domingo, 7 de agosto de 2016

This savage song (Monsters of Verity #1) de Victoria Schwab

23299512
No existe tal cosa como la seguridad en una ciudad en guerra, una ciudad invadida por monstruos. En esta oscura fantasía urbana de la autora Victoria Schwab, dos jóvenes deben escoger entre convertirse en héroes o villanos—o en amigos o enemigos—con el futuro de sus hogares en juego. El primero de dos libros.
Kate Harker y August Flynn son los herederos de una ciudad dividida—una ciudad cuya violencia ha comenzado a reproducir monstruos reales. Todo lo que Kate quiere es ser tan despiadada como su padre, que les permite a los monstruos vagar libres y hace que los humanos le paguen por protección. Todo lo que August quiere es ser humano, con un buen corazón igual que su padre, para desempeñar un  papel más importante protegiendo al inocente—pero él es uno de los monstruos. Cuando surge la oportunidad de poner a Kate bajo vigilancia, que acaba de ser expulsada de su sexto internado y regresa a casa, August asumirá el riesgo. Pero Kate descubre el secreto de August, y después de un fallido intento de asesinato, la pareja deberá huir para salvar sus vidas. 

Sinopsis traducida por CalypK

Hierro para los monstruos, plata para la plasta, o sea, mi padre

Terminado de leer 31/07/2016

Leído para el bingo Literario 2016: Distopía

Esta es la clase de libro que casi me hace tener fe en el YA. Casi.



Explicarles en qué consiste este libro creo que resulta más o menos complicado, o al menos lo es para mí. Y resulta ser así porque como es usual en esta autora (¿Pueden creer que no sabía que se trataba de la Schwab, es decir, esa Schwab, la de la serie Shades of magic hasta que terminé el libro y leí la ficha biográfica de la autora? Aunque debí saberlo, es ella por los cuatro costados del libro) el libro resultó en una complicada delicia de elementos que sólo pudieron ser paridos por la imaginación, la brillante imaginación de esta autora. Se inventa unas vergas, que OhMySweetMe, ¡es brillante! Que aunque en su otra serie (Shades of magic) no consigue convencerme del todo con su ejecución, aquí eso no sólo no sucede, sino que consigue alcanzar un nivel de grandiosidad que me deja, IDK, breathless? O algo. En fin trataré de explicar de qué va esto y porqué me encantó.

Esto se trata, creo yo, que ultimadamente se me dificulta ver los límites que separan un género de otro, de una distopia, una distopia post-apocalíptica si tuviese que decir. Tenemos un mundo en el que hay monstruos (con colmillos y tal), luego de un incidente que no me quedó muy claro y creo que esto resulta en una importante pega al libro porque sus cimientos, al menos a mí, me resultaron algo confusos, pero distinto a lo que se pueda pensar este mundo no es gobernado por monstruos, no. Al menos no de forma oficial. Es, al igual que nuestro mundo carente de las maravillas ofrecidas por la fantasía, gobernado por el dinero, de una forma cruda, violenta y sumamente letal, y de forma oficial gobernado por un hombre sin escrúpulos sumamente adinerado cuya ambición por el dinero y el poder que este le acarrea le hace obrar de la forma más terrible: conseguir más dinero, más poder a través de los monstruos.

¿Quién es el monstruo, you, me, both?

Tenemos entonces una ciudad dividida en dos, el norte para Harker, que por el precio justo te brinda su protección contra los monstruos y conjura una ilusión de seguridad en la cual un tipo de monstruo que te drena la sangre, otro que bajo el cobijo de las sombras te devora sin piedad, y otro que es más terrible por lo poco que se conoce de él, te roba el alma, pasa a segundo plano cuando por usar una medalla de hierro proporcionada por el señor y todopoderoso de la parte norte de V-city puedes vivir como si tal. Sin embargo todo es una ilusión. Una que sólo aquellos con el suficiente dinero se pueden costear, porque de lo contrario, la otra opción sería el lado sur de la ciudad, custodiada por Henry Flynn, cuyas armas son: operativos militares que no pueden garantizar ni sus propias vidas y la desconocida raza de monstruos roba-almas, Sunai.

“Monsters, monsters, big and small,”
“They’re gonna come and eat you all.”“Corsai, Corsai, tooth and claw,Shadow and bone will eat you raw.Malchai, Malchai, sharp and sly,Smile and bite and drink you dry.”“Sunai, Sunai, eyes like coal,Sing you a song and steal your soul.”“Monsters, monsters, big and small,They’re gonna come and eat you all!”

La cosa está así: pagas y vives, o no lo haces y esperas por lo peor.

Dentro de este panorama encontramos a Kate, hija del señor del norte (Ned Stark, is that you?)  Que se arma unos numeritos para conseguir lo que quiere, que ni mi hermanito autista en una de sus crisis berrinchudas, y August Flynn, hijo adoptivo del señor del sur. Y antes de que esas rueditas en sus cerebros comiencen a elucubrar posibles líos amorosos a lo Romeo y Julieta con dramas épicos de amantes trágicos cuyas familias se hacen la cruz nada más oír el nombre del contrario, pues no. Porque eso no sucede en absoluto. Porque, *redoble de tambores* ¡NO hay romance!



Sí, gente. I know, I know. Sé que están en shock, porque bueno es un YA, ¿no?

Es esta una de las razones por las cuales creo que libros como este serían capaces de salvar el corrupto YA.

No hay romance en ningunas de sus más despreciables formas: instalove, love triangle, love to die…

No lo hay.

Es una perspectiva tan hermosa como esta:



Al fin alguien se toma la molestia de ser lo suficientemente racional como para actuar en consecuencia en que si estás en un mundo en el cual la supervivencia es un lujo, no hay espacio posible para el romance, ¡Al fin! Carajo.

Los caminos de August y Kate se cruzan y deberán unir fuerzas pues para hacer lo que se supone que uno haría en un mundo plagado de amenazas mortales: sobrevivir.

Estoy en definitiva, francamente extasiada con este libro, la dicotomía humano/monstruo y quién es en verdad el monstruo, el uso del elemento musical, la construcción de universo, quién es quién en el libro y como cada uno de estos quién desarrolla su papel magistralmente.


Pero entonces, ¿por qué no hay nota perfecta? Porque hubo detalles que me hicieron ruido, y que bueno yo soy del tipo que cae en los detalles. Por ejemplo cuando Kate está descubriendo quién es August en realidad, bueno sus pesquisas me recordaron un poco a cuando Bella Swan está haciendo su research para averiguar que Edward es un vampiro, no estoy en contra de que alguien haga su research para desenmascarar grandes secretos ajenos, pero si no tiene sentido, uhmmm, no me cuaja. Es decir, Kate estaba ultra obsesionada con que el padre la quiera y la acepte y le haga caso y de repente se encuentra averiguándole la vida a un tipo que en realidad ni le va, ni le viene. Lo mismo que (Seguimos con Kate) la criatura, más específicamente su memoria, funciona de forma oportuna, secretos olvidados por años, de repente surgen a la luz por obra y gracia del espíritu santo. También me parece que hubo un vacío a la hora de explicar el origen del mundo tal y como es ahora, me explican muy bien como son las cosas ahora, pero no como es que llegaron a ese punto. O sea, Necesito bases. Ese mismo vacío lo percibí con la cuestión de los Sunai, tan desconocidos como son y habiendo sólo tres de ellos, ¿cómo es que se ha esparcido el rumor acerca de ellos? No lo entiendo. BTW, cuando hay sólo tres individuos de un mismo tipo, ¿se le puede considerar una raza?

Sin embargo, con todo y esto, este libro reivindica en mucho el género YA, so, estoy dispuesta a perdonar unas cuantas cosas.

Lo bueno: Que no hay gente guapa. Ehrm no, eso no, aunque sí se me hizo algo digno de alabar, gente común para variar, zens yisus. Pero ya en serio, creo que remarcaré, de nuevo, lo bueno que es este libro para el género YA. Nos lo merecíamos. 

Lo malo: Creo que el romance vendrá inevitablemente para la continuación, porque bueno, sí. Allí hubo una chispa.

Lo feo: Nada que reportar.

P.S.: Hubo algo de este libro que me hizo recordar al de Peri Reed, no estoy segura de qué, porque no se parecen en nada.

Canción para este libro: Arabesque 1, (Piano solo) de Debussy, y esta me costó, porque bueno, muy buen libro pero no me inspiró musicalmente nada en un principio, ya de luego pensarlo, porque tenía que, porque bueno todos, sobre todo un buen libro, nos merecemos una buena banda sonora que nos acompañe en el camino de la vida. Y me vino esta, me recordó esa angustia, tierna angustia de August por ser quién es, por ser lo qué es. Y de alguna manera podía visualizar en un encuadre fotográfico estático la cotidianidad de una vida normal, ir al colegio, al trabajo, rodeado de monstruos, es terrible y bello. Ainnsss que me pongo dramática. Y bueno, que es “This savage song”, y que August es músico, o algo parecido. 

2 comentarios :

  1. Como sigas empezando saga vas a mezclarlas todas en la cabeza y acabaras en un manicomio teniendo un viaje astral hasta Narnia... ahí lo dejo.
    Por lo menos este parece interesante.

    ResponderEliminar
  2. @Mery, no sé cuando decir que no U_U

    ResponderEliminar