sábado, 13 de febrero de 2016

Top ten: Book boyfriends, Caly los ama, pero ¿La amarán ellos a ella?

¡Hola abejorros! Debo confesar que mientras escribía esta entrada estaba un poco nerviosa. Sí, porque bueno a quién no le apena de cierta manera hablar de su novio/a, si bien es cierto que hay de por medio mucho orgullo (ese maldito petulante) también hay expectativas. Expectativas que deben verse satisfechas.

Pero como en mi interior yace un fangirl innata que vuela sobre unicornios a través de arcoíris, rayitos de luz y nubes de colores cuando piensa en sus amados, tampoco vamos a decir que no estoy emocionada por esto. Estoy exultante, y nada más decirlo me quedo corta. Así que para celebrar el día del amor y la amistad vamos psé con el top ten de los book boyfriends de la Calypk.

—10—
723553317332218
Kaladin de la Saga The Stormlight Archive de Brandon Sanderson: Es una vergüenza que mi Kaladinazo se encuentre en una posición tan desventajosa como book boyfriend, pero vamos que el pobre ya está más que acostumbrado al sufrimiento (I think, He already sorta enjoys it) Y para explicarlo y que quede claro, él y su historia es lo mismo que la de Jesucristo (Hi Jesus, I don’t believe in anything you say, but I’m your fan) La de él es una historia de derrota, de humillación, de sacrificio, de decepción tras decepción, pero el tipo es de una voluntad de hierro que se sobrepone y sale adelante, y no solo sale adelante él sino que ayuda a los que se encuentran igual o peor que él. Lo que decía él, es básicamente Jesús, ¿y quién a pesar de que sea creyente o no (como yo) no encuentra admirable la historia de Jesucristo? Mucho drama, eso sí. Creo que esta es la primera vez que caigo (y caigo duro) por uno de “los buenos” Yo soy más del tipo contrario, no el “bad boy” más bien el sociópata demente que hasta mata gente y yo tipo: ahsss, that’s my little baby trash.

¿No es cierto Jesús? *tose* Caly, que ese no es Jesús, es Obi Wan Kenobi. Shhh, don’t listen to inner Caly, you’re my Jesús Kenobi-sama.

—9—
802151
Samuel Gerard de The Storm and the Star de Laura Kinsale: Este es un regalo traído al mundo ficticio de los book boyfriends por la diosa autora de literatura de época: Laura Kinsale. Para quien no lo sepa soy devota a esta autora, le pertenezco por completo. Y lo mismo para sus “héroes”. Sus “héroes” por lo general son tipos bien jodidos que si bien no son “redimidos” por sus respectivas “heroínas” terminan por mejorar exponencialmente. Y por eso me gustan, porque sépanlo gente de desbordante sensualidad mía, no soporto a los tipos “redimidos”. Este en particular me gusta porque a pesar de ser un tipo “duro” (literalmente puede matar gente de las más locas formas posibles, con ninjutsu si mal no recuerdo) posee una sensibilidad que hace que se derrita mi helado corazón y se me vuelvan las piernas de gelatina. Y el plus obligatorio: tiene un pasado que lo atormenta.


—8—
360259
Christian Langland de Flowers from the Storm de Laura kinsale: Este fue mi primer book boyfriend de la mano de la Oña Kinsale, cuando me enamoré de él, estuve perdida para el mundo. Yo que luego de iniciarme con la lectura por Fanfiction comencé a consumir mucha literatura adulta romántica tanto contemporánea como de época, para más seña me trague mucho de lo escrito por Diana Palmer y Johanna Lindsey (Sí, gente abeja mía, tengo un oscuro pasado) Pues en un punto llegué a estar hasta el copete de lo mismo: la chica virgen pudorosa que convierte al “granuja” en un cachorrito que no mata ni una mosca y bueno comenzaba a echar en falta “algo más” y ese algo más llegó de la mano de esta señora. Christian, un libertino duque de su época un día tras sufrir una apoplejía su mundo sufre un vuelco cuando pierde todo de un día para otro, hasta la capacidad para comunicarse e incluso vestirse solo. Él me cayó bien siendo el libertino que era, ojo, que a pesar de lo sufrido él no cambia de un día para otro, él va digievolucionando gradualmente, fue esa evolución lo que devastó mi tierno corazón. I could have his babies, really.

*inserte aquí típica portada de novela de época de macho musculoso con pecho descubierto abrazando a casta heroína ruborizada con el pelo alborotado por el viento*

—7—
2657
Atticus Finch de To Kill a Mockingbird de Harper Lee: Otro buen tío (o así era hasta que llegó 'Go Set a Watchman', el cual haré como que no existe por mi bienestar mental) Aquí seré breve, este hombre  pesar de su alto valor moral, las enseñanzas que nos brinda, su lucha contra lo que está mal, admiro todo eso ¿okay? Pero lo amo absoluta, irrevocable e inexorablemente por una sola y única cosa: ES UN BUEN PADRE. Yo soy del tipo que no piensa mucho en eso del matrimonio y UGH, UGH, UGH, tenerbebés UGH, UGH, UGH. Pero sí encontrase un hombre así, la verdad no dudaría ni un segundo en hacerlo el padre de mis hijos no nacidos, no me importaría que fuese poco atractivo o feo, que fuese pobre, que no leyese un libro ni para salvar su vida. Con ser buen padre ya me tendría en sus garras, qué puedo decir, es lo que me prende y soy débil.


—6—
718112852051412138312841165873878087906134135891756290025776210
Adam Hauptman de la Serie Mercy Thompson de Patricia Briggs: Este tío trae el combo completo: Es un buen padre (check), es un mitológico ser sobrenatural, un hombre lobo (check) Está más bueno que comer granizado en un día de calor bestial (double check) Es medio bueno, medio desgraciado, pero es porque es un alfa y el lobo en él le puede mucho (check) Pero… hay una gran pega, al menos en lo que a mí concierne. Es bajito. #SorryNotSorry, me gustas un montón, pero no tendría tus bebés ni a punta de pistola. Aquí mi explicación: mi padre es un hombre bajito (de hecho yo soy más alta que el por unos 3 ó 4 centímetros) y como no tengo el tipo de daddy’s issue en el cual “la hija se casa con el padre estoy negada a casarme con un tipo que sea bajito o peruano como él. O que sea mal padre, pero eso ya es otra cosa. Todavía te quiero Adam, pero muy platónicamente.

*se casa con un indio peruano más bajito que Tyrion Lannister, maltratador de mujeres y niños*

—5—
643706179044537923006
Nahadoth de la Trilogía Inheritance de N. K. Jemisin: Este tipo es básicamente MI tipo, es oscuro como la noche, que de hecho es El señor de la noche (soy mitad hombre, mitad animal, sorry el reguetoneo estuvo muy fuera de lugar). Es un dios que ha sido encarcelado y esclavizado dentro de un cuerpo humano que le sirve de contenedor por una poderosa familia que rige en el mundo ficticio de Naha. Mi señor de la noche es perverso, está lleno de odio y tiene unos muy buenos planes para vengarse de sus esclavistas, un tipo con metas. Eso me gusta. Además de que me complace con una de las mejores escenas de sexo que leído en mi vida lectora (hasta ahora)

Mi Señor de la Noche *ainnnssss*

—4—
1268479
Vasher de Warbreaker de Brandon anderson: Otro de Sanderson. Van a la par Oña Kinsale y él. Este es un hombre bastante ambiguo, en su pasado ha hecho mucho mal, pero ahora hace el “bien”, bueno “más o menos” pero no es eso lo que me atrae de él. Sino que es un tipo duro, un action-man, tiene un badassidad impresionante. Es muy listo y sabe cómo actuar en situaciones bajo presión, tiene sus recursos el hombre. ME ENCANTA.


No me importa el peligro. Lo amo.

—3—
125582851744919722447220
Morpheus de la Saga Splintered de A. G. Howard: *con solo leer su nombre Caly desmayó de amor, denle tiempo para recuperarse, plissss* ejemm, bueno, perdón por eso, pero si hay una ultra-fangirl de Don Morpheus pues esa soy yo. Muero de amor, en serio, muero de amor por este hombre-polilla. Tanto que hasta lo dejaría comerse mi ropa ¿O eres un bicho de fruta Don Morpheus? En fin, que procedente del retelling de A. G. Howard de Alicia en el País de las Maravillas, nos encontramos con el entonces Don Oruga Morpheus, convertido en un sensual hombre polilla adolescente que tiene una perversidad que solo puede rivalizar con la del Dios de la calamidad y travesura Loki. Me encanta porque tiene un sentido del humor único, va tras sus objetivos sin importarle a quién se lleva de por medio y a pesar de eso siente amor (por una incauta que no se lo merece en absoluto, pero bue) y es tan desgraciadito, pero a la vez tan adorable. Ainsss, es que lo amo, lo amo, lo amo *dies*

A falta de una animación de mi Morpheus que nos represente, mi Loki, ay que su perversidad se parece igualita.

—2—
1767546217347389
1737850817378527
Adam Parrish de la Saga The Raven Cycle de Maggie Stiefvater: Este es el tipo de chico que de encontrármelo en la calle (a lo cachorro abandonado) a pesar de mi mejor juicio me lo llevaría a casa, le daría un baño, vestiría, daría de comer, lo achucharía y cobijaría y bueno eventualmente trataría de seducirlo (ejem, pero eso ya es otra cosa) AMO A ADAM PARRISH con la intensidad de mil soles, no tienen idea. Lo admiro tanto, cómo a pesar de sus circunstancias no se rinde y sigue luchando, el buen amigo que es para Gansey(to) cómo se preocupa, sus sentimientos, su ser interior. En fin

Adam Parrish…

—1—
101941571406195514061957
El Darkling de la Trilogía The Grisha de Leigh Bardugo: Explicar este amor que siento por el Darkling (ugh, cómo odio no poder usar su nombre real, pero que bueno sería spoiler) me resulta casi imposible. Es prácticamente nocivo, aquí no hay pureza en absoluto. El tipo es una mierda y así mismo es que lo amo. Es dominante, mentiroso, manipulador, no le importa una mierda hacer lo que sea para alcanzar sus objetivos y bueno que tenemos un sociópata en casa, todo envuelto un  precioso envoltorio que además cuenta con una dulce voz, unos ojos de infarto y unas formas refinadas. Este es el tipo con el que nunca deberías casarte, ¿tener una aventura? Sí, por supuesto. Ni que me lo pregunten. Pero nunca, nunca comprometas tu corazón. No como yo, que ya no tengo salvación.

Díganme que no es precioso

Y bueno que esos son mis chicos, ¿alguno que les sea familiar? Cuénteme, ¿Cuáles son sus book boy/girlfriend? Que me habría gustado hacer un top ten de book girlfriends, pero que solo tengo una y soy una vergüenza, trataré de hacer uno el próximo año. ¡Y nos vemos gente abejil! Feliz día del amor y la amistad, mis abejitas, <3

martes, 9 de febrero de 2016

El mar infinito (La quinta ola #2) de Rick Yancey

23359151

Aunque sobrevivir a las primeras cuatro olas era casi imposible, Cassie Sullivan lo consiguió. Y ahora se encuentra en un nuevo mundo, en el que la confianza ha desaparecido totalmente. Mientras la quinta ola arrasa con el paisaje desolado, Cassie, Ben, y Hacha se ven obligados a hacer frente al objetivo final de los Otros: el exterminio de la raza humana.
Cassie y sus amigos no se pueden imaginar de qué más son capaces de hacer los Otros, y los Otros no saben hasta qué punto está dispuesta a luchar la humanidad, en la última batalla entre la vida y la muerte. 
Que alguien me explique la portada de este libro, plizzzz

Terminado de leer 10/01/2016

Leído para el 2016 Reading Challenge: #14. Libro que puedes terminar en un día
Leído para el Bingo Literario 2016: Libro de ciencia ficción

Y mientras encuentro la inspiración para escribir esta reseña (que inoportuna vino a presentarse) porque bueno supuestamente estoy de visita de cumpleaños (aunque esa gente corta nota no celebra los cumpleaños) de mi sobrino y me entró el espíritu de Elend Venture que se lleva los libros a eventos sociales sin que le importe una mierda que dichos eventos sociales son, pues para socializar. Pues yo me traigo un libro, una libreta para hacer anotaciones de mi lectura actual y de paso la portátil para escribir reseñas porque, bueno, YOLO. No te pases Calypk que tienes siete (¡7!) reseñas pendientes, así que insultar a tus parientes con tu falta de interés post-lecturas no significa nada en el gran sistema de la vida lectora-escribidora de reviews. *pausa significativa* Que escribir mientras juegas/dedicas tu atención a un niño de cuatro (¡4!) años no es la mejor idea para escribir una reseña. Se escribe 5 minutos y se hacen pausas de 45.


Aprovechando momentánea distracción de sobrino (que dentro de poco llega la de 13 del liceo) me explayo un poquito acerca de esta segunda entrega de la trilogía (¿Porque es trilogía, cierto?) de Don Yancey.

Si la quinta ola (con altos y bajos) nos presentó una historia entretenida y bien escrita, el mar infinito nos presenta unos entretenidos y bien escritos personajes. Sus estrellas honorarias: Ponquecito, erhm digo (que no es tanta la diferencia), Bizcocho y Hacha (a ti te va caer el HACHA, porque tú eres una sexy mu-cha-cha. Y toco madera, que por unos segundos me entró el espíritu reguetonero de mi hermano mayor. Sal de este cuerpo Sergio Morales)

Que sí, es cierto que este libro tiene el síndrome del segundo libro. Y no pasa nada eh nada.

Que sí, es un coñazo tener que sufrir los POV de Evan (el precioso y en este libro maltrecho Evan) joder, ¿por qué este tío no va y simplemente se muere? UGH. Pero no, anda cagándola por ahí con su: “mi efímera”


Que sí, tenemos a la banda (la squad trash goal) reunida pero sin impartir badassidad, por, oh sí: culpa de Evan.

Que sí, este libro se carga de misterios sin resolver porque bueno además de todo comienza apostar por nuevos argumentos, cuando tiene un montón de plots sin resolver.

Que sí, es un poco ‘messy’ porque como explico en mi anterior punto, *pausa prolongada*

Que bueno, llegó mi sobrina del liceo y tocó ayudarla con la tarea y luego perdí la inspiración y heme aquí tres (¡3!) días después, retomando la escritura de esta reseña.

*cierre de inciso*

¿En dónde me quedé? Hmmm, cierto que resulta que la lectura es messy (no el jugador, háganme el favor) porque mientras tenías el puzzle armado con las pistas que venías reuniendo desde el libro anterior para averiguar el siguiente paso de los alien, el porqué de algunos de sus pasos (porque se mueven exquisito y es difícil seguirles el ritmo, psé) venía el autor y le daba un manazo a todo lo que tenías armado y te ponía piezas a lo random que no encajaban ni que les recortaras los bordes. Es que bueno tengo un padre que le corta los bordes a los billetes para que encajen en los fajos.

Qué sí, ¿qué coños pinta Grace en la historia? Aparte de cargarse a cierto personaje de forma indirecta, proporcionar un muy fuera de lugar slut-shaming y girl-hate (ya teníamos bastante con el de Hacha y Cassie) psé no veo el porqué de su introducción, really, que alguien me lo explique. Muy fuera de lugar el slut-shaming, tbh.

Que sí, esto y es una duda existencial mía. Es que si el aparato que usan para dizque saber si eres alien o no es un fake y es parte del chanchullo que tienen montado (para darle credibilidad, psé) o, ¿qué es exactamente lo que determina la lucecita verde y roja? O si en algún momento se explica, pero me lo salté, que alguien me haga el favor de explicármelo. PLIZZZ. Es que bueno algún misterio de los propuestos por Don Yancey hay que poder resolver, ¿no?

Y como toda historia a la que haga review que cuente con tres estrellas o más además de sus “que sí…” merece también sus “vale, pero…” aquí vamos con los segundos. *smile face*

Vale pero, como ya lo he dicho, esta historia es una historia de personajes. Tenemos el placer de conocer a fondo (dentro de lo que cabe decir) a dos de los personajes más interesantes del libro: La joven Hacha y el joven Pastelito, digo, Bizcocho. Ambas historias personales (ugh, lo de historia personal me recordó a Coelho) el autor logra hacerlas ver bastante cercanas y si tuviera que escoger entre alguna, creo que no podría hacerlo porque ambas me resultaron estremecedoras. 

Vale pero, creo que no se merece bajarle la puntuación del tres, porque a pesar de que el desarrollo de la trama decae se ve muy bien compensando por el desarrollo de personajes. Así que en mi opinión, la calidad se mantiene.

Vale pero, me emocionan como no tienen idea los personajes de Hacha y Ponquecito, digo Bizcocho. Eso.


Vale pero, se me acabaron los “vale pero”

En fin, que encuentro esta continuación apta y espero su pronta conclusión.

Lo bueno: Ya lo he dicho, Hacha y Bizcocho.

Lo malo: Que es un libro de paso.

Lo feo: El slut-shaming. Y por causa de Evan. UGH, UGH, UGH.

P.S.: Yo creo que si fuera recluta de las fuerzas armadas de la quinta ola mi nombre clave sería “Jamón


Canción para este libro: How son is now de The Smiths. Para mis queridos Don Ponque, digo, Bizcocho y Doña Hacha, I mean, I’m the son I’m the heir of a shyness that is criminally vulgar I am the son and heir of nothing in particular. Que este par se merecía su cuota de buena música. Tengo mis momentos, gente, tengo mis momentos. 

lunes, 1 de febrero de 2016

El zahir de Paulo Coelho


Un reconocido escritor de fama mundial descubre un día que su mujer, corresponsal de guerra, ha desaparecido sin dejar rastro. ¿Ha sido secuestrada, víctima de un atentado o simplemente se sentía insatisfecha con su matrimonio? Cuando su ausencia se convierte en una obsesión que no deja espacio para nada más, el narrador se propone encontrar las respuestasa a todas las preguntas que se le han planteado y, abandonando la seguridad de su mundo de privilegios, inicia el camino hacia un destino desconocido.De Francia a España, Croacia y a las hermosas llanuras del Asia Central, El Zahir es la historia de una búsqueda, un intento por alcanzar ese punto, tal vez inexistente, en el que se unen dos vías paralelas. Gracias a su poderosa y cautivadora habilidad narrativa, y a algunas pinceladas autobiográficas, Paulo Coelho nos ofrece en esta nueva novela su extraordinario conocimiento del ser humano, además de un profundo análisis de cómo nos comportamos con aquellos a quiénes decimos que amamos.

No todos debemos ser escritores.

Terminado de leer 03/01/2016

Leído para el 2016 Reading Challenge: #13. Libro de autoayuda

Si tuviese que describir este libro con una palabra, sería: VULGAR. Ya sabemos que Coelho no es precisamente el más afilado de los lápices de la caja a la hora de escribir, sabemos también que sus tramas carecen de sustancia (otro check) pero lo que resulta toda una novedad (al menos para mí, que de él solo he leído “El alquimista”) es que fuese guarro y que usara sus inexistentes habilidades escritoriles, para IDK, ¿justificar? y glorificar la infidelidad. Y por una razón tan profunda como la de buscar “entretenimiento”


Esto mismo.

Entonces, tenemos a un hombre (del que no se aporta más que su profesión, que es la de ser escritor) al que un día como cualquier otro su esposa lo abandona. Y llegamos a esta conclusión después de que una de las pesquisas policiales más brillantes alguna vez planteada se llevara a cabo, o sea, una mujer importante, influyente, en un país del primer mundo desaparece y todos bien. Porque bueno, el marido no la mató porque tiene cuartada y bueno cuerpo no lo hay así que obvio que la mujer simplemente se fue a sus aires. Todos felices, continuemos con nuestras vidas.

A dicho hombre (al que por comodidad llamaré: Pared en blanco) tenemos que tragárnoslo durante trecientas páginas sin que haga nada, pero que paradójicamente está intentando encontrar a su esposa (su Zahir), ser famoso, “escribir” libros acerca del amor, hacer el amor (porque aquí eso a eso no le llama coger, aunque por la cantidad de veces que lo haga hasta con la que vende café en la esquina pudiese indicar otra cosa, pues no) siga escribiendo, siga siendo más famoso, incurramos de forma más bien errática en otras culturas y que párrafo tras párrafo tengamos que recibir tablazos de la brillante perspectiva marca patentada Coelho de todo lo que debemos hacer para que nuestras vidas sean tan maravillosas como la de él.


Not shocked, after all this Coelho we’re talking about.

Poco es lo que queda incurrir en la trama, porque bueno…


Eso mismo; una mujer desaparece, nadie la busca, hay un tipo destinado a glorificar la infidelidad que se pasa páginas y páginas haciendo nada y bueno si me pongo demasiado osada ¿Coelho tratando de glorificarse a sí mismo como escritor? Es decir, ¿qué otra cosa puedo pensar de un “escritor” que escribe acerca de otro “escritor” que dice algo como que: la crítica me odia porque soy rico, famoso y vendo un montón de libros?

Ahora sí, traigan a Fry que estoy shocked

Y como todo es lágrimas, sangre y sufrimiento para el lector, además tenemos que soportar la hueca y vacía escritura de Coelho que dejaría pendejo a un agujero negro, que bien podría emplearse para que mi padre almacenara todos sus cachivaches y mira tú que son bastantes, y con todo y eso todavía quedaría un perpetuo vacío. Aunque bien podríamos usar la bolsa mágica de Hermione, ¿no?

Y algo que me perturba particularmente es que al comienzo del libro, Coelho parece intentar escribir una metáfora. Era una especie de introducción/prólogo, no sé qué cosa, es decir era algo tan difuso como la señal del cable cuando llueve, acerca de la fama, lo que escribe (o escupe sobre el papel) y… bueno eso fue todo lo qué entendí. Involucraba una cuestión de una flecha, una isla y de cómo Coelho es un ser muy pero muy sufrido.

Y bueno, como este “libro” no merece tanto drama a su causa, no me explayaré más. Lo que sí, sé que he dado peores calificaciones (como we were liars con su 0.5) pero creo que debo rescatar algo del libro y es el mensaje que deja como escritor al instarte a escribir tu libro incluso si es lo más difícil que tienes que hacer en la vida, porque teniendo la facultad de hacerlo debes hacerlo porque si no, no estarás satisfecho con ninguna de las bellas alegrías y satisfacciones que te traiga la vida. Así que perras mías, si habemos algunxs con el gusanillo de la escritura en las venas, pónganse a escribir.

Lo bueno: Como ya mencioné, el mensaje de aliento para que escribamos nuestras historias.

Lo malo: “…” ¿…Todo?

Lo feo: encuentro a tipo “pared en blanco particularmente despreciable.

P.S.: No quemo este libro porque es un regalo, y de alguien que “supuestamente” me quiere. En verdad no quiero saber que me regalaría alguien que me odie, tbh.

Canción para este libro: Coelho no merece mi inspiración musical.