El zahir de Paulo Coelho


Un reconocido escritor de fama mundial descubre un día que su mujer, corresponsal de guerra, ha desaparecido sin dejar rastro. ¿Ha sido secuestrada, víctima de un atentado o simplemente se sentía insatisfecha con su matrimonio? Cuando su ausencia se convierte en una obsesión que no deja espacio para nada más, el narrador se propone encontrar las respuestasa a todas las preguntas que se le han planteado y, abandonando la seguridad de su mundo de privilegios, inicia el camino hacia un destino desconocido.De Francia a España, Croacia y a las hermosas llanuras del Asia Central, El Zahir es la historia de una búsqueda, un intento por alcanzar ese punto, tal vez inexistente, en el que se unen dos vías paralelas. Gracias a su poderosa y cautivadora habilidad narrativa, y a algunas pinceladas autobiográficas, Paulo Coelho nos ofrece en esta nueva novela su extraordinario conocimiento del ser humano, además de un profundo análisis de cómo nos comportamos con aquellos a quiénes decimos que amamos.

No todos debemos ser escritores.

Terminado de leer 03/01/2016

Leído para el 2016 Reading Challenge: #13. Libro de autoayuda

Si tuviese que describir este libro con una palabra, sería: VULGAR. Ya sabemos que Coelho no es precisamente el más afilado de los lápices de la caja a la hora de escribir, sabemos también que sus tramas carecen de sustancia (otro check) pero lo que resulta toda una novedad (al menos para mí, que de él solo he leído “El alquimista”) es que fuese guarro y que usara sus inexistentes habilidades escritoriles, para IDK, ¿justificar? y glorificar la infidelidad. Y por una razón tan profunda como la de buscar “entretenimiento”


Esto mismo.

Entonces, tenemos a un hombre (del que no se aporta más que su profesión, que es la de ser escritor) al que un día como cualquier otro su esposa lo abandona. Y llegamos a esta conclusión después de que una de las pesquisas policiales más brillantes alguna vez planteada se llevara a cabo, o sea, una mujer importante, influyente, en un país del primer mundo desaparece y todos bien. Porque bueno, el marido no la mató porque tiene cuartada y bueno cuerpo no lo hay así que obvio que la mujer simplemente se fue a sus aires. Todos felices, continuemos con nuestras vidas.

A dicho hombre (al que por comodidad llamaré: Pared en blanco) tenemos que tragárnoslo durante trecientas páginas sin que haga nada, pero que paradójicamente está intentando encontrar a su esposa (su Zahir), ser famoso, “escribir” libros acerca del amor, hacer el amor (porque aquí eso a eso no le llama coger, aunque por la cantidad de veces que lo haga hasta con la que vende café en la esquina pudiese indicar otra cosa, pues no) siga escribiendo, siga siendo más famoso, incurramos de forma más bien errática en otras culturas y que párrafo tras párrafo tengamos que recibir tablazos de la brillante perspectiva marca patentada Coelho de todo lo que debemos hacer para que nuestras vidas sean tan maravillosas como la de él.


Not shocked, after all this Coelho we’re talking about.

Poco es lo que queda incurrir en la trama, porque bueno…


Eso mismo; una mujer desaparece, nadie la busca, hay un tipo destinado a glorificar la infidelidad que se pasa páginas y páginas haciendo nada y bueno si me pongo demasiado osada ¿Coelho tratando de glorificarse a sí mismo como escritor? Es decir, ¿qué otra cosa puedo pensar de un “escritor” que escribe acerca de otro “escritor” que dice algo como que: la crítica me odia porque soy rico, famoso y vendo un montón de libros?

Ahora sí, traigan a Fry que estoy shocked

Y como todo es lágrimas, sangre y sufrimiento para el lector, además tenemos que soportar la hueca y vacía escritura de Coelho que dejaría pendejo a un agujero negro, que bien podría emplearse para que mi padre almacenara todos sus cachivaches y mira tú que son bastantes, y con todo y eso todavía quedaría un perpetuo vacío. Aunque bien podríamos usar la bolsa mágica de Hermione, ¿no?

Y algo que me perturba particularmente es que al comienzo del libro, Coelho parece intentar escribir una metáfora. Era una especie de introducción/prólogo, no sé qué cosa, es decir era algo tan difuso como la señal del cable cuando llueve, acerca de la fama, lo que escribe (o escupe sobre el papel) y… bueno eso fue todo lo qué entendí. Involucraba una cuestión de una flecha, una isla y de cómo Coelho es un ser muy pero muy sufrido.

Y bueno, como este “libro” no merece tanto drama a su causa, no me explayaré más. Lo que sí, sé que he dado peores calificaciones (como we were liars con su 0.5) pero creo que debo rescatar algo del libro y es el mensaje que deja como escritor al instarte a escribir tu libro incluso si es lo más difícil que tienes que hacer en la vida, porque teniendo la facultad de hacerlo debes hacerlo porque si no, no estarás satisfecho con ninguna de las bellas alegrías y satisfacciones que te traiga la vida. Así que perras mías, si habemos algunxs con el gusanillo de la escritura en las venas, pónganse a escribir.

Lo bueno: Como ya mencioné, el mensaje de aliento para que escribamos nuestras historias.

Lo malo: “…” ¿…Todo?

Lo feo: encuentro a tipo “pared en blanco particularmente despreciable.

P.S.: No quemo este libro porque es un regalo, y de alguien que “supuestamente” me quiere. En verdad no quiero saber que me regalaría alguien que me odie, tbh.

Canción para este libro: Coelho no merece mi inspiración musical.

Comentarios

  1. jajajajaja yo hace 6 años em gusto "el vencedor está solo" supongo que no estaba muy atinada en esa época. pero el prota ERA UN ASESINO RUSO MEDIO LOCO y bueno me pudo XDDDDD

    ResponderEliminar
  2. @Nina really??? Si no fuera porque es Coelho te lo compraría con eso de asesino ruso medio loco

    ResponderEliminar

Publicar un comentario