Top 10: Animes por los que hasta vendería a mi madre

¡Hola abejorros! *Mamá se asoma* just kidding, mom! *ríe nerviosamente* Y ahora que ha pasado el peligro de enfrentar asesinato maternal porque mommy de Caly no aprueba eso de ser vendida en beneficio del anime, vamos a comenzar con esto. Oh, pero antes de entrar en materia, voy hablarles un poco de los antecedentes del caso. El qué ya lo saben, así que ahondaremos en el cómo y el porqué.

Sé que a según este es blog de libros, pero resulta que mi vida no habría dado su plot twist hacia los libros si no fuese por el anime. Todo se lo debo al anime, tbh (ya explicaré porqué)

He visto anime desde que era niña y creo, (no estoy segura) que el primer anime que vi fue Candy Candy. No puedo seguir una cronología exacta porque era muy joven, pero creo que lo siguiente que vi fue Los Caballeros del Zodiaco (Saint Seiya), Dragon Ball, Samurái X (Rurouni Kenshin), Sailor Moon, Pokémon, Sakura Card Captor y allí ya muere el episodio anime de la niñez/pre-adolescencia.

Hasta ese entonces el anime no jugaba un papel fundamental en mi vida porque en esencia yo no tenía la certeza de lo qué es el anime. Para mí eran un montón más de ‘comiquitas’ que me gustaban mucho y que resultaban en un punto común con mi hermano mayor, y me refiero específicamente a Dragon Ball, que si no mal recuerdo la veíamos juntos. So, sólo eran esas “comiquitas chinas” de pelea que daban en la televisión.

Pero que oh, entonces llegó el amor de mi vida; INU-FUCKIN’-YASHA. Allí conocí lo qué era el anime, que era anime trash, InuYasha trash y ya luego solamente trash.

No hay forma en que pueda describir lo obsesionada que estaba con InuYasha, ese híbrido de humano y demonio perro japonés fue de hecho mi primer anime crush, y a pesar de que después me di cuenta que yo soy más bien team Sesshomaru-sama, todavía lo recuerdo con cariño.

Y fue precisamente a través de InuYasha que empezó el frenesí.

¿Cómo se los explico? Yo estaba realmente obsesionada con PerroYasha. OB-SE-SIO-NA-DA. Ver el anime no era suficiente para mí, y yo que para esa época había conocido la belleza que es el internet, bueno, InuYasha de repente estaba todavía más a mi alcance. Empecé a coleccionar wallpapers, descargar los openings y endings y sobre todo a unirme a los ya extintos grupos de MSN.

Fue por esa época en la que los grupos de MSN estaban tan de moda y yo me hubiese unido a cuanto grupo de MSN de InuYasha se atravesara por delante, que comencé (es que estaba alcanzando nuevos niveles de fangirlismo) a leer fics en los grupos MSN y luego descubriera propiamente la página de Fanfiction.net.

Fue la gloria.


Comencé a consumir una cantidad obscena de fics, de InuYasha al principio y luego de Gundam Wing y Sakura Card Captor.

Esta era yo, básicamente.





Estaba tan mal (lo sigo estando, sólo que ahora lo oculto mejor)



Confidencialmente fue la época en la que me fue peor en el liceo (escuela secundaria) pero creo que ese es un hecho completamente al aislado que no tiene nada que ver con el caso.

En fin, ¿en qué estábamos? Ah sí, que había conocido ese antro de perdición que es Fanfiction.net y bueno, que comencé a leer fics, leer fics, leer fics y en determinado punto caí en algo horrible que me arrepiento de haber fomentado y es la lectura de ‘adaptaciones’ de libros a fics, o sea, que un fan ‘adaptaba’ un libro ya existente con un autor/a que se pensó toda una historia, trama, personajes con otra cosa ya existente que podía ser un anime (como resultaba ser para mí) una película, serie o libro que también ya había sido pensado por su propio autor. Es decir, que básicamente el ‘autor’ del fic se mataba cambiando nombres de personajes y copiando y pegando en Word. Y yo leía eso, porque bueno no caía en las implicaciones de lo que era un plagio y encontraba aquellas historias la mar de bien. De hecho fue debido a ello que comenzó mi interés por los libros, porque bueno, si la adaptación era buena, el libro tenía que estar mejor, ¿no?

Así comenzó entonces la vorágine de leer romántica adulta, leyendo específicamente a Diana Palmer, Johanna Lindsey y Sherrilyn Kenyon.

Transcurrido un tiempo había llegado yo a mis dulces dieciséis (¡16!) cuando un nuevo fenómeno se estaba gestando y era ese por el cual los vampiros de verdad prefieren estacarse a sí mismos para yacer en una cama hecha de ajo a leer el, sí, fenómeno Crepúsculo.

Este fenómeno lo conocí, como no, debido a una de esas adaptaciones de libros a fics en las que alguna mente diabólica (y plagiadora) convertía al Edward Cullen de la Meyer en InuYasha Cullen original de Takahashi-sensei.



I know, I know. Es terrible.

Pero bueno, que al menos el color de ojos es el mismo.

Lo cierto es que no me gustó, de hecho que intenté leerlo dos veces y no pasé del “odio todo y me voy a Forks” de Bella Kagome Swan.

Pero entonces señores, transcurrió un año y en mis dulces diecisiete (¡17!) shit happened y cedí ente la presión social y leí Crepúsculo y me obligué a mí misma a que me gustara y en teoría (y práctica) me convertí en una Twihard.



I know, pero es que era débil, altamente influenciable y con un alto sentido de negación para afrontar que aquello era (y es) una mierda.

You can judge me know.

Ya por último comenzó la saga “Caly ama la literatura juvenil” que me ha durado en mayor o menor rasgo hasta ahora y me ha abierto la posibilidad y oportunidad de abrirme a un sinfín de opciones en cuanto a literatura refiere y superada la etapa Crepuscularia (que entré en mis cabales, psé) puedo decir que he adquirido mejor gusto y mayor criterio.

Ahora que he develado mi pasado oscuro podemos comenzar con mi top ten de animes por los que negociaría a mi mamita santa.

Ahh, otra cosa, hablaré de mis impresiones y de cómo de obsesionada con los anime estaba (estoy). No ahondaré mucho en historia o tramas, porque creo que muchos ya deben conocerlas o al menos haber oído al respecto y si no, no me gustaría arruinárselas.

10—
Samurái X (Rurouni Kenshin) de Nobuhiro Watsuki. Siempre he tenido un issue con los pelirrojos (con todos excepto con Ronald Weasley, ugh) sólo que en el momento que ocurrió este issue en cuestión yo todavía no era consciente de que lo tenía, porque bueno, era una renacuaja de parvulario que apenas acababa de aprender a sumar y restar. El joven Kenshin Himura, Battosai, el Destajador, pudo ser fácilmente mi primer amor de anime, ¿por qué no sucedió? Todavía desconozco la respuesta. A mí siempre se me hizo medio tonto (a pesar de ser niña) que su katana no tuviera filo, pero bueno, llámenme renacuaja con alto instinto asesino que quiere sangre. No es que el anime no la tuviera, pero bue. Yo siempre he sido bien sanguinaria.

—9—
Hellsing de Kota Hirano. Este anime lo conocí a través de una compañera de liceo, muy fanática del gore, que recuerdo tenía un pelo muy bonito y la indiscutible habilidad para dibujar. La primera imagen que me viene a la mente es de ella mostrándome el DVD de una ova en la cual estaban los personajes principales en la caratula y yo pensé: el tío rubio del medio está bien bueno, que luego resultó una tía (Líder de la Organización Mata Bichos Sobrenaturales) llamada Sir Integra, pero ya es otra cosa. La historia sigue las matanzas cometidas por el personaje Alucard y es una especie de continuación o ‘retelling’ del original Drácula.

—8—
Shingeki no kyojin de Hajime Isayama. Este es sin lugar uno de los animes más ‘recientes’ que ha capturado mi atención y no es precisamente por la premisa de los ‘titanes’ (gigantes humanoides) devoradores de humanos, o su protagonista (que nada más verlo quiero pegarme un tiro) Eren Jaeger y su resolución de acabar (él solo) a todos los titanes, sino el fuckin’ enano Levi Ackerman, que todavía no entiendo cómo sucedió esto desde que yo tengo un mal rollo con las personas bajitas, que mi viejo es un hobbit prácticamente, psé. En fin, que me encanta ese enano carnicero de mala actitud y una importante obsesión con la limpieza, y básicamente por él veo este anime.

—7—
Naruto de Masashi Kishimoto. Aquí pueden sentirse en la libertad de juzgarme porque no sólo es que me guste Naruto sino que empecé ver este anime por la mierda emo de Sasuke Uchiha. Era que básicamente yo era una Sakura Haruno que estaba obsesionada con ese cicatrizado de infancia y veía únicamente los episodios en los que él aparecía. Y como Sakura, yo no soportaba a Naruto, porque bueno, para mí Sasuke era la estrella del show y no entendía cómo es que se llamaba Naruto si para mí todo era acerca de Sasuke. De hecho sigo sin entenderlo porque la obsesión de Kishimoto con Sasuke sólo es comparable con la de Sakura con Sasuke. Ahhh, y que al final del día me volví Itachi Uchiha trash, y que se sepa que yo lo amaba (o lo amaba más) cuando sólo lo creía el asesino en serie que mató a su clan y cicatrizó mentalmente a su hermano menor y no cuando Kishi decidió convertirlo en la versión ninja japonesa de Jesucristo el redentor.


—6—
Sailor Moon de Naoko Takeuchi. De ser posible, esta rubia más suertuda que hábil, sería mi primera anime girlfriend. Estuve bien perdida para el mundo en lo que respecta a esta justiciera vestida de marinera. De hecho disfruté mucho de mi fangirlismo por las Sailors Scout porque el boom que alcanzó en Latinoamérica, específicamente en mi bella Venezuela, fue lo suficientemente grande como para que llegara mercancía del anime acá a Venezuela. Yo coleccionaba en específico el álbum de barajitas, que aunque nunca llegué a completar, me trajo largas horas de entretenimiento fangirlístico y me llevó incluso a explorar mis inexistentes habilidades para el dibujo, porque solía llevar al papel (con mucho esfuerzo y ninguna calidad) las imágenes de las barajitas. De hecho, el primer cosplay femenino de anime que haga será de Sailor Moon.


—5—
Dragon Ball de Akira Toriyama. Yo descubrí a Goku, ese loquillo chico mono que supuestamente es más inocente y puro que un infante recién bautizado que tiene una importante tendencia a buscar pleitos, básicamente por mi hermano mayor. Pasábamos las tardes con el shalla, es shalla y un tiempo después (cuando comenzó el auge de las consolas de Playstation) frente al videojuego de Dragon Ball y bueno era yo allí enfrente mientras él gastaba una cantidad obscena de tiempo jugando con el aparato porque el muy maldito nunca me dejó jugar. De hecho creo más tarde (en la era de la computadora e internet, cuando llegó a mi casa, psé) nunca me interesó jugar videojuegos precisamente porque nunca me dejaron jugar con Dragon Ball. Hablando de hermanos mayores que cicatrizan mentalmente a sus hermanos menores para siempre, psé.

—4—
Death Note de Tsugumi Oba y Takeshi Obata. Si hubo un anime que me cicatrizó mentalmente en mi adolescencia, fue este. Era como la primera vez que enamoraba del villano (al menos en lo que anime se refiere) y me daba cuenta que tenía ese tipo de debilidad. Yo era básicamente Misa-Misa en lo que respecta a Light (Raito) Yagami. La única pega que le veo al anime es el final, no es que no estuviera de acuerdo con la muerte de ya saben quién sino que muriera por ser derrotado por el mocoso de N y no por L mismo, aunque luego dieran la mierdera cutrera excusa de que fue un trabajo en conjunto entre L, M y N, pues que yo no me lo tragué y no me convenció.

—3—
Tsubasa: Reservoir Chronicle de las CLAMP. O el de los crossover de los crossover del gran y puto amo de todos los crossovers. También conocido como la ida de olla más grande de la vida conocida de las CLAMP, pero bueno que eso ya es entre los que somos íntimos de estas Oñas.  Es algo así como que las CLAMP deciden re-contar la historia de amor entre Sakura Kinomoto y Syaoran Li, llevándolos a un mundo desértico en el cual nos encontramos con algunos de los viejos personajes de Sakura Card Captor para luego darnos un paseo por distintos mundos en donde nos encontraremos con distintos de sus personajes de otras obras suyas. Todo esto con el propósito de recuperar las memorias perdidas de la ahora Princesa Sakura. Este anime es para explicarlo mejor una de las cosas más bizarras de la vida, donde nada más para dejar claro que es bizarro, les diré que uno de los personajes principales es su propio padre, o bueno, su padre es un clon suyo que viaja entre el tiempo y espacio para convertirse en su padre, ¿ven? Bizarro. Este anime lo vi en el mismo período en el que veía Naruto y sobra decir que Naruto era como mi esqueleto en el armario, porque bueno, las fans de Tsubasa eran unas snobs de mierda y qué vergüenza que te gustara Naruto cuando existe en el mundo Tsubasa Reservoir Chronicle.

—2—
Sakura Card Captor de las CLAMP. Yo quisiera que supieras, cuanto extraño tu presencia aquí, y no puedo, no me atrevo, es que si te veo no sé que decir♪♫ Este fue el anime que me abrió los ojos a las loqueras de las CLAMP, no, miento. Cierto que antes había visto Las Guerreras Mágicas. Pero bueno, que cuando vi Sakura Card Captor era más consiente de ciertas cosas como el homosexualismo, que a pesar de que no tenía una postura al respecto (no es que nadie de la comunidad LGBTI necesite  de mi opinión para ser o no ser, así que al favor, Caly) Pero bueno, que básicamente con este anime locochón fue que perdí mi pureza (o ignorancia) y era yo dando gritos en la casa de mis padres a lo: ‘¡Libérate!’

—1—
InuYasha de Rumiko Takahashi-sensei. A este anime le debo tanto que no sé ni por dónde empezar. Gracias a InuYasha conocí la literatura, bueno la literatura romántica adulta y luego gracias a InuYasha Cullen a la literatura juvenil. Y por si fuera poco, fue mi primer anime boy crush. Y se los advierto, algún día, incluso si es siendo una ancianita chuchumeca voy hacer un cosplay de este anime/manga y será de Sesshomaru-my-bae-sama. Ya luego probablemente haga uno de Kikyou-dono, que aunque no es mi personaje favorito (que yo soy team Kagome) me gusta más su outfit de miko. Y si no les ha quedado claro que soy InuYasha trash les digo que a pesar de que hace años que terminó el manga y el anime yo todavía leo fanfiction de InuYasha y #IRegretNothing

Y que bueno, ese fue mi top ten de cómo de mucho me gusta el anime y aunque en su mayoría son todos viejitos, les guardo mucho cariño y no saben lo que daría por echarme un viajecito a Japón y sumergirme con todas en la cultura japonesa y subcultura del anime.

So, ¿comparten gusto por alguno de mis elegidos? ¿Cuál es el anime que los ha marcado? ¿Si quiera ven (han visto) anime? ¡Cuéntenme!

Comentarios

  1. ¡Hola!

    ¿Te gusta el anime de Tsubasa? BIEN. Te voy a dejar tarea si es que quieres/puedes o así: lee el manga. Es 1000000 veces mejor. No me gusta comparar animes a su manga, pero este le da mil vueltas.
    De lo demás, he visto poco: Sailor Moon (we have trans characters before anything!) que no me emociona mucho; Death Note... que fue literalmente el primero que vi y que a pesar de ser jodidamente bueno y tener personajes geniales tenía una severa falta de personajes femeninos porque los creadores no tenían ni idea de cómo escribir una que valiera la pena pffffffff (y a la única la mataron en un sólo capítulo pffffff).
    Shingeki lo dejé de ver y me pasé al manga porque en anime me gustaba mucho, pero se me hacía lento... Y como lo demás sólo lo conozco de nombre y no lo he visto (y cosas como Naruto no las veré por la cantidad de capítulos) deja pienso en que te puedo recomendar...

    ¿HAS OÍDO DE CODE GEASS? Es mi biblia anime tanto como Tsubasa reservoir chronicles y xxxHolic son mi biblia manga. Además tiene personajes femeninos geniales (la peliverde que amo entre ellos, cofcof, C.C.) variados y dramas morales maravillosos. Además de mechas. Mechas give me life.

    Nea.

    ResponderEliminar
  2. @Nea, el manga de TRC está visto y terminado xD que mira que las clamp son trolls, llevarse una historia tan enrollada para que el final sea "ay qué lindo, somos amor de la vida el uno del otro porque tenemos el mismo nombre"
    Yo soy más pro-manga, siempre que el anime tanga manga, me voy por este, y el anime pasa a segundo plano, pero como el anime es, IDK, más mainstream, psé bueno.
    Yo también estoy leyendo el manga de SNK :D
    Me anoto Code geass ;)

    ResponderEliminar
  3. Bueno yo fui muy animera de niña (creo que vimos las mismas cosas) y tambien fui muy fan de Inuyasha... y de sakura, asi fue comoa prendi a dibujar manga jajaja . hasta tuve un sitio web de msn de inuyasha xD como en el 2003. Pero llego el final años después y bueno se me pasó xDDDDD

    he visto muchos de los que mencionas, no terminé los ovas de hellsing por ejemplo. no termine SNK y ME ENCANTA DEATH NOTE, PERO QUIERO LEER EL MANGA.

    la cosa es que veo que no soy una muy buena anime fan

    ResponderEliminar
  4. @Nina, contribuías con mi vicio de los grupos de msn de InuYasha, ¿eh? xD

    ResponderEliminar
  5. Hola, me ha dado mucha risa el titulo de tu post... No soy muy seguidora del anime pero mis hermanas si.
    De niña veía bastantes... como Sakura, CANDY CANDY (que por cierto mi madre la ama hasta se compro toda la serie y gasto un dineral), Los caballeros del Zodiaco, Samurai X y claro est INUYASHA! mis faves eran MIROKU (el amor de mi vida) y Sango... en mis sueños mas guays yo era sango -de hecho si llego a tener una mascota la llamare KIRARA-
    Ya en mi adolescencia reuní merchadising de INUYASHA, desde posters hasta chapas y demás... Entiendo tu obsesión pero aun no me dedico tiempo completo a consumir mucho del mundo del anime y manga.
    Besos y me ha divertido mucho tu post

    ResponderEliminar
  6. ¡ERES MI HERMANA PERDIDA AL NACER! Okno, pero, ¡vaya, vaya!, tu historia es muy parecida a la mía. Incluso me pasó eso con lo de las "adaptaciones", claro que yo leía fics de Sakura Card Captors y fue allí que "descubrí" Crepúsculo jajaja.

    Ubico los anime que mencionas, claro que no los he visto todos. Creo que ya pasó mi época de adicta (cuando era capaz de ver más de 25 capítulos de Gundam al día), y voy a ser sincera, vi tantos que ya ni recuerdo los títulos xD

    A modo de resumen, amor eterno a las Clamp y sus mangas enredados (si buscas algo parecido en términos de enredo y giros argumentales que te dejen con la boca abierta, te recomiendo Pandora Hearts y Mirai Nikki, si no los has leído). Ahora estoy siguiendo sólo un par de mangas (Akatsuki no Yona [con la prota más genial de la vida], Kamisama Hajimemashita y Skip Beat), y ya casi no veo anime (requiere más tiempo), pero siempre recuerdo con cariño mi época de fan.

    Mi top ten creo que estaría encabezado por Sailor Moon, seguido de cerca por Inuyasha y Sakura. El anime de TRC no me gustó porque no alcanzó el nivel apoteósico del manga (excepto por las OVAS, que son brutales).

    Como Nea, te recomiendo Code Geass, es uno de esos anime icónicos que es díficil olvidar ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Tu adolescencia y la mía se parecen demasiado, madre mía, vaya dos. Viajamos por el lado oscuro del fandom
    De pequeña veia mucho anime porque era el que pasaban por la tele. Era fan de Digimon, Nadja del mañana, Pretty cure (las originales), Oliver y Benji, Yu Gi oH e Inuyasha. Sailor Moon, Dragon Ball o Sakura no los pillaba mi televisión (o lo daban muy temprano) y nunca puede hacerme fan.
    De los que vi ya por "iniciativa propia" fueron la segunda temporada de Inuyasha y Naruto (que ha sido el horror del mundo en cuanto a finales de serie que he visto)
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. @Fey, bienvenida y gracias por comentar, qué admiración por lo de tu madre, no te creas, yo si tuviera el poder adquisitivo necesario me gastaría todo en libros y mierditas de anime. Pero la pobreza...

    ResponderEliminar
  9. @Bárbara ¿te puedo decir Barbie??? My sis from another dick!!! <3<3<3 Yo también estoy viendo/leyendo Kamisama Hajimemashita, creo que es porque ese zorro peliplateado que es Tomoe me recuerda vagamente a InuYasha xD btw, ¡gracias por las recomendaciones! trataré de ponerme con ellas en cuanto pueda <3

    ResponderEliminar
  10. @Mery, todos tenemos un pasado oscuro a qué atenernos...
    ¡Yo también vi Nadja! Y bue, de Naruto, si creyera en eso de los "placeres culposos" sería uno mío :/

    ResponderEliminar
  11. Plenamente identificada. Sólo añadiría BLEACH!de Tite Kubo ♥♥♥

    ResponderEliminar
  12. Claro que puedes decirme Barbie ;)
    Jajaja, Tomoe también me recuerda a Inuyasha, claro que Tomoe tiene un lado sexy muy diferente jojojo
    Por cierto, ¿viste/verás Sailor Moon Crystal? ¿Qué opinas del cambio en el dibujo? Como que ninguna temporada me convence, pero DEBO verla porque, ¡hello!, están animando el manga :D

    ResponderEliminar
  13. @Liliana, Bleach, me gustó el primer arco, pero luego simplemente le perdí el interés :/

    ResponderEliminar
  14. @Barbie <3
    Psé, sí InuYasha era más infantil, tbh. xD
    De SMC sólo vi el primer episodio y me dejó indiferente, a según me contaron es más fiel a la obra original, pero no sé, la primera impresión que tuve al verla fue que estaba ridículamente raquítica. Muy irreal :/

    ResponderEliminar
  15. Es verdad que son raquíticas, pero después de leer las obras de las Clamp ya no me molestan los diseños tipo palillo xDD
    Y bueno, el guión es casi calcado al manga :O Eso se agradece. Igual me faltó sangre (?).

    ResponderEliminar
  16. @Barbie, psé es que yo ya vengo mentalizada con la imagen de la sailor moon de mi dulce infancia y ahora encontrarla así, psé no me cuadra. Las clamp siempre han sido ellas, por así deciro.
    No faltó sangre; faltó alcohol, juegos de azar y mujerzuelas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario