martes, 13 de diciembre de 2016

Orgullo y prejuicio de Jane Austen

110815

Orgullo y prejuicio es una novela de amor o, mejor, una novela de enamorados. Bingley y Jane, Darcy y Elizabeth, Lydia y Wickham luchan para obtener el objeto de su pasión, deben jugar el juego que la sociedad en que viven les propone y deben ganarlo. Sin saltarse las reglas, pero con un tesón capaz de vencer cualquier barrera, llegarán a toda costa a ese matrimonio que para ellos habrá de marcar el inicio de la felicidad soñada.

Es una verdad mundialmente reconocida, que eventualmente cualquier bicho raro sentirá la necesidad de reproducirse. Madres casaderas, estad atentas y tened lista la red para cuando el acontecimiento suceda.

Terminado de leer 05/06/2016

Si Orgullo y Prejuicio fuese una historia de cazafortunas amor le daría un rotundo cero. Pero como la veo como una inteligente comedia de mujeres de familia casaderas, aunque yo sea de humor más bien tonto, aprecio una buena historia de mujeres juntas por un mañana propósito. Para mí, lo “romántico” viene a ser un bonus plus.

Ahora, si hay algo que debe decirse acerca de Orgullo y Prejuicio es, que en la Austen hay mucho orgullo por su Lizzy y mucho prejuicio hacia todos los demás.

Aunque claro, si vamos hablar acerca de cómo él es un orgulloso sin remedio y ella una prejuiciosa de atar, lo que nos queda es la comedia romántica más ágilmente contada en la vida de las comedias románticas contadas.

La cosa es que sí, más que como un romance propiamente dicho, percibo a Orgullo y Prejuicio como una comedia romántica, una con un sentido del humor muy fino, muy británico, pero con humor al fin y al cabo.  

Porque bueno hay que saber tomarse con humor tener que quedar emparentado con tu peor enemigo (el Sr. Wickham) para por quedarte con la que te gusta (Elizabeth Bennet)



Terrible en verdad, Sr. Darcy, yo que usted una vez me hubiese pasado la novedad, pedía una anulación or whatever.

Ahora, acerca del Sr. Darcy y Elizabeth Bennet, debo decir que el Sr. Darcy no me tumbó las bragas en ningún momento. No me sentí en peligro, la verdad. Porque está la cosa de que sí el hombre era orgulloso, remilgado y en general un bicho raro con una importante carencia de habilidades sociales, tan no sé, ¿como yo? Que me hizo pensar que si no hubiese tenido todo el dinero que tenía y que estuviese en su alcance ayudar a Elizabeth, ¿se habría “enamoradoElizabeth de él?

Hablando claro: Darcy, de no ser por su posición habría sido un marginado.

Y Elizabeth (Mi nueva book-girlfriend, que es incluso más adorable en el libro) es todo lo contrario a Darcy (a pesar de aquejar de las mismas debilidades de carácter: orgullo, prejuicio, arrogancia) es alegre, dicharachera, luminosa y optimista. Entiendo que en algunas parejas se cimente eso de los “opuestos se atraen”, pero creo que eso sólo puede cimentar una atracción inicial, no alimentar de forma permanente una relación estable.

Pienso que Oña Austen tiene una innegable capacidad para crear buenos personajes. Muy variopintos ellos, vibrantes y cargados de vida, lo mismo que para contar las historias de sus personajes. Aunque sabes que al final todo les va a salir bien, porque esa es la política de Austen como autora, es entretenido de ver los enredos en que se meten para lograr el final feliz.

Sin embargo, como no considero Orgullo y Prejuicio propiamente como un romance no creo que puedo darle una nota perfecta. Estando yo en lugar de Lizzy me habría preguntado, ¿estoy enamorada del tipo o de lo que éste puede hacer por mí?

Si es que cuando el Sr. Bennet cuestiona el buen juicio de Lizzy al casarse con Darcy, ella en lugar de decirle cómo se siente respecto al hombre, todo lo que le dice es lo que el hombre ha hecho por ella y su familia, es decir, ¿me estás diciendo que tengo que casarme/enamorarme de cualquier tipo que haga algo bueno por mí?



En fin, que por lo menos Darcy es obscenamente rico y puede permitirse pagar por los desmanes de la familia de su esposa y así mantenerla contenta y “enamorada

Lo bueno: La habilidad de la Austen para crear personajes memorables.

Lo malo: Que me vendieron esto como romance pero la mayor concesión que haré al respecto será considerarlo una comedia romántica.

Lo feo: El final trágico de Darcy. Pena me da el pobre, emparentado con semejante familia y su enemigo de la infancia.

P.S.: Como madre quiero ser como la Sra. Bennet; frívola, banal y siempre avergonzando a mis hijas. Esa mujer es goals, no me cabe en la cabeza que exista alguien así de obtuso, pero yo sí sería así a sabiendas nada más que para sacarle la piedra a mi descendencia *ríe malvadamente*

Canción para este libro: Dawn de Dario Marianelli (del Soundtrack Original de Pride and Prejudice) Pues que habemus banda sonora de peli, y que este señor (Marianelli) ha compuesto casi todos mis soundtracks favoritos y Dawn es lo que escucho cuando me pongo de humor "yo lo valgo". En serio, escuchen los soundtracks compuestos por este señor, todos son buenos. 

4 comentarios :

  1. jajaja concuerdo contigo sobre la historia de cazafortunas, digo amor. Aunque a mí Sr. Darcy sí me tumbó las bragas :3

    ResponderEliminar
  2. Es que Orgullo y Prejuicio no es de amor, es un libro realista dónde si acaso las mujeres tienen la osadía de elegir a sus maridos ellas sólidas, pero es realismo. Que a mí Lizzie y Darcy me encantan, pero es que asdfgh. Concuerdo con casi todo.

    Nea

    ResponderEliminar
  3. @Mina, yo soy un bicho raro por cuenta propia so, no necesito agregarle nada más a mi plato, y Darcy me gana con mucho.

    ResponderEliminar
  4. @Nea, O sea, publicidad engañosa, porque yo la tuve conocida hasta el día en que lo leí como la historia de amor de todos los tiempo. En fin, me gusta Austen como autora, pero cuando lea otra cosa de ella iré prevenida de no dar cosas por supuestas.

    ResponderEliminar