martes, 2 de mayo de 2017

En la isla de Tracey Garvis-Graves

18194830
A sus treinta años, Anna Emerson siente que su vida se ha estancado. Harta de los largos inviernos de Chicago y de una relación de pareja que no parece tener futuro, Anna acepta sin pestañear la oferta de una acaudalada familia de pasar el verano en las Maldivas como tutora de su hijo T. J. Éste, por el contrario, no está precisamente entusiasmado con el plan. Aún no ha cumplido los diecisiete, acaba de superar un cáncer con pronóstico incierto y lo único que desea es recuperar su vida y volver a ser el de antes. 
Tras un largo viaje plagado de contratiempos, el destino coloca a Anna y T. J. en una avioneta rumbo al paraíso, pero, mientras vuelan sobre las aguas azul turquesa del océano Índico, el aparato se estrella en un mar infestado de tiburones. Anna y T. J. sobreviven milagrosamente y son arrastrados por la corriente hasta una isla deshabitada. Los días se convierten en semanas, las semanas en meses, y sus esperanzas de rescate se van disipando. Así, con apenas alimentos y a merced de un clima despiadado, Anna y T. J. aprenden a subsistir en un entorno tan bello como peligroso, pero el mayor desafío para Anna será el de convivir con un chico que rápidamente se está transformando en un hombre.

De cuando una mujer quiere tener hijos, pero en lugar de embarazarse/adoptar, se va a un lugar remoto a dar clases y queda varada en un lugar incluso más remoto.

Terminado de leer 19/02/2017

Folks, estoy supremamente molesta mientras escribo esta reseña (o hablando en venezolano, mis niveles de arrechera ahora mismo son impresionantes). Estoy escribiendo sentada a la mesa, que ya he visto que favorece mi progreso de escritura, de hecho debería considerar adquirir una mesa para mi cuarto y no tener que ponerme en el comedor con algunos de mis indeseables habituales a mi alrededor allí pululando y bloqueando mi creatividad, pero en fin, que ese no es el motivo de mis niveles considerables de ira. No.

Primero que estoy molesta porque estoy escribiendo esta de todas las reseñas que tengo pendientes, cuando podría estar escribiendo alguna de otro libro, uno que me haya gustado más o en definitiva que me haya gustado, pero el libro del cual más quiero escribir no lo he terminado, sigo además de todo agregando libros a mi currently reading y sigo acumulando reseñas pendientes. Nivel de arrechera: 9.5/10

Luego está la cosa de que me acuerdo de lo mucho que me disgustó este libro en particular, que me estoy acordando de todos sus puntos negativos para escribirlos y ya fue. Nivel de arrechera: 10/10

Y lo último, que no tiene nada que ver con la reseña o el libro, pero me tiene trepándome por las paredes, es que llevo tres (¡3!) días intentando terminar una película que me recomendó una tía que es super fan de las producciones coreanas. Al principio yo tipo meh, pero cuando comienza lo bueno es que mi internet socialista de mierda se pone más mierdoso y día tras día durante tres días me deja en el mejor momento de la película cuando mi internet-socialista-de-mierda decide irse a la mierda (lo sé, mucha mierda, imagínenselo en real life) y es cuando en verdad considero emigrar, srly, ni el hambre, ni falta de medicinas, la inseguridad, nada. Si me voy, me voy por es un mejor internet (yo que la ando haciendo con mis issues de primer mundo en tercer mundo, psé) y pues, que mamera de humor que cargo mientras escribo esta reseña.

Porque me gusta comenzar las cosas por el comienzo, les hablaré un poco de mis antecedentes con este libro.

¿Cómo llegué yo a leer este libro?

La cosa sucedió así: vi un vídeo de Lucía Lorena, en su canal Booktube (lo recomiendo, btw) y la cuestión era algo así como de libros polémicos. O sea ella explicaba que no era tanto lo polémico en el caso de este libro, porque la situación, además de la edad (a pesar de ser una importante diferencia de los protagonistas) el suceso polémico (la consumación, hablando en cristiano) como tal no lo consideraba muy polémico, y yo bueno, vamos a darle una chance, además que recordé haberlo visto reseñado alguna vez el el blog de Beleth, así que, qué más.

Desde ya se los digo, en ese libro NO SUCEDE NADA POLÉMICO. Si lo venden así, se trata de una vil publicidad engañosa. O es de esos tipos de libros que; como por ejemplo las distopías, que como se venden distopías, todos quieren vender distopías y se inventan un mundillo distópico de cartón para poder entrar en el mercado editorial. Me estoy imaginando que esta autora solamente quería vender su libro/ser autora/entrar al mundo editorial a toda costa.

Sin más palabrería se los digo: Esto es UN ROMANCE.

Un romance que hablando claro, en cuanto a la escritura de la autora y la caracterización de personajes, sería, no, ES un huevo sin sal.

Pero se vende por el factor morbo/dizque tabú.

En fin que tenemos a huevo-sin-sal-número-1 (el chico) que antes de entrar al romance es sólo la suma de lo que representa haber sido chico enfermo, y tenemos al huevo-sin-sal-número-2 (la mujer) mujer que en realidad habría sido menos que menos, si su issue no hubiese sido que después de ponerse a cargar bultitos de ropa descubrió que quería ser madre.


Es cierto, ahora la maternidad no es producto de una decisión muy bien pensada, planificación, debate interno, los pro, los contra, años de dilema. NO. Cargas bultitos de ropa y ya sabes que eres material para la maternidad. Porque ahora la maternidad se resume en cargar cosas sin vida de bajo peso contra tu pecho.

O sea, que alguien me quite todas mis almohadas, (que a mi me gusta dormir abrazada a todas mis almohadas, no me gusta dormir con gente o abrazar/acurrucarme con gente, que emiten calor, y son incómodos e inmoldeables con su carne y huesos, no son almohadas, psé) ¡Que cualquier día decido ser madre por culpa de las patriarcales almohadas que me quieren meter a porque sí sus ideas maternales! (nótese el sarcasmo, PLIS)

#LasAlmohadasSonElEnemigo
#ElPatriarcadoHaMetidoMsjsSubliminalesEnLasAlmohadasParaHacernosMadres

Y no olvidemos, que luego de que descubrió que quería ser madre, su arrechera con el novio era inconmensurable, porque la rata después de años de noviazgo no quería poner un anillo en su dedo, adoptar un perro, embarazarla, meterse en un préstamo para comprar la casa con las vallas blancas y un día, ¡hasta la humilló! ¡Sí la humilló! (Sígase notando el sarcasmo, por favor) porque ella creyó que le iba a dar un anillo en su cumpleaños y le dio otra cosa. 

Cambien el rich por privilegiado, y seguimos conservando la idea.

Yo en verdad que no sé porque lidio con estas pajas, en serio. 

En fin, la mujer en vez de hacer auto-crítica, tipo: fuiste tú misma la que cambió de ideas, la que un día se encontró queriendo ser madre y el paquete completo, el tipo es básicamente el mismo desde que lo conociste, ¿por qué no resolver tú misma el asunto? ¿Hablarlo? ¿Llegar a un acuerdo? ¿Y si el hombre ya no se amolda a tus "necesidades", por qué simplemente no terminaste con eso y seguiste con tu vida? No, la mujer decide no enfrentar sus problemas y huir a un lugar remoto, porque YOLO

Y eso es la suma de los personajes antes del romance. Luego es sobrevivencia, sobrevivencia, sobrevivencia, ROMANCE.

Ahora les hablaré del punto por el cual no dejo esto en un cero rotundo: la sobrevivencia

Debo admitirlo, en cuanto al factor sobrevivir, la autora más o menos hace su tarea. Se nota principalmente por el desgaste de los personajes durante su aislamiento. Hubo cuestiones que me hicieron ruido, como el hecho de que les hubiesen llegado las cosas cuando más las necesitaban, ¿deus ex machina dónde? y que los suplementos que tenía huevo-sin-sal-número-2 alcanzaran para todo lo que lo necesitaron, o sea, estaban racionando, pero HOW

Lo que me hace pensar en el consumismo del ser humano, sobre todo teniendo en cuenta que era una estadía (el destino original) corta pero huevito-sin-sal-número-2 empacó como si se preparara para el Apocalipsis Zombie. Obviamente no iba a necesitar más de un tubo de crema dental para un mes. Consumismo, dude. Muy conveniente para la trama, pero me hace reflexionar acerca del consumismo, lo cual dudo que fueran las intenciones de la autora. Me imagino que ella sólo quería que sus personajes tuviesen buen aliento al besarse. 

Ahora la esencia del libro: EL ROMANCE.

Gente lectora, en verdad creo que la autora solamente quería ser autora, sin importar el costo. Porque tipo que los protagonistas vivieron su luna de miel y luego tuvieron que venir a afrontar las consecuencias  y aparte de acostumbrarse a la sociedad nuevamente, que es completamente mal retratado. Porque o sea, los dilemas de ellos fueron: ¿se acostaron siendo él mayor de edad? Sí, ah bueno ok. Y luego la diferencia de edad y las inseguridades de los dos al respecto. Luego, psé nada. 

El romance más pendejo de la vida.

El romance MÁS PENDEJO DE LA VIDA, lo repito por-si-a las dudas.

Es que seriamente, me vendieron esto con un tufillo de tabú, pero ni siquiera eso. No es ni siquiera un mal romance. ES un romance pendejo. La escritura de la autora es tan evocadora como la idea de hacer de ama de casa infeliz en día festivo, no sé ustedes, pero a mí eso no me evoca nada, menos que nada.

En fin, no quiero darme más roncha por esta... pendejada de libro. Me metieron publicidad engañosa. No lo recomiendo por lo dizque polémico, por los personajes, la escritura o el romance. Si lo quieren leer por la parte de sobrevivir en ambientes hostiles, pues mejor búsquense un libro que trate sólo de eso y ya. Simplemente NO LO RECOMIENDO.

Lo bueno: Me hizo considerar en lo inútil que ha quedado el ser humano al tener que afrontar ambientes hostiles sin todas las comodidades de nuestro siglo.

Lo malo: Vi que muchos de mis amigos lectores de referencia les gustó esto. No sé qué pensar, no sé qué pensarán ellos de mí.

Lo feo: No me merecía que mi primera lectura del año fuese esta. 

P.S.: La película coreana que intento ver es Train to Busan.

P.S.2.: No abracen almohadas, podrían quedar embarazadas.

Canción para este libro: I will survive de Gloria Gaynor, y lo digo por mí, porque pensé que no lo lograría a través de las paǵinas de este libro.

0 comentarios :

Publicar un comentario