miércoles, 31 de agosto de 2016

The shadow queen (Ravenspire #1) de C.J. Redwine

23299513
Lorelai Diederich, princesa de la corona y fugitiva en general, tiene una misión: asesinar a la bruja malvada que le arrebató tanto el trono de Ravenspire como la vida de su padre. Para lograrlo, Lorelai tendrá que usar la única arma que ella y la Reina Irina tienen en común—la magia. Tendrá que ser más fuerte, más rápida y más poderosa que Irina, la hechicera más poderosa que Ravenspire alguna vez haya visto.

En el vecino Reino de Eldr, cuando el padre y hermano mayor del Príncipe Kol son asesinados por un ejército invasor de ogros capaces de usar magia, al segundo hijo en la línea de sucesión de repente se le verá asignada la responsabilidad de salvar a su reino. Para lograrlo, Kol necesitará magia—y la única forma de obtenerla es hacer un trato con la Reina de Ravenspire, prometiéndole convertirse en su cazador personal y entregarle el corazón de Lorelai.

Pero Lorelai no es en absoluto como Kol se la esperaba—hermosa, feroz e imparable—y a pesar de la magia negra, Lorelai se ve atraída hacia el apasionado y problemático Rey. Luchando por mantenerse un paso adelante del dragón cazador—el cual le gusta más de lo que debería—Lorelai hará todo lo que esté a su alcance para arruinar a la malvada reina. Pero Irina no caerá sin una pelea, y su jugada final le podría costar a la Princesa lo único que le queda por perder. 

Sinopsis traducida por CalypK

Puedo perdonar que no haya mujerzuelas, o que tampoco haya drogas, alcohol o juegos de azar, ¿pero los enanos? ¡¿Dónde coño están mis enanos?!

Terminado de leer 08/05/2016

Leído para el Bingo Literario 2016: Libro con un mapa

Señoras y señores, si había alguien que no se daba por aludido, pues tómense el trabajo ahora de hacerlo: estamos en la era de los retellings. A los que ni les va y ni les viene este hecho y pues, se las suda, bien. A los que como yo, que tienen una innata debilidad por las historias vueltas a contar con la esperanza de que aquello que conocen todavía tenga la capacidad de sorprenderlos, porque bueno, se agenciaron algún buen plot twist, pues bueno, si tienen pelotas y se les desacomodó alguna, pónganla en su lugar, y si usan sostén, ajusten esos tirantes, que ahora lo que viene es retelling y somos presa débil de los oportunistas.

Yo soy de buen corazón. O esa es la propaganda más débil de la vida que les quiero meter entre ceja y ceja sobre mi persona. Y a pesar de que un libro sea destruido por gente de criterio más o menos confiable, me digo: vamos a darle una oportunidad. Eso de destruir un libro porque sí o leerle precisamente con la intención de destruirlo…, mmm, ya no me va. Fui joven y salvaje, pero ya he superado esa etapa.

He domado a la bestia, he domado a la bestia.

Y es entonces cuando llega este alud de proporciones épicas acerca de todo lo que no debe hacerse en un libro, y no puedo, (aunque quiera y no quiero) pasarlo por alto.

Primero: tenemos a la típica heroína badass que es todo recurso, arma letal y que contrariamente a lo que una esperara de ella, la jode. No sé qué está pasando con la literatura actual, pero creo que estamos viviendo el fenómeno Katniss Everdeen y todos quieren tener en su libro a su propia Katniss y están desvirtuando sus propias historias en pos de perseguir este estereotipo literario. El personaje que debiese ser, no es por llenar las líneas que le demarca el personaje que se quiere tener. Por eso se perciben incongruencias dentro de lo que son las acciones del personaje y sus pensamientos y sentimientos, no sólo que el personaje se adapta a la trama se adapta a los zapatos que la autora le quiere hacer calzar. Stop this madness, ppl, dejen de poner en sus libros a Katnisses de paquete de Ace comprados en descuento. Creen sus propios personajes, créenlos a partir de sus convicciones y corazonadas, no de lo que esperan que venda. Exterioricen a la Sonsa Stark interior de sus personajes, que pedorra como es, es un personaje excelentemente construido.

Segundo: Con lo que hablaba acerca de esos personajes que simplemente están allí para perseguir las necesidades de la trama y sus acciones simplemente van y se amoldan a dichas necesidades. Eso pasa. Y acá pasa mucho. Demasiado como para que encuentre a cualquiera de los personajes de este libro rescatable. Y no sólo eso, que específicamente puedo hablar de un caso donde un personaje (Viktor) es creado específicamente para un propósito dentro de la trama (evitar que la reina consuma el corazón humano de Kol) porque ¿de qué otra manera me explicas que un cateto que simplemente estaba allí parado para satisfacer los caprichos sexuales de la reina de repente salga a defender a otro fulano que ni la hora ha tenido la casualidad de darle? Credibilidad, no te arrojes por la ventana, plisss.

Tercero: Simplemente creo que este retelling no merecía ser contado. No tenía los personajes, la pluma ni fu ni fa, la premisa en sí misma no ofrecía nada nuevo; reyes, brujas, dragones, fantasía que se arroja aquí y allá como papelillo hecho por una misma dentro de la piñata más barata de la vida. En fin, creo que este es uno de esos casos donde tendría que destinar este libro al mercado consumidor si sus expectativas son realmente bajas. Que ni el pobre mercado consumidor se merece esto, psé.

Lo bueno: ¿No es lo peor que he leído? Psé, sí. Será eso, porque de otra, sería nada.

Lo malo: Que se continúan siguiendo las mágicas fórmulas editoriales para conseguir ventas instantáneas y no se promueve la calidad literaria. Cantidad antes que calidad. Esta autora se leyó uno de los tutoriales de Nea para conseguir éxito en ventas, lo sé.

Lo feo: Hacen que le agarre manía a Katniss. Ella no estaba tan mal, no hasta el final.

P.S.: Y pensar que el otro libro que leí de esta autora, era mejor. Creo que fue por lo de los enanos. ¿Cómo vas a escribir un retelling de Blancanieves (Y la chica no se llama Blancanieves) y los siete (¡7!) enanitos sin los enanos? What kind of nonsense is that????


Canción para este libro: No malgastaré mi inspiración musical acá. No, no, no. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada