Teoría de King Kong de Virginie Despentes | Reseña

6364510

La diva destroy punk de las letras francesas, escritora de novelas en las que las protagonistas ocupan posiciones tradicionalmente reservadas a los hombres (sangre, sexo y rock-and-roll) y de la controvertida y censurada película Fóllame (2000), nos ofrece un ensayo en primera persona en el que se ataca a los tabúes del feminismo liberal: la violación, la prostitución y la pornografía. 
"La transformación de los viejos modelos del género y de la sexualidad está en marcha. Imprescindible y terapéutico." Beatriz Preciado.
"...este ensayo, directo y revelador, en el que desarrolla su tesis con una claridad apabullante y sin dejar títere con cabeza", El Faro de las Letras/ El Faro de Murcia.
"Encontraréis bien trabado el relato en gran medida autobiográfico con el sustrato ensayístico bien documentado: podridas relaciones estándar hombre-mujer, prostitución, violación, manoseados iconos femeninos impuestos… Sigue sin escatimar la sordidez de siempre, pero el discurso teórico es como mínimo lúcido, desmarcado, personal(...). Leed Teoría King Kong y opinad", Kultura Urbana.

Todos deberíamos ser femi... ehrm no, me he equivocado de libro, es: Todos deberíamos ser putas.
Terminado de leer 16/10/2017
Porque el ideal de la mujer blanca, seductora pero no puta, bien casada pero no a la sombra, que trabaja pero sin demasiado éxito para no aplastar a su hombre, delgada pero no obsesionada con la alimentación, que parece indefinidamente joven pero sin desfigurarse por la cirugía estética, madre realizada pero no desbordada por los pañales y por las tareas del colegio, buen ama de casa pero no sirvienta, cultivada pero menos que un hombre, esta mujer blanca feliz que nos ponen delante de los ojos, esa a la que deberíamos hacer el esfuerzo de parecernos, a parte del hecho de que parece partirse la crisma por poca cosa, nunca me la he encontrado en ninguna parte. Es posible que incluso no exista.
Yo creo que me suscribiría a todo lo que dice este libro si hubiesen sucedido dos cosas, la primera: que el contenido que se ampliara durante todo lo que dio de libro -que por suerte fue breve- hubiese seguido más o menos los mismos lineamientos que la cita anterior, que lo confieso, me emocioné cuando la leí y pensé; este será un gran libro. Y la segunda: que se hubiese tratado realmente de una teoría como dice el título, o al menos una teoría que buscase probarse por algún medio objetivo y no toda la subjetividad de temática feminista, según el feminismo liberal de una mujer blanca burguesa de primer mundo.
Hablando claro este libro no es mi cup of tea. No creo que esté realmente mal, pero este es un feminismo burgués, liberal, y que francamente no me representa a mí como feminista: este feminismo no cree en las luchas que se libran en el feminismo, cree en que se debe alimentar al hombre y a su capitalismo con sexo y que de allí quedarán solventadas todas las penurias que sufrimos hoy en día las mujeres.
Este libro sigue la línea de pensamiento del dizque hombre feministo, tipo de los que endiosan a hombres como Hugh Hefner, o sea gran UGH, alegando que son precursores de la liberación sexual. Y me refiero a que los hombres puedan coger más a gusto mientras siguen pensando que tienen el derecho -y esto último lo he dicho en voz alta mientras lo escribo cargada de un tono irónico e indignado ascendente- a juzgar a una mujer por decir sí o no al acto sexual.
Simplemente no puedo estar de acuerdo con un libro feminista que no se dé por aludido que la liberación sexual de la segunda ola se trató acerca de la mujer asumiendo su libertad reproductiva, su libertad a decidir qué hacer con su cuerpo y que las mujeres también tienen deseos y necesidades y que contrario a lo que pregona este libro y los pseudo-dizque-feministos, que se trata de mujeres acostándose más veces y con más hombres y la morbosidad que a estos les provoca.
Psé sí, siento que esta señora me falló en este aspecto.
Porque tú fuiste puta de lujo -que yo considero que en un hotel y con alguien de tu elección en un país de primer mundo cuando no lo necesitas para comer es ser puta de lujo- no quiere decir que todas las demás putas alrededor del mundo son felices de serlo y ya debemos salir corriendo a legalizar a las putas y hacer un masivo promocional para que todas las mujeres nos volvamos putas. 



What about NO?
¿Hola? Existe la trata.
¿Hola? La prostitución es un medio de sometimiento del patriarcado y del capitalismo. La prostitución nunca va actuar persiguiendo el bienestar de la mujer, mucho menos de la mujer de clase marginada. 
¿Hola? ¿Cómo siendo puta de lujo en un país de primer mundo me vas a decir que debemos sacar provecho de cómo nos joden los machos y facturar?
What about NO?
Sinceramente este es simplemente el punto de vista de un ser privilegiado que un día se dijo, vale, no quiero tener que trabajar tanto para tener cosas majas ¿si puedo hacerlo por la vía más fácil? -sí, literal esa fue la forma en que Despentes decidió incursionar en la prostitución- WTF!!! ATERRICE OÑA, ¡los marginados existen! ¡Y los marginados se tienen que prostituir para llevarse el pan a la boca o porque son obligados por medio de la trata!
Y what about si me calmo?
*Abre inciso: hace ejercicios de respiración para calmarse. Cierra inciso*
Okay, no la juzgo, porque bueno, cada quién a lo suyo. Lo que no puedo aceptar es que piense que su opinión es verdad absoluta y que sólo existe gente en su situación que sólo practica la prostitución porque quiere cosas majas, eso no lo juzgo. 
En la prostitución hay violencia, ser mujer es factor de riesgo, imaginen ser mujer y prostituta.
Y ya allí lo dejo morir con el asunto de la prostitución.
Ahora...
Resulta sorprendente que en 2006, mientras que todo el mundo se pasea con minúsculos ordenadores portátiles, con cámaras de fotos, teléfonos, agendas y aparatos de música en el bolsillo, no exista todavía un solo objeto que podamos meternos en el coño cuando salimos a dar una vuelta y que cortaría en pedazos la polla del primer idiota que quisiera entrar sin permiso.
Creo que como mujer -y que estoy en riesgo constante por serlo- puedo simpatizar con el sentimiento castrador a los violadores... Pero cuando pienso más en ello simplemente me quedo tipo: SRLY???


Imagínate que pasa cuando se inventa un dispositivo como tal: Pues que recuerden que el patriarcado y el capitalismo son el dúo dorado que pasa mucho-mucho en nuestra sociedad, lo que pasará es que el dispositivo será accesible sólo a unas cuantas -de la clase privilegiada- y lo más probable es que las violaciones recrudezcan en las mujeres marginadas.
¿Y por qué tiene que inventarse semejante aparato? ¿Por qué coños no pueden empezar, tal vez, just saying, a enseñar a NO VIOLAR? Así como a las mujeres desde que podemos pensar nos dicen "cierra las piernas", "haz el favor de cubrirte", ¿por qué desde que piensan a ellos no les enseñan NO VIOLES? Y ya que estamos: No odies a la mujer, respétala, es un ser humano, no se merece eso. 
Porque analizando algunas de las ideas de esta señora, con lo mucho que el hombre se ama a sí mismo y ser hombre, ¿por qué no cargan unos contra a otros y se violan esos anos entre sí y están a gusto? ¿Por qué esta violencia se dirige específicamente a la mujer?
¿Será porque están adoctrinados a que la mujer es más débil, a que es más criatura que gente y a la misoginia que pregona de una u otra forma el machismo? Y luego dicen que no hay problema de géneros, y que estamos bien.
Porque como dice en algún punto esta señora, si fuera que el hombre simplemente no puede controlar sus instintos, ¿por qué no mata como viola? Y si te das cuenta, los hombres para matar por lo general tienen un móvil: venganza, robo... o que tienen alguna disfuncionalidad mental particularmente nociva.
Estoy de acuerdo con esta señora: la violación es un problema del espectro social.
Y lo más triste de que la violencia en forma de violación es un problema social es que se ve también reflejada en la mujer al punto de que de alguna manera pensamos que somos víctimas naturales -y no que sea algo social- de la violación. 
Acá les explico el porqué: La autora revela que siendo joven fue violada. No arrojaré detalles acerca del evento como tal, sólo me referiré a un hecho: Despentes sólo después de ser violada se da cuenta que tenía una navaja en el bolsillo trasero de su pantalón y que no se le ocurrió usarla contra sus violadores, dice, que sólo llegó a pensar "ojalá no la encuentren y la usen contra mí". Analizando más a fondo, ella refiere que uno de los sujetos luego de acabar la encontró y se vio incrédulo y parecería que pensara; "vaya tenía esto y no lo usó: es que en el fondo quería ser violada". 
Lo que reporta Despentes del caso, es que hay algo en nosotras, algo en lo que nos han inculcado en cómo ser mujeres, que no nos permite si quiera pensar la idea de defendernos. O no, que si nos agraden lo más que podemos hacer es tratar de defendernos y que somos víctimas naturales y no debemos atacar. Porque a nosotras nos han criado para ser madres, esposas, hijas, pero nunca peleadoras. 
Y me di cuenta que tiene razón.
Les digo por qué.
Este mismo año, sucedió algo terrible que me hizo sentir realmente mal, como mujer, como ser humano... como toda la suma de las cosas que soy. Un hombre me agredió físicamente. Me hizo sentir débil, tuve que recurrir a la ayuda de mi padre y me hizo sentir dependiente, me hizo sentir que hice algo mal. 
Me hizo sentir culpable
No ahondaré de la profundidad de mi angustia respecto a este hecho porque lo recuerdo y no es un recuerdo grato. Espero que puedan hacerse una idea. 
En fin, lo que quiero relatarles es lo siguiente: Creo que la Despentes tiene razón porque cuando recuerdo cómo sucedió el hecho, recuerdo que grité, forcejeé para liberarme, amenacé y cuando estuve libre me alejé rápidamente. 
En ningún momento consideré atacar, a pesar de saber que tenía un arma potencial a mi alcance en el mismo momento que sucedía la agresión (era un tubo que hubiese resultado bastante maltratador) sólo lo vi de reojo, pero en ningún momento consideré usarlo. Pensé en ello, sí. Ahora cuando leo de esto mismo en otra mujer, a pesar de ser una circunstancia diferente, me doy cuenta que la misma porquería que la sociedad hace del hombre un maltratador natural, hace de la mujer una victima natural. 
Y eso lo podemos ver hasta en la cultura pop, ¿por qué a los hombres los animan a ser superhéroes, líderes, mientras a la mujer la retratan como madre, esposa o sujeto de maltrato en las películas? Recuerdo que alguna vez leí un comentario en RRSS de una chica que acababa de ver Wonder Woman y decía que se sentía llena de furor, de un subidón, que quería dar piña y tal, que así se deben sentir los hombres todo el tiempo con todas las pelis que consumen de superhéroes y VAYA
Y es cuando pienso, poniendo de lado la fuerza física, que no siempre-siempre favorece al hombre aunque suceda en la mayoría de los casos, ¿si nos criaran con las mismas expectativas acerca de nuestras habilidades y su alcance, podríamos ser más parecidos? ¿entraría en la cabeza del hombre que la mujer es una víctima natural y por tanto violable?
Tal vez, tal vez no.
Quisiera que consideraran ese punto.
No querer a las mujeres, cuando se es hombre, es una actitud. No querer a los hombres, cuando se es mujer, es una patología.
Lo bueno: Creo que este libro es un 50/50 No estoy de acuerdo con todo, con muchas cosas, en realidad. Pero encuentro sano el punto debatible que encontré en él.
Lo malo: Esperaba más de él. Creí que encontraría teoría feminista, pero era otra cosa.
Lo feo: La idea "ingenua" que tiene la autora de la violación. Llega al punto de decir que las mujeres somos "violables" como un hecho. La violación es un acto terrible, y no todas se recuperan de la misma manera de ella, si es que se recuperan. Siento que la autora lo trivializó, de nuevo, pensando que su experiencia es una verdad absoluta.
P.S.: Lo próximo que lea de una feminista francesa será a Beauvoir, porque esta es la segunda vez que una autora feminista de primer mundo no cumple con mis expectativas. La primera fue Moran, que luego de un tiempo me di cuenta que tiene muchas cosas que trabajar para ampliar su perspectiva feminista. 

Canción para este libro: No me sentí inspirada musicalmente por este libro. 

Comentarios

  1. Yo me estoy leyendo El segundo sexo de Beauvoir. Bueno, leyendo. Me lo compre y es un tochazo enorme que no puede llevar a ningún sitio así que espero cuando tenga un momento revolucionario en mi casa. Pero espero leerlo antes de que acabe 2018.
    Entrando en la reseña, ¿Por qué, Señor, por qué? Cada vez que alguien utiliza el termino feminismo mal los dioses matan un gatito. ¡Ya están casi en peligro de extinción!
    Lo que si esta prostituido es el termino. A ver si a las señoras que los usan les queda claro ¡El feminismo es interseccionalidad o no no es feminismo! A mi me da igual lo que haga una mujer libremente con su cuerpo pero afirmar que la prostitución en general esta bien pues no. La prostitución no se da libremente en todas las mujeres y es, y siempre ha sido, un negocio en el se ve a la mujer como una cosa con la que tener sexo. Muchas mujeres se ven avocadas o, peor aún, obligadas a ejercer en condiciones antihigienicas que les pueden provocar enfermedades e incluso la muerte. Además la trata de personas mueve millones al año, es uno de los mayores crimenes que existe y afecta en su mayoría a mujeres.
    Así que a mi me parece perfecto la libertad sexual y que las mujeres no podamos meter todas las cosas que queramos las veces que queramos pero alabar la prostitución como libertario es ser una persona casi indecente y feminismo no debería salir de sus labios ni una sola vez.
    Espero que te vaya mejor con libros de mujeres que no sean egocentricas (y eurocentriscas).


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré pendiente para leer tus reflexiones acerca de la Beauvoir, seguro serán impresionantes, -as usual-.

      Yo es que cada vez que incursiono más en el feminismo, salgo más con los palos en la cabeza: porque en un movimiento que es para nuestra liberación y que a ver si por fin tenemos equidad de géneros, no se evita que de alguna manera se procure la complacencia del hombre. Simplemente espero el día que el libfem se dé cuenta que el hombre puede ser nuestro aliado y hacer de sus espacios, espacios feministas, pero nuestra lucha la hacemos nosotras y con la prioridad de ver solventadas nuestras problemáticas, que creo que si evitáramos más procurar hacer sentir cómodo al hombre, podríamos enfocarlas mejor y solucionarlas verdaderamente.

      En este punto estoy en que la única feminista de primer mundo -con todo lo que sé que tienes que decir respecto a España siendo primer mundo- que conozco que es sensata y coherente según el discurso feminista, psé eres tú. Espero ver que algún día -si está en tus planes- incursiones mediante tu feminismo en el mundo editorial y que algo tuyo se publique, imagino que siendo feminista interseccional sería iluminador para muchas feministas de por aquellos lados y las ayudas a salir de su eurocentrismo. Me consta que tienes mucho que decir, y tu mensaje representa al feminismo bonito que todos deberíamos aspirar a encontrar para nosotros mismos.

      Y sigamos esperando y haciendo nuestros pequeños aportes para que gente que produce estos textos y la que los consume como si fueran verdad irrefutable se dé cuenta.

      Un beso



      Eliminar
    2. Me sonroja que me digas eso. No se si algún día me meteré en el mundo editorial y haré un libro sobre el feminismo porque me parece algo como tan obvio pero claro después de ver con la clase de libros que te encuentras pues claro parece que en la época que estamos todavía tenemos que repetir que todos merecemos los mismo derechos y que todos es una palabra inclusiva no exclusiva de blancos heteros en el primer mundo.
      Si todavía hay que escribir libros para saber lo que es el feminismo porque hay gente que no lo pilla es que la humanidad no ha salido de la infancia.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Este libro lo veo por todas partes pero no me animo a leerlo. No sé si me va a aportar algo, mucho más después de leer tu reseña. Yo tampoco estoy a favor de la prostitución. Sé que hay mucha gente que la ejerce como una profesión más y le da para comer, pero no puedo olvidarme de quienes sufren por esto, mucho más en el país en el que vivo. Y a fin de cuentas, por más que la prostitución sea "consentida", sigue cosificando a las mujeres. Es como seguir dándole cuerda al sistema opresivo.
    Lamento lo que te pasó y coincido con tu mirada: nos lavaron tanto el cerebro con lo de no pelear, que terminamos reaccionando (o no reaccionando) de esa forma.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, Yani, yo en lo particular te diría que te lo pensaras, puesto que es importante para nuestra formación nutrirnos de diversos puntos de vista. El libfem es una realidad y creo que a diferencia de sus partidarios debemos analizarlo y gestionar nuestra propia autocrítica respecto a las cosas que fallan dentro del movimiento, o que pueden mejorarse. Si algo me gustó acerca de hacer esta lectura -más que del material de lectura en sí- es que pude conocer otro punto de vista dentro del movimiento, analizarlo y poner a debate en que se basa. Así que sí, te digo que no lo descartes de plano y lo consideres para expandir tu criterio y sobe todo fundamentarlo.

      Ese asunto me di cuenta que es real, porque las circunstancias eran distintas, ella es una mujer de un mundo distinto pero se sintió así, yo me sentí así, o sea que es real. Lo bueno es hacerse consciente de ello y comenzar a combatirlo. Gracias por pasarte.

      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Vaya tela, no me parece para nada bien lo que comenta la autora ni la perspectiva que da sobre las violaciones. Es lo que tú dices: debemos educar tanto a chicos como a chicas en la igualdad, en que debemos respetarnos todos y que las mujeres no somos objetos ni nos merecemos salir a la calle con miedo.
    Respecto a lo otro que comentas, siento mucho lo que te pasó. No te culpes a ti misma, porque no es culpa tuya y tampoco te sientas dependiente: no es malo pedir ayuda. Hiciste bien en recurrir a tu padre. Espero que no vuelva a ocurrir ningún episodio ni remotamente parecido.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me resultó bastante chocante su perspectiva tipo: si salimos vamos a ser violadas, ya que. Creo que en lugar de decir eso debería combatir la cultura de violación, pero bueno, cada quién con sus rollos.

      Gracias por tus palabras, en ese entonces me sentí así, no pude evitarlo. Ahora que ya ha pasado el tiempo puedo pensar en ello con cabeza fría y saber que no fue mi culpa. Supongo que es parte de la cultura de crianza de los latinos, que de niños nos pegaban si hacíamos algo "malo" que mira que los padres por estos lados tienen una habilidad para crear sentimiento de culpa y que perdure a pesar de los años incluso cuando ocurren eventos como estos.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario