Cumbres borrascosas de Emily Brontë | Reseña

10520714

Cumbres borrascosas es la más turbadora y extraordinaria novela de amor que jamás se haya escrito. Envuelta desde sus inicios por un halo de misterio, narra la devastadora pasión entre Heathcliff y Catalina, víctimas y demiurgos de una relación casi demoníaca iniciada en la infancia, que se prolongará durante el matrimonio de Catalina con otro hombre, para culminar más allá de la muerte. El odio, el amor, la voluptuosidad de la venganza -presentados mediante una modélica estrategia de las voces narrativas- se expresan a través de la naturaleza que, con su fuerza irresistible, marca también el destino de los protagonistas. Como dijo Virginia Woolf, "la capacidad de Emily Brontë es la más insólita entre cuantas quepa imaginar. Era capaz de liberar la vida de su dependencia de los hechos, revelar con muy pocas palabras el espíritu de una cara, de modo que dejara de necesitar el cuerpo, y con sólo hablar del páramo hacer que el viento soplara y rugiera el trueno".
Hello, it’s me, Catherine

Terminado de leer 23/04/2016

Leído para el Bingo Literario 2016: Clásico

Has arrasado mi palacio: no levantes una choza y admires tu propia caridad con complacencia, al ofrecérmela por hogar.

No sé muy bien cómo comenzar esto, hay tanto qué decir acerca de este libro que lo mismo sería no decir nada porque de igual modo no encontraría cómo hacerle justicia. Es en este momento cuando echo en falta tener una elocuencia y un amplio repertorio en vocabulario para feel like a lady, ponerme snob y entre risitas afectadas halagar el genio literario de Oña Emily Brontë.

Este es sin duda, uno de los mejores libros que se ha cruzado frente a mis ojos cegatos. Es que tiene de todo; romance, triángulo amoroso (bien escrito), muertes, muertes, muertes (¡Caían como moscas! Pensé que estaba leyendo un libro de Martin), chivos expiatorios, venganzas planeadas, venganzas concretadas (Uf, pero qué delicia), odios a muerte entre familias, antihéroe, bodas entre primos (there’s incesto everywhere), alcohol (cortesía de Hindley Earnshaw), juegos de azar (Again, cortesía de Hindley Earnshaw) y… bueno, que la Emily Brontë nos quedó debiendo las mujerzuelas, pero se le perdona, se le perdona.

Muchos ya se saben el cuento, pero como hay que llenar espacio y deleitarnos en la belleza de esta obra literaria, vamos con la cuenta.


Tenemos que esta historia persigue las andanzas de nuestra amada (y no faltaba más decir, también odiada) Catherine Earnshaw (soltera) y luego Catherine Linton y su satélite gravitatorio Heathcliff…, pues, Heathcliff a secas. Y como uno no puede causar suficiente daño en vida, tenemos el gusto de ver cómo resultan las andanzas de este par (a las que luego se le sumarían las de Edgar Linton) en la generación futura, porque esta es de esas historias que relata las bondades y miserias de una (o más) estirpe.

Viene acontecer que un día como cualquiera, el señor Earnshaw (padre de Catherine y Hintley Earnshaw) después de un viaje de lo más ingrato trae de recuerdo de su viaje, no lo que sus hijos le habían solicitado, sino un jovencito de aspecto gitano (no sé cuál será ese aspecto, pero es el que se le describe) al cual por orden divina (o sea la orden del señor de la casa) se le acoge como un miembro más de la familia. O más o menos.

El chico (al cual termina por llamársele Heathcliff) cuenta no sólo con un bienhechor (el señor Earnshaw) de su lado, sino que consigue granjearse la amistad de la hija menor de su benefactor y como la lotería a veces trata de ser justa, también el aborrecimiento del hijo mayor del señor Earnshaw, puesto que siente usurpado su lugar en los afectos de su padre.

Tiempo, incluso en los libros, transcurre. El señor Earnshaw muere y Heathcliff que hasta el momento había gozado una posición más o menos cómoda, es degradado por Hintley a algo no mayor que un siervo en el hogar.

Sucede que un día, los muy jovencísimos Catherine y Heathcliff, van a parar a parar a la granja de Thrushcross y sucede lo impensable, Catherine resulta herida al ser mordida por uno de los perros de la granja y es acogida por la familia Linton en lo que se resuelve su recuperación. Son cinco semanas las que Catherine pasa en la granja de Thrushcross, pero como si fuesen cinco años completos de estadía. La Catherine que regresa a Cumbres no es la misma que se marchó, de criatura de los montes pasa a convertirse en toda una señorita, con las formas y maneras de una dama y cierta debilidad por los Linton, nos encauza en un nuevo rumbo.


La rivalidad entre Edgar Linton y Heathcliff se deja sentir casi inmediatamente. Y no es de menos cuando Catherine se decide (viendo lo disminuido que se ha visto Heathcliff por su hermano mayor) a casarse con Edgar.

Mi amor a Linton es como el follaje de los bosques; el tiempo lo cambiará como el invierno cambia el de los árboles. Pero mi amor a Heathcliff se asemeja a las rocas, eterno y profundo. Es un manantial que no proporciona placer a la vista, pero que es necesario. ¡Elena, yo soy Heathcliff!

Heathcliff huye, Catherine después de una gran depresión y la muerte de los padres de Edgar, contrae nupcias con éste. Y creo que hasta acá ya está bien la cuenta para no seguir spoileando, aunque sinceramente ¿cómo es posible que puedan ser spoileados los clásicos?

Creo que existe un antes y un después en determinados libros. Este es uno de esos casos.

Me parece sublime no sólo la pluma de Emily, sino su concepción del amor, amor no diría trágico, porque por lo general para que sea considerado tragedia debería sucederle a gente buena y este por supuesto no es el caso. Heathcliff y Catherine son horribles. Y Edgar, bueno no es mucho lo halagüeño lo que se puede decir de él.

Y antes de que alguno me diga es que eso no es amor, que ellos se hacían daño, que es abusivo, blah, blah. En efecto no era una relación sana, pero nunca dudé de que hubiese amor entre esta gente loca. Porque bueno, yo soy fiel creyente de que los feos también se enamoran y lo mismo con la gente ‘mala’. El amor ha sido muchas veces idealizado como algo bueno, algo que te transforma en una buena persona. Pero yo soy de las que piensan que eso es bullshit, el amor es poderoso, eso sí, pero igual que las acciones, lo que lo hace bueno o malo son las personas.

¿No se cometen actos impensables por ‘amor’?

Aquí está la diferencia de nuestros sentimientos. Si él hubiese estado en mi sitio y yo en el suyo, aunque le odiara con toda mi alma jamás habría levantado la mano contra él. No me creas si no quieres, pero jamás le habría expulsado de su compañía mientras ella la deseara. Y de haber dejado ella demostrarle afecto, ¡yo le hubiera arrancado el corazón y bebido su maldita sangre! Pero entretanto, y no me creas si no quieres, me habría dejado morir día tras día antes de tocarle un solo cabello.

Me gusta el retrato que hizo Emily de ello. Dos personas horribles (al que se le une un mal tercio) que se aman, pero que por sus issues personales no encuentran la forma de estar juntas. 

En el libro se maneja una delicada sensibilidad, tan absoluta e inexorable, que resulta casi insensible. El exceso la hace hermosa. La visión de Emily para parir esta historia es indiscutible, su voz firme te habla sin remilgos desde la primera página.

¡Qué raro! Creía que, aun cuando todos se odiaran entre sí, despreciándose unos a otros, no podrían dejar de amarme a mí.

Además me encantó cómo concibió la historia, para que a pesar de estar contada a partir del punto de vista de un secundario (la Sra. Dean) no se pierde nada de su esencia. Podías darle forma a las voces de cada personaje, la caprichosa Catherine que quiere ser amada por todos, Heathcliff que nunca se esperó que su condición servil le disminuyera ante los ojos de Catherine, la necedad de Edgar para ignorar los desmanes de su esposa, el hambre de amor de Hareton, el ego de Catherine hija... En ningún momento se ve diluido ninguno de los personajes; sus ambiciones, sueños, objetivos y esperanzas, eran para mí como el papel bajo mis dedos. Podía tocarlos.


Me pareció muy justa la redención lograda a través de Hareton y Catherine hija. Fue casi demasiado cursi, pero lo apruebo. Bebé Hareton lo merecía. Hareton era después de todo la culminación de los deseos de Catherine y Heathcliff


Por cierto, que así es como se escribe un triángulo amoroso, ¡carajo! Ella a uno lo ama porque es igual a ella, y al otro porque es todo lo contrario (sin mencionar lo que éste podía hacer por ella, darle casa, apellido, status)

Y lo que sin duda me fascinó de la historia; el maldito de Heathcliff (Hareton ocupa un firme segundo puesto, pero bue) pero qué miseria de ser humano, maldito sociópata vengativo, que más que amor desesperación. Lo amé.

¡Catherine Earnshaw, quiera Dios que no descanses mientras yo viva! ¡Dijiste que te maté! ¡Pues sígueme! Si hay espíritus que andan errantes en el mundo, ¡quédate siempre conmigo, toma cualquier forma, vuélveme loco! Pero, ¡por favor!, no me dejes en este abismo donde no puedo hallarte. ¡Oh Dios mío! ¡Cómo decírtelo! ¡No puedo vivir sin mi vida! ¡No, yo no puedo vivir sin mi alma!

El tipo es goals. Si algún día decido volverme loca (porque está en mis manos decidirlo, eh) quiero ser tan maldita como él.


Lo bueno: Heathcliff, Heathcliff, Heathcliff.

Lo malo: Nada, todo fue hermoso.

Lo feo: Mi pendeja edición del libro. Horrible. Edgardo, Catalina, CatitaUgh.

P.S.: Como idealizo tanto a Heathcliff (como el señor Lockwood), he decidido que eventualmente me tatuaré: YO SOY HEATHCLIFF en mis carnitas.


Canción para este libro: Dark waltz de Hayley Westenra, creo que tanto la letra como la música capturan mucho de la esencia ‘dark’ del libro o no ‘dark’ sino ‘gótica’

Comentarios

  1. Oh, señor

    ¡Gracias, gracias, gracias! por fin se cruza en mi camino alguien que amé este libro tanto como yo, y que piense que Heathcliff es sin duda lo mejor de toda esa historia.

    Me encantó tu reseña :)

    ResponderEliminar
  2. Claro que si :D
    todos están jodidos pero el libro es genial.....
    debes ver la pelicula de mi hermoso ralph fiennes de 1992 .... SU HEATHCLIFF ES PERFECTO.

    ResponderEliminar
  3. A mi me caen mal todos en este libro xD, pero eso no quiere decir que lo considere malo ni mucho menos.
    En cuanto al amor, yo soy de una mentalidad más romantica y considero que lo que tienen no es amor sino obsesión.
    Tambien recomiendo la peli de Rahlph Fiennes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. @Dai, Heathcliff es mi señor y al que si rezara, le rezaría todos los días.

    @Nina, ¡Gracias por la recomendación! La veré, la veré.

    @Mery, ¡Es que todos son horribles! Pero por eso yo los amo, porque son como gente de la vida real que resulta ser ficticia ¡Los amo! <3<3<3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario