero en algunos casos aportaba algunos datos que no se pudieron ver en la película o hasta extendía ciertas escenas, por lo que bueno, ilusa de mí esperaba que en A New Hope ocurriera lo mismo.


Bueno sí, la decepción.

La segunda cosa que me pasó es que me encontré con una escritura absolutamente genérica, había más vida entre las dunas de Tatooine que en ese libro, gente. En determinado punto sentí que mi interacción con este libro de alguna manera había degenerado en algo como lo que muestra la imagen a continuación:


And I don’t even hate sand

Ahora, mi queja definitiva acerca de la novelización es su Luke Skywalker, y no, no me voy a quejar acerca de lo Mary Sue/Gary Stu(pido) que pueda ser con eso de ser el último de su clase (que yo digo que hay sensibles a la fuerza escondidos) que es un piloto prodigioso, o que sea él el que se cargue a la Estrella de la Muerte. No, nada de eso. Si una va amar Star Wars una tiene que tener asumidas todas estas cuestiones y o ignorarlas o darlas por superadas. Me quejo de la caracterización que le dio el autor al joven Luke, al contrario de Han o Leia, no lo sentí IN character. El Luke de la novelización se me hizo simplemente… muy simple, muy naif, muy tontuno, hasta diría que ñoño, no me siento particularmente afín a Han Solo, pero prefería 1000 veces leerlo a él que a Luke.


Así me hiciste sentir Luke de la novelización

Pero, no es para tanto, ¿verdad? ¡Es Star Wars! ¡Merece más de tres estrellas!

Sí y no.

Porque si a Harry Potter (que está mejor escrito) le di sólo tres estrellas, no iba a ser diferente con Star Wars, cuyo mayor activo y mayor pega son las mismas que con Harry Potter.

¿Su mayor activo?

El increíble trabajo que hay detrás de la construcción de universo. En inventiva y creatividad se merecen todas las alabanzas, y si fuera nada más por eso, pues las obtendrían de mi parte.

Pero está la que yo considero como mayor pega.

Y es que al igual que Harry Potter, Star Wars adolece de esa misma moral dicotómica de que eres blanco o eres negro, muy bueno o muy malo. La luz o el lado oscuro, y sí es bien chachi de ver, pero a mí en lo particular no me funciona que me expliquen las cosas en un espectro de dos colores, tipo:

My lightsaber is red,
Yours is blue,
I’m immune to the Light,
But, not to you.

Y lo peor: que es un universo completamente hipócrita, porque la Fuerza llora cuando destruyes Alderaan, pero está bien con que destruyas la Estrella de la Muerte, que sí está llena de adversarios, pero igual de gente como técnicos, mecánicos, gente de servicio, etc., etc. Pero sí, la fuerza está bien con ello, tanto así que en persona se digna a dirigir a un muchacho venido a menos cofcof LUKE cofcof al que nunca antes te le habías manifestado.

Pero claro, se trata de STAR WARS, ¿no? En la guerra todo se vale, eso lo entiendo. Lo que no entiendo es que se retrate un lado en conflicto como la fuente de toda pureza, más blanca paloma que no rompe un plato, cuando se trata sólo de un lado en guerra. A mí que me digan las cosas como son, sobre todo si le sumas a tu dualidad que adjuntes a un contrabandista a tu causa obradora de la bondad. 

#HeDicho

Lo bueno: Lo que saqué de esta lectura, que fue mi glosario de términos Star Wars. ¡YAY! Y que no se diga que no soy friki.

Lo malo: Esa escritura. UGH.

Lo feo: Lo tontuno que hicieron a mi Luke #HeDeservedBetter

P.S.: R2D2 también merecía una medalla, la determinación de ese droide para cumplir con su misión lo fue todo. Sin él, no hubiesen conseguido nada, pero claro, me lo discriminaron por droide.  

Canción para este libro: Main title de John Williams (del Soundtrack Original de Star Wars: A New Hope) ¿Pues qué más iba ser? Se comienza por el comienzo. Disfruten los chills que producen está canción <3

lunes, 5 de diciembre de 2016

Starflight (Starflight #1) de Melissa Landers

21793182

La vida en el reino exterior es una existencia dura, sucia y sin ley, y Solara Brooks tiene hambre de ella. Recién salida del orfanato, Solara necesita un nuevo comienzo en un lugar en donde a nadie le importe la grasa de motor bajo sus uñas o los tatuajes que la marcan como delincuente en sus nudillos. Está tan desesperada por alcanzar el reino que está dispuesta a ponerse bajo un contrato de servidumbre con Doran Spaulding, el rico y popular quarterback que hizo su vida miserable durante toda la escuela secundaria, a cambio de un pasaje a bordo del Zenith.

Cuando un giro del destino los hace terminar a bordo de la Banshee, una nave de dudosa reputación, Doran descubre que ha sido fichado en la Tierra por conspiración. Mientras persigue una serie de misteriosas coordenadas que se cree contienen la llave para limpiar su nombre, él y Solara deberán superar su enemistad para trabajar juntos y evadir a quienes los buscan para ponerlos bajo arresto. La vida en la Banshee puede ser tumultuosa, pero mientras Solara y Doran se ven obligados a cuestionar todo en lo que una vez creyeron acerca de su mundo—y el uno del otro—la nave se convierte en un hogar y la excéntrica tripulación en familia.  Pero lo que Solara y Doran descubren en el Planeta X tiene el poder no sólo de alterar sus vidas, sino la existencia de todos en el universo…

Sinopsis traducida por CalypK 


Futurista YO

Terminado de leer 29/09/2016

Y esta es de cuando leo según los gustos de las cuentas favoritas de Goodreads que sigo cofcof Emily May cofcof y las cosas salen bien, bueno, más o menos. Es que se me hizo justicia, porque después ciegamente leer ciertas dos recomendaciones, de YA precisamente, y no me fuera precisamente bien. Pues me dije, ¿me están fallando mis referencias y se han vuelto menos exigentes o es que el YA en verdad está así de mal?

Y creo que no dejo de leer YA, porque a pesar de los pesares, está la cosa de que entretiene y también que creo que al menos en lo que se refiere a lo literario: soy mujer de fe. Siempre me digo antes de empezar un YA: este sí va estar bueno. Este sí me va a gustar.

Me guste o no, no me pienso rendir. Ese es mi camino ninja/lector.

Ahora, hablando acerca del libro en cuestión, debo decir que me encuentro gratamente sorprendida. Landers trae una historia fresca de aventuras espaciales muy a lo que no estoy acostumbrada, puesto tengo una grave carencia de este tipo de ficción en mi haber literario, pero que después de haber pasado por este libro pienso solucionar. Cosa rara me sucede que no fuera la novelización de Star Wars la que me animara a leer más cosas espaciales, sino este que hablando claro en cuanto a creación de universo Star Wars se lo lleva por los cachos, pero a diferencia de la novelización está mejor escrito y sus juveniles personajes más llevaderos y mucho más creíbles.

Y que básicamente su protagonista femenina ES ella:



Es que estaba yo leyendo la descripción física de Solara cofcof ¡Rey! Cofcof tipo, ojos castaños que no son castaños y se ven más como verdes…, y no había terminado de escribir la autora el color exacto de los ojos (hazel) cuando yo grité a todo pulmón (en la santidad de mi pieza): ¡Es Rey! ¡Es Rey! ¡Rey, Rey, Rey! El añadido además de ser una protagonista espacial de color de ojos hazel es que al igual que Rey de Star Wars, esta chica tiene habilidad para meterle mano a las cosas mecánicas, reparar naves y así.

Pero como si esto fuera poco, luego vino el verdadero momento “veo lo que hiciste allí” cuando leo el nombre del Presidente de la Liga Solar, que es nada más y nada menos: HARUTO TAKAHASHI.

O sea, ¿este tipo?



Gusto me da ver que Naruto ha logrado tamaño éxito trascendiendo las fronteras del mundo ninja y siendo además de Hokage, el presidente de un sistema solar. En fin, Doña Landers:



Me complació de gran manera este libro porque como aventuras espaciales las encontré muy completas; había el obligatorio romance (pero no centrado en exclusivo en él), acción, piuu, pan, pun o armas espaciales, naves espaciales (aunque no Warp o Hiperespacio), ciertos avances tecnológicos ficticios, traiciones, princesas espaciales, piratas, eh, PIRATAS e incluso un infaltable (si de YA estamos hablando) girl-hate.

O sea, que la protagonista vio unas cuantas veces a una muchacha grosera más que nada indiferente y ya sabe que es una reina del mal. Y resulta que dicha reina del mal es la novia del protagonista masculino, o sea whyyyy. Dejen esa mierda en que toda mujer anterior a la actual protagonista es una vil víbora a la que hay que cortarle la cabeza nada más verla.



Y lo que en definitiva me dejo fría fue el final, yo me lo veía venir puesto que faltaban pocas páginas y aquello no veía manera de resolverse. Pero ese forzado “plot twist” no se lo cree ni la madre de la autora si lee esto, so simplemente NO.

En fin, creo que es el tipo de libro para pasar un buen rato e iniciarse en el mundo de la ciencia ficción espacial.

Lo bueno: Los que sean fans de Rey de Star Wars estarán felices de encontrar esta especie de Rey, o bueno “Solara” diluida. Me dejó muy contenta esta protagonista, la verdad.

Lo malo: Ese final medio demasiado forzado que se sacó la autora en veinte minutos antes de entregar el manuscrito.

Lo feo: El girl-hate.

P.S.: Todavía me sigo preguntando cómo en ese futuro que describe Landers puedes alterar tus células sudoríparas para que cuando sudes huelas a la flor de tu preferencia y no puedes cambiar tu color de cabello a voluntad sin que se dañe. Y esto me vino porque el idiota protagonista masculino estaba muy embelesado por la sedosidad del pelo de Solara (cabello sin tintar) comparándolo con el pelo rosado de su novia, maltratado y no agradable al tacto luego de ser repetidamente teñido. No sé, digo.


Canción para este libro: Futuristic lover de Katy Perry, y sí, esa no ET con Kanye West, no me parece que esa versión con Kanye le aporte nada a la canción. Could you be the devil, could you be an angel?

jueves, 1 de diciembre de 2016

AvispaNews: Haruki Murakami crea su propio Premio Literario (que espera se vuelva tan altamente sobrevalorado como el Nobel) y se lo entrega a Paulo Coelho


Notas: Leer notas de autora al final del post.

A pesar de que cuando se le inquirió respecto a su opinión acerca de la más reciente elección de los responsables de la entrega anual del Premio Nobel de Literatura en la cual Bob Dylan se vio inmerecidamente premiado con la distinción, Murakami prefirió mantenerse al margen y en cambio aprovechar la ocasión para manifestar lo siguiente: “Se me ocurrió cuando me puse a “googlear” para mi siguiente novela. Me gusta revisar el entorno actual y sobre todo las noticias de los países especialmente marginados. Me sirve como material en las conversaciones entre mis personajes y demostrar lo mundanos, bohemios y sensibles que pueden ser. Nada como la tragedia del tercer mundo para volver a tu personaje la reina suprema del existencialismo. Entonces encontré una nota acerca de Venezuela que decía que su Presidente había creado su propio Premio de la Paz y pensé: si un sujeto que en medio de una alocución oficial se refiere a su Pueblo como “millones y MILLONAS” y es Presidente de una Nación (tercermundista) pero nación al fin,  ¿por qué no podría yo (que he escrito y descrito personajes cocinando/cogiendo/y mirando la infinidad de la nada y hecho como si en verdad fueran importantes y sobre todo altamente existencialistas) crear mi propio Premio Literario?”

Luego de que se le cuestionara respecto a quien consideraría digno de ser laureado con esta premiación de dudoso origen, fundamento y propósito y el interpelado hiciera una larga pausa contemplativa en la cual por alguna razón que servidora desconoce consiguió lucir escandalosamente profundo, transcendental y como si acabara de descubrir el significado de la vida con sólo mirar a la nada pero pareciendo como si en realidad mirara algo en concreto, respondió: “Hay mucho talento que merece ser reconocido—dijo mientras que como quien no quiere la cosa se echaba una mirada intencionada a sí mismo—Pero si para algo existen los premios completamente sobrevalorados, como espero que el mío se convierta, es para darle a los grandes egos con gran necesidad de validación una proverbial lamida en el culo. Por eso escogí a Paulo Coelho, él, sin lugar a dudas representa el epítome del escritor moderno cuyo ego no sólo necesita ser reivindicado repetidamente para compensar otras carencias (como la de en realidad escribir algo que valga la pena) sino que creo que su trabajo, de haber conseguido el éxito a nivel mundial a pesar de no haber aportado absolutamente nada a la literatura, debe ser laureado y revalidado por la aprobación de un tercero. Ese sujeto simplemente convenció al mundo de que puede escribir, a pesar de que en su mayoría su discurso deriva en la estupidez de remarcar hechos simples como si fueran trascendentales tales como: el café con leche es café, pero con leche, o que la lluvia moja. Es un genio…, de la estupidez.”

Como servidora seguía sin estar muy convencida de las motivaciones del escritor de la tierra del sol naciente, aparte de protagonizar un berrinche a escala internacional por seguir siendo trolleado por los responsables del Nobel, se le inquirió de si aquello no tenía nada que ver con seguir siendo el Leo DiCaprio de la Literatura pues, ¿por qué crear tal premio y entregarlo precisamente a Coelho justo ahora y no antes?

Posterior a estas últimas indagaciones resultó imposible continuar la entrevista, puesto que el berrinche de Murakami alcanzó niveles impresionantes. Luego de balbuceos como “Yo no necesito un Nobel” “Me la sudan los premios altamente sobrevalorados” “Coelho sí está desesperado, yo no” “Te voy a mandar a mis amigos Yakuza” “Soy transcendental” quedó en evidencia que hay cosas que el ego de un escritor de súper ventas no puede soportar, entre ellas que un sujeto (Bob Dylan) que probablemente cuando se le informó que había ganado el Nobel se quedara perplejo y preguntara por qué se lo ganó, gane dicho premio.

N/A: Sé que es realmente tarde para postear esto (que estaba listo hace un buen) pero Murphy me ha jodido seriamente este año, sin embargo allí estaba y finalmente pude acceder a él, así que, qué más. Espero que lo hayan disfrutado.

lunes, 31 de octubre de 2016

It (Eso) de Stephen King

10576

¿Quién o qué mutila y mata a los niños de un pequeño pueblo norteamericano? ¿Por qué llega cíclicamente el horror a Derry en forma de un payaso siniestro que va sembrando la destrucción a su paso? Esto es lo que se proponen averiguar los protagonistas de esta novela. Tras veintisiete años de tranquilidad y lejanía una antigua promesa infantil les hace volver al lugar en el que vivieron su infancia y juventud como una terrible pesadilla. Regresan a Derry para enfrentarse con su pasado y enterrar definitivamente la amenaza que los amargó durante su niñez. Saben que pueden morir, pero son conscientes de que no conocerán la paz hasta que aquella cosa sea destruida para siempre.
It es una de las novelas más ambiciosas de Stephen King, donde ha logrado perfeccionar de un modo muy personal las claves del género de terror.


Vamos a secuestrar a las mujeres y a violar a los hombres
Oh, wait, ¿no era al revés?


Terminado de leer 11/08/2016

Más que reseña, creo que esto será un compendio de lo que fue mi experiencia con este señor padre de todos los tochos.

Según Goodreads llevo leyendo este tochazo desde el 2015…

*whispering* what a lie is your life, CalypK.

Me tomó de hecho, una semana leerlo. En el 2015 lo que hice fue ponerlo en mi currently reading  shelf y allí dejarlo tirado a languidecer. El pobre desgraciado. Hace una semana (desde que lo terminé) vi algún meme de “ESO” en feisbuh, y me molesté tanto conmigo misma porque no formaba parte de la tribu adoradora del señor King y no entendía el lenguaje de su tribu de culto, que pasé por una importante etapa de depresión: me enfadé, le recriminé a mí misma, quise abofetearme (pero no lo hice porque tengo un importante sentido de autopreservación) luego quise llorar (tampoco lloré) medio me dio sueño y ya luego de que me espabilara, acerté a poner mis asuntos en orden y finalmente ponerme a leer.

En fin, otro problema resuelto por designios divinos (o sea INTERNET) específicamente feisbuh, lo que es raro porque ese es un antro de perdición.

Ya comenzada la lectura debo confesar que pasé por tres momentos lectores: el primero fue que no sabía muy bien cómo tomarme lo que estaba leyendo, luego medio me aburría porque tenía atravesado entre ceja y ceja a Bill el tartaja (tuve que buscar qué significa tartaja) y luego comenzó el frenesí (como el de los tiburones cuando huelen sangre, o el de “ESO” cuando le huele a niño) no podía parar de leer. Yo soy del tipo que lee sin parar hasta muy entrada la noche. Qué noche, amanezco leyendo. Pues bien, es una terrible idea, sobre todo cuando se trata de alguien tan aberrado como King, que describe sangre, bilis y partes del cuerpo cercenadas a diestro y siniestro.

Como decía…



Porque soy altamente paranoica y altamente influenciable. Soy del tipo que ve zombies en la televisión Cofcof TheWalkingDead Cofcof e inexorablemente soñaré con zombies, lo que me da repelús, porque esos son sueños que pude haber destinado a comer interminables barras de chocolate sin engordar o hacer un trío con Tom Hiddleston y Tom Felton. Vivimos de la decepción, pues.

La cosa fue así: se me cerraban los ojos y quería saber cuál sería la próxima víctima de “ESO” cuando decidí que ya había sido suficiente. Fue entonces cuando se presentó el primer dilema: levantarse apagar la luz, eso no tanto, sino pegar un salto que te transporte desde el sitio donde está el apagador hasta tu nidito sacro santo. Lo pensé, me armé de valor y lo hice. Fui tan estúpida en mi dignidad para que estando a oscuras diera pasos lentos y vacilantes (muy dignos) que ya luego al acercarme a la cama a la distancia de que algo te pueda pillar desde debajo diera un salto que hizo chirriar los resortes del colchón. Olvidada mi dignidad pataleé y manoteé hasta cubrirme con la sábana hasta la cabeza, cubriendo todo (excepto mi dignidad, por supuesto, esa estaba desparramada en el suelo de mi cuarto), cuando por casualidad me puse de lado y estuve a punto de dejar colgar uno de mis brazos, de inmediato me hice todo lo que me permitió mi cama individual hacia atrás hasta pegar la espalda a la pared.

¡El maldito Pennywise no se iba a quedar con uno de mis brazos! ¡No, señor!

Luego vino el segundo dilema: dormirse. Con los ojos apretados, hyperconsciente de mi  alrededor, del silencio y sobre todo de lo que por casualidad no es silencio, las vi negras para dormirme, el sueño se había esfumado y tenía la mente a millón. Elucubraba cada posible situación en la que podía aparecerse “ESO” allí tenía una línea de pensamiento de lo más morbosa, luego de la racional que despotricaba en mi contra por mi estupidez. Al final las cosas se resolvieron por sí solas, empezó a cantar un grillo que llevaba varias noches en mi cuarto y me irritó tanto que dejé olvidados mis temores hasta que conseguí dormirme.

Finalmente, lo inexorable: las pesadillas.

Fueron dos noches terribles de pesadillas, gente bonita (y lectora) dos noches de sangre, bilis y partes cercenadas cortesía del señor King, que la verdad no estuvo tan mal, no hasta que una de esas dos noches se presentó mi “ESO” particular.

¿Alguno sabe cuál es su “ESO” personal? Me apuesto un sueldo mínimo venezolano que el de King es una macro-araña.

El mío muy simpáticamente se acercó a mí con la forma del payasito más querido por todos los niños, Pennywise, para luego transmutar en lo que no me quitaba el sueño desde que era niña: una muñeca de cuerpo de trapo y de cabeza gigante de plástico con cabello rojo de estambre del tamaño de un niño de tres años.



La cosa que tuvo a bien regalarme una tía materna (la que unos años más tarde me regalaría un libro de Coelho, mai gad, esta tía de verdad que atina bastante con sus regalos) es un objeto del cual me deshice en cuanto podía salir a la calle sola sin que nadie me tuviese que acompañar, se los digo sin remilgos: esa muñeca del demonio terminó en la basura. Esa porquería me atormentó desde el día que supe de la existencia de Chuky, que aunque nunca tuve el valor suficiente de ver la película, sí adquirí de forma indirecta el suficiente conocimiento acerca de su existencia como para temerle, y mucho. Y todos mis miedos se vieron materializados con esa maldita muñeca. Se podrán imaginar el mal rato que pasé en aquel dulce reencuentro dentro de mis sueños.

Al día siguiente tomé la previsión de no leer hasta tarde (por mucho que quisiera) aunque mis molestias no disminuían, la verdad es que sólo quería que King me diese un descanso y dejará de matar y mutilar, llegó el punto en que toda la sangre y bilis y cabezas, mai gad este hombre en verdad ama cortar cabezas, me tenían así:



¿Pueden creer que antes de “ESO” a mí se me hacían simpáticos los payasos?



Not anymore

Y es que antes de leer esto pensé que ya había perdido mi pureza (luego de un BDSM que leí en enero en el cual un personaje está a punto de meterle una espada en la vagina a otro personaje) evidentemente me equivocaba, era más inocente y pura que Yisus recién nacido en el pesebre. Y no lo sabía. Si pueden evítense dos cosas: la primera, empezar directamente con este atroz libro de King, creo que es de lo más retorcido en su haber, aunque no me crean, porque este es mi primer King, la segunda, les pido encarecidamente: NO lean esta fuente de horrores de noche, evítense ese trauma.

Ahora creo que debería hablar un poco del libro como tal. Bien, ¿qué tenemos acá? Aparte de horrores y horrores de pesadilla. Tenemos una historia que se cimenta sobre una importante cronología. “ESO” lleva mucho tiempo matando (antes del período de nuestros 7 magníficos) la ciudad en la que vive “ESO” es su coto de caza privado. Se alimenta de la fe, a pesar de que es esa misma fe la única cosa que puede derrotarle. “ESO” tiene períodos de “hibernación” de unos 25, 26, 27 años, algunas veces despierta más tarde o más temprano. ¿Se imaginan que no tuviera esos períodos de inactividad?, mai gad, no quedaría ciudad para contarlo. En fin, esa ciudad, Derry, tiene historia, mucha de ella. Tenemos que King nos cuenta incluso el advenimiento de “ESO” *hago inciso ¿qué opinan de que “ESO” venga de fuera? Yo la verdad no sé cómo tomármelo, por una parte me recordó a Dragon Ball que tenemos a los Saiyajin que vienen del planeta Vegeta y por otra hasta tuve una sensación “Regular Show” que allí un ave y roedor viven sus vidas “normales” a intervalos de cosas fantásticas, es como realismo mágico, ¿no? ¿Es “ESO” realismo mágico? Aclárenme eso, por fa*, las desgracias que han acontecido entre ciclos de hibernación, las particularmente sádicas desgracias que ocurren cuando “ESO” despierta o se echa a dormir y el crecimiento y podrida prosperidad de Derry (Es que bueno, “ESO” cuida de sus mierdas) Todo contado de forma tan exacta y precisa que no necesita de un calzador para encajar. En este punto hubiese deseado tener habilidades creativas para retratar mediante dibujos y gráficos la cronología de Derry y “ESO” pero bueno, no hay talento y qué se le hace. 



Ahora, acerca de los personajes. Lo diré directamente: Bill el tartaja es un pendejo insufrible completo inmerecedor del hype que le precedía. Cada vez que leía el gran Bill esto, el gran Bill aquello…, me decía ¿y para cuándo la supuesta grandiosidad de Bill? Llevaba aproximadamente la mitad del libro cuando me dije: Ok, no me gusta, pero tampoco me disgusta y entonces sucedió, que resulta que el gran Bill es un pendejo sexista, porque resulta que aquel pendejo no podía concebir que Bev, por ser mujer, o bueno niña, participara en una ceremonia que tradicionalmente está pensada para hombres…



Llegué a un punto en el que me invadía la anticipación por la que “ESO” se cargara a Bill, y casi lo di por hecho cuando en una escena con Bev, él piensa algo así como que no sobrevivirá y será Ben el que la lleve a casa, yo estaba entonces exultante, estaba…



Pero entonces se vino el encuentro final con “ESO” y el maldito sobrevive.



King rompió mi kokoro.

En fin, como no todo es malo, pude llegar amar y besar el suelo que pisaban cuatro personajes: Ben, Richie, Mike y Eddie (en ese mismo orden)

Ben era básicamente yo: gordo e iluso y solitario. Pobre cosa, antes del amanecer de los 7 magníficos estaba tan solo.

Richie, ay Richie, ese chico estaba tan mal. Un maldito bocazas con un encanto que sólo pueden llegar apreciar los amigos más cercanos.   

Mike, bueno, Mike era un buen chico, había tenido la fortuna de tener buenos padres. Y es en esencia el tipo al que llamaría en caso de emergencia.

Y finalmente Eddie. El alfeñique. Eddie era demasiado buen amigo para ser cierto. Él, al igual que los otros, me imagino, estaba dispuesto a dar la vida por Bill. Quiero un amigo como Eddie, la verdad sea dicha. Además me resultaba entrañable sus caricaturescas maneras: hipocondríaco, niño de mami y con un preocupante complejo de Edipo.  

De los demás, bueno Bill como ya está visto no es santo de mi devoción. Stan no llego a tener tanta participación como para calarme. Y Bev, ugh no, me causaba demasiada controversia su asunto masoquista como para poder simpatizar con ella. 

Ahora hablaré de dos cuestiones por las cuales “ESO” no se ganó la nota perfecta conmigo, la primera: El estilo narrativo de King.

Es la primera vez que lo leo y la verdad me esperaba un estilo peculiar, específicamente uno florido, lo cual no es el caso. Pero sí, de hecho, el estilo de King es peculiar. Por nombrar algunas de sus peculiaridades, tiene esta cosa en la cual interrumpe su línea de pensamiento para acotar ideas a modo de pensamientos íntimos de los personajes entre paréntesis lo cual, no sé, ¿me desconcertó? Me recordó a algo que hace Tahereh Mafi, la cual escribe cosas a modo de pensamientos íntimos y los tacha, en su caso no me gustó. No estaba bien ejecutado. En el caso de King, no creo que no estuviera bien ejecutado, pero igualmente me desconcertaba y no llegó a convencerme.

Luego estaba esta otra peculiaridad en la que dejaba las ideas inconclusas al final de determinados capítulos y luego empezaba el siguiente capítulo siguiendo más o menos la idea final del capítulo anterior pero continuando un desarrollo que no tenía que ver en nada con lo que se estaba leyendo. Me exasperaba, y mucho.

Creo que simplemente es cuestión de cogerle el gusto, pero mientras me quedo con la sensación WTF en lo que respecta al estilo de King.

Y luego está la cuestión de una escena que no es tanto que no me hubiese gustado, disgustado o algo, sino que me pareció sumamente inverosímil y es, SPOILER ALERT! cuando los 7 magníficos tienen una orgía en la cloaca luego de derrotar a “ESO”. Antes de que me digan: ah mojigata, que los niños tienen sexo y tal y pascual…, les digo que ese no es el caso. Me consta que hay niños que tienen sexo, de hecho recuerdo como en mi barrio nos juntábamos un grupito en la casa de alguno y en uno de esos momentos de ociosidad, un niño y una niña se ponían hacerlo así como si tal, de hecho, ¡MOM, NO leas esto! En mi casa aquello llegó a suceder, dos de mis vecinitos lo hicieron debajo de la mesa del comedor, mientras el resto miraba.

Es que sí, los niños inventan, inventan mucha vaina. So, el acto en sí no es lo que me causa perplejidad. Sino las circunstancias, porque bueno ¡Están en una fuckin’ cloaca! Acaban de enfrentarse a un horror y lo que se les ocurre es…, ¿ponerse a tirar? No me jodan. Los niños sí pueden de hecho ponerse a tener sexo, pero no a conciencia de que les generará placer o como un acto simbólico como quiso a dar entender King (de esa forma se apela a una madurez que a esa edad no se tiene) Sino para atentar contra algo que está “prohibido”, por curiosidad o por simple y mero ocio.

So, no me compro tu orgía infantil, King, no me la compro.

AHHH, ¡lo había olvidado completamente! De hecho este párrafo lo escribo dos días después de haber dado por terminada la review. Pero la cosa me vino violentamente como un fogonazo que atraviesa una tormenta, y es: que no quedé convencida con eso de que todo estaba predestinado, aunque al final King le da forma a esa fuerza que místicamente hace que se reúnan los 7 magníficos y sepan “por instinto” cada paso a seguir hasta el encuentro final con “ESO”, llamándole: “el otro” pues a mí no me engaña, esa fuerza misteriosa tiene nombre y apellido y es: STEPHEN KING

En fin, creo que King lives up to the hype, por lo que continuaré leyéndole. ¿Qué cosa suya debería leer a continuación? Que sea un standalone, que estoy tan podrida en serie/sagas como para morirme sin terminarlas.

Lo bueno: Mai gad, es un libro casi perfecto, sobre todo, una referencia obligatoria en la cultura moderna, ¿debería ver la peli que hay o esperarme a que salga el nuevo remake?

Lo malo: Toda la roncha que pasé con las pesadillas *sobs*

Lo feo: Nada que reportar.

P.S.: ¡Lo había olvidado! Anoche soñé con King (Me tomó dos días terminar esta reseña) pues bien en la primera noche de escribir la reseña, soñé que King me firmaba un libro (en la portada tenía un globo azul) me ponía entonces su firma (y no sé si él sepa dibujar) pero en mi sueño junto a su firma dibujaba un cochecito de bebé tirado boca abajo y yo tipo:



P.S.2.: En el universo de “ESO” me gustaría ser el barquito de papel que le hace Bill el tartaja a Georgie. Es como, la única cosa que llega a pasar por las manos de “ESO” y sale sin rasguño alguno y de paso tiene un final feliz, ¿termina en el mar, no?

P.S.3.: ¿Quién creen que sea el padre de los bebés de “ESO”? ¿O creen que se trata de algo como lo de la Virgen María y Godzilla, o sea por obra y gracia del Espíritu Santo?

Canción para este libro: Arsonist's lullabye de Hozier, un buen libro se merecía a alguien tan bueno como Hozier y la canción le sienta perfecta, I mean: When I was a child I heard voices, some would sing (“ESO”) and some would scream (Los niños)