jueves, 19 de enero de 2017

Desafío Bingo Literario 2017 (La secuela): Que yo nunca aprendo, y aquí voy otra vez

¡Hola abejorros! Sé que debido al abrumador fracaso del año pasado en cuanto retos/desafíos y propósitos lectores uno diría que yo aprendería de mis errores. Pero bue, digamos que aplico la de Wilde de eso que dice que la experiencia es el nombre que le damos a nuestros errores, so vengo a llenarme de un montón de experiencia.

Sehhh, échale ese muerto a Wilde, Caly.

Bueno, entonces apliquemos la de Gaga:



O mejor a mi querida Oña Nina, que es BAE y simplemente no puedo evitar adjuntarme a cualquier iniciativa suya. Sí, echémosle la culpa a Oña Nina.

Dicho esto, empecemos con a desenrollar el rollo.

Bingo Literario





¿Cómo funciona?

Siguiendo el modus operandi de un Bingo convencional se tienen veinticinco (¡25!) casillas a ser llenadas, cada casilla comprende una categoría “literaria” a ser completada y así lograr cantar “bingo”. El reto durará el período de tiempo comprendido entre el 1 de enero de este año (vas tarde Caly, as usual) hasta el 31 de diciembre. Este reto es compatible con cualquier otro reto de lectura, es decir, que pueden usar un mismo libro para completar una categoría de este reto con la de cualquier otro y estamos bien. La idea es ir cumpliendo cada categoría e ir llenando el cartón, pueden en tal caso crear una entrada en donde lleven el progreso del reto.



Línea 1 horizontal:

Un libro con ambiente antiguo
Un libro con portada verde
Un libro muy corto
Un clásico
Un libro que sucede en Europa

Línea 2 horizontal:

Un libro publicado en 2016
Un libro con mucho hype
Un libro con ilustraciones
Un libro con robots o androides
Un libro narrado por un chico

Línea 3 horizontal:

Un libro que tenga serie o película
Un libro antiguo en tu TBR
Cuadro libre
Un libro ambientado en el colegio
Un libro censurado o prohibido

Línea 4 horizontal:

Un libro con un animal
Un libro de fantasía
Un libro de un autor de 20 a 30
Un libro que acaba una saga
Un libro con malas críticas

Línea 5 horizontal:

Un libro con realeza
Un libro de un autor de tu país
Un libro con portada bonita
Un libro del siglo XX
Un libro triste

Modalidades

Darth Maul: Completar dos líneas del cartón a elección (horizontal o vertical)
Darth Sidious: Completar las líneas exteriores del tablón (4 líneas)
Darth Vader: Completar todo el cartón. 

Tengo buenas vibras respecto a este reto, puesto que ¿El lado Oscuro de la Fuerza? O sea: hello, darkness my old friend.

¿Cómo apuntarse?

No es necesario tener un blog para realizar el reto, cualquier sitio en internet (Ejem.: Tumblr) sirve para llevar sus progresos.

Mi progreso


Como se trata del Lado Oscuro de la Fuerza, y además quiero reivindicarme de mi completo fracaso del año pasado, iré a por todo este año y aspiraré en convertirme en Darth Vader, ya tengo una parte ganada desde que comparto su gusto por el drama. Me va a faltar la capa, sin embargo. 

1. 

I   A M   O N E   W I T H   T H E   F O R C E   T H E  F O R C E   I S   W I T H   M E

martes, 17 de enero de 2017

#AdoptaUnaAutora: Comenzando por el comienzo, ¿Quién es Maggie Stiefvater?

¡No olviden visitar el sitio oficial de la iniciativa!

¡Hola abejorros!

*Hace inciso porque comenzar la iniciativa #AdoptaUnaAutora es comenzar Party HAAAARRRDDDDDD*











Ejem, *carraspea* ahora poniéndonos serios, vamos a comenzar con esto.

Antes de publicar esta entrada tuve un serio debate interno puesto que tenía otra cosa completamente diferente planeada en mente para lo que sería el comienzo de la iniciativa (tenía, o tiene, puesto que planeo llevarlo a cabo, que ver con la relación de Maggie con el YA y lo que yo considero como el “je ne sais quoi” que hace que, en mi opinión, Maggie sea un rayo de luz en medio de un género que parece que no quiere dar para más puesto que lleva trayendo más de lo mismo desde hace un buen rato) pero tuve que frenar violentamente mis elucubraciones puesto que me dije: ok, ¿les vas a hablar de Maggie sin decirles el qué, cómo, cuándo, dónde y por qué?

Así, luego de cierta cantidad de googleada y de que ninguna información biográfica de Maggie me convenciera el 100 por 100, decidí crear yo mi propio monstruo biográfico acerca de Doña Stiefvater.

Entonces, ¿Quién es Maggie Stiefvater?



Autora americana (aunque yo a las personas de ese país prefiero llamarles estadounidenses, pues porque América es un continente, no un país…, pero bue) del género Adulto Juvenil (aka YA) que según me informan mis fuentes nace en el estado de Virginia un 18 de noviembre del año 1981 *empieza a contar con los dedos* (Ahhh, ¡tiene la misma edad que mi hermano mayor, y nació en el mismo mes y todo!) bajo el nombre de Heidi Hummel.







Por suerte, aunque sus padres perdieron completamente el juicio al nombrar a nuestra hoy querida Maggie, ella solita fue a lo suyo y a los dieciséis (¡16!) años se cambió el nombre legalmente a Margaret, Maggie para nosotros sus compis lectores.

Aparentemente, Maggie era una chiquilla de mente inquieta que soñaba con ser piloto y corredora de autos, por suerte le ganó su voracidad por la lectura, hábito que practica desde pequeña y sobre todo, la escritura.

Aunque servidora ha de hacer un inciso para señalar que nuestra hoy conocida Doña Stiefvater no superó nunca su cosa con la velocidad y los autos, puesto que si la siguen por RRSS como yo podrán notar su fijación con dichos instrumentos de transporte. De hecho, ella orgullosamente nunca desaprovecha la oportunidad para mostrar a sus bebés: un Mitsubishi Evo y un Camaro del 73 llamado Loki.

Yo diría que .


Habiendo sido educada en casa Maggie tuvo mucho tiempo para escribir, de hecho, a los dieciséis (¡16!) ya había comenzado a enviar manuscritos a editoriales y para cuando terminó la Universidad ya había escrito alrededor de treinta (¡30!) novelas, entre las cuales se cuentan cuatro historias de suspense acerca del Ejército Republicano Irlandés.

No es sino hasta el año 2008 cuando Maggie consigue publicar su primera novela, una fantasía juvenil que involucra a una jovencita que tiene  la habilidad de ver seres feéricos. Pero no es hasta el año 2009 cuando publica la primera entrega de su trilogía Los Lobos de Mercy Falls: Shiver, que se convierte en autora bestseller.

En este punto es cuando debo admitir que hasta el momento Maggie no había ganado aún mi kokoro, porque sí escribía (lo hace todavía) hermoso, poético, rompe kokoros, pero en cuanto a su trilogía de Los Lobos de Mercy Falls, para mí era sólo un Twilight en donde los lobos eran los protagonistas, con una mejor escritura, pero todavía.

Pero es entonces cuando Maggie publica  (en 2011) Las carreras de Escorpio, que nos (me) muestra no sólo la habilidad de Maggie para escribir hermoso sino para crear personajes complejos, reales y tan llenos de vida que casi puedes sentirlos en el tacto de tus dedos contra las páginas. Y no sólo eso, Maggie tiene tan prodigiosa imaginación que en esta ocasión le permite traer a la vida a través de su prolija escritura caballos de mar asesinos utilizados como si fueran caballos de carreras cualesquiera. El mérito de esta obra no pasa desapercibido por lo cual recibe el Michael L. Printz Award Honor Book.

Y es en 2012 (cuando decían que acababa el mundo) que sucede el hecatombe: Maggie publica el primer libro de su serie The Raven Cycle: The Raven Boys, el cual no sólo nos trae lo mejor de Maggie hasta el momento sino que me vuelve en acérrima y fiel lectora suya hasta el fin de los tiempos (los suyos o los míos, los que lleguen primero)

Para Maggie es obviamente apenas el comienzo, de muchas historias que están por contarse, de mucho más de sí misma, puesto que además de autora es músico y artista. Y de mucha muchosidad, si me pongo a lo Alicia de Tim Burton

Para mí los escritores son universos lejanos que mediante la palabra escrita logran colisionar con nuestros mundos más bien estrechos y mostrarnos esas maravillas que parecen más allá de cualquier poder conocido. Es ese sentimiento el que me gustaría que perdurara en todos mis compis lectores, nuestros autores, autoras para el caso nos entregan mucho de sí con cada palabra, nunca los demos por sentado y sepamos siempre valorarlos.


Nos estamos leyendo en la siguiente entrega de #AdoptaUnaAutora, que Maggie escribe acerca de gente joven, y yo les quiero contar cómo de buena es haciéndolo. 

sábado, 14 de enero de 2017

La de los (DES)propósitos: Le plagio 2017 featuring Failuretopia 2016

¡Hola abejorros! Antes que nada ¡Un Feliz Año! *comienza a cantar* ♪♫Un  Feliz año pa ti, un feliz año pa mí, un feliz año pa todos, un feliz añooooooooo♪♫ *deja de cantar, carraspea* ejem, perdonen mi exuberancia venezolana-gaitera, pero a estas alturas ya deberían de tenerse por conocidas mis tendencias más bien montunas. Las cuales son, diría yo, bien injustificadas (en este caso) porque en la vida real en cuanto a eventos sociales destinados en general a la celebración, yo soy más bien como este tipo:



Pero la palabra escrita logra sacar este lado más festivo de mí (I’m a reader, bitch)

So, qué se le hace.

Antes de comenzar a escribir esta entrada tuve mi buen de procrastineo, falta de inspiración, mucha comelona (yo dizque iba a perder 5kg antes de que terminara enero y me iba a premiar tiñéndome de verde, soy un fraude, lo sé) y mucho de languidecer, bueno no tanto porque ya comencé pasantías y tengo menos tiempo para ensimismarme en la futilidad de mi existencia/preguntarme ociosamente que tan hondo me puedo meter el dedo en el ombligo antes de que resulte peligroso, así que cuando finalmente conseguí la fuerza de voluntad (o sólo La Fuerza, because: I am one with the Force, the Force is with me”) me dije, bueno vamos a revisar mis notas (no cómo me fue en mis propósitos 2016, porque sé que I totally sucked) de lo que voy a escribir para esta entrada y quedé tipo:



¡No tenía nada!

Es que bueno, en mi mente según yo el 2017 sería mi año y sería ultra mega productiva, por lo que a estas alturas algo debería tener escrito. Pues resultó que no.

Aunque tenía varias ideas de lo que quería escribir (porque sí quería, en teoría, escribir) no había escrito nada, ¡absolutamente nada!

Imagínenselo así:

Caly vs. Reality 2.0
Caly 0 – Reality 1


Ya luego recordé que no había escrito nada desde noviembre, (a excepción de la entrada de #AdoptaUnaAutora, que es por supuesto toda una excepción) y decidí mandar todo a la mierda y asumir el mood de este tipo:



Por lo que la cosa es que sí, voy a auto-plagiarme y reutilizar (que no es lo mismo que reciclar, háganme el favor) mis propósitos 2016 (en mayor o menor medida) y a la vez hacer un “balance” del fenómeno más chapucero que me tocó padecer el 2016 y es la Failuretopia, que sí, es de la misma gente que prometió un mundo mejor y terminó por endiosar a un/una adolescente que no tiene idea de nada para concebir un fenómeno de masas que generara exorbitantes ingresos por el efecto mercantilizador del capitalismo salvaje.

Oye, que en mi país no tenemos el Apocalipsis Zombie, pero casi. Y vida Personal/Lectora/Social/Laboral/¿Misceláneos? -> (Para referirme a todo lo demás que pasó en el mundo) pues 2016 fue un total y rotundo fracaso.





Ahora no, Leo. Ahora NO

So, here we go!



1—
Leer 50 libros.  Yo dizque iba a leerme 100 libros en 2016



Lo sé, soy un total y rotundo fracaso, créanme cuando les digo que no existe nadie más auto-engañada, decepcionada e incluso…, ¿asqueada? Consigo misma que la propia mí misma.

Leí 32 libros, gente.

32

treinta

y

dos

“…”



En fin, aunque creo que para los compromisos que pienso asumir este 2017 a nivel personal (tomar clases de francés, sacarme la licenciatura, tener trabajo fijo y estable) y el proyecto #AdoptaUnaAutora (que si no saben de qué se trata, no sé qué carajos hacen con sus vidas) a nivel literario/bloguero, 50 libros es yo auto-engañándome de nuevo, pienso también que es preferible seguir auto-engañándome  (al menos en este aspecto) y “no matarme la ilusión” (como decimos los venezolanos cuando le mentimos a los niños acerca de que un niño en pañales les trae obsequios en Navidad) en lo que respecta a mi-con el lector y mantener la llama de la pasión en lo que respecta a esa relación.

Ya veremos cómo me va.

—2—
Leer la saga Harry Potter:



Sí, en definitiva este es otro propósito que reutilizaré, porque leer 1 de 7 (sin tener en cuenta: Animales fantásticos y dónde encontrarlos, Quidditch a través de los tiempos y Los cuentos de Beedle el Bardo) no cuenta para dar este propósito por cumplido, ¿o sí…?



*La persigue una horda enardecida*



Bue, ya decía que no. Y como quiero ser decente este año, porque el año pasado pequé desde lo recóndito de mi corazón (este año planeo ser pura, eh, eh) No haré trampas y me comprometeré (again) a leer la saga. Pero, desde que ya tengo leído Harry Potter y la piedra filosofal e hice dos entradas (además de la reseña del primer libro) alusivas al mundo Potterhead, que son: el Booktag de Harry Potter y How to: Cómo ser un/a potterhead y no cruciar a nadieen el intento (la cual por cierto es la entrada más vista del blog, lo que es curioso porque cuando la publiqué nadie le paró bolas o perinolas, pero me imagino que la cosa se volvió salvaje debido a Animales fantásticos y dónde encontrarlos, de hecho en esa época recibí en esa entrada una obscena cantidad de visitas desde Rusia, todavía sigo bastante desconcertada por el hecho, porque bueno ¿Spanish? O bueno, en mi caso ¿Spanglish? Pero, sí eso) no siento que haya fallado tan escabrosamente en este propósito cofcof Sí, sé que son 1 de 7, pero no siento el mordisco, qué se hace cofcof

Y para darme más chance de completar este propósito, abrazaré las artes oscuras y al Señor Tenebroso (por si a las dudas) para cumplir mi objetivo.



—3—
Releer: 3.1 Fangirl, 3.2 Looking for Alaska, 3.3 The fault in our stars, 3.4 Trilogía Penryn and the end of days, 3.5 Saga splintered (que antes eran 3, pero ya no), 3.6 Trilogía legend.

Otro para lo de “Reutilizar” Este tampoco lamento haber fallado, porque bueno al menos releí Fangirl y bueno que era seriamente delirante pensar que releería tres (¡3!) trilogías cuando no pude completar mi propósito principal que era leer 100 libros, so…



—4—
Leer Les Misérables: ¿Había mencionado ya lo asqueada que estaba conmigo misma al principio? ¿No? ¿No había quedado claro?

Pues bien, soy una porquería.

Porque tuve la oportunidad de adquirir este señor padre de todos los tochos en dos oportunidades (misma librería) en una ocasión se trataba de una edición costosa y lujosa (era mi cumpleaños y pude haberlo pedido) lo dejé pasar y en la segunda era una edición modesta y bastante accesible en cuanto a precio, teniendo en cuenta que mi país atraviesa una difícil situación económica y que pues se trata de un tocho de libro y bueno que es Les Misérables, carajo. También lo dejé pasar. Ya no se produjo una tercera oportunidad porque la siguiente vez que fui a buscarlo, la librería había sido cerrada (permanentemente) crisis económica…, remember?

Sí, me estoy odiando. Y mucho.

Intercambien feels por Hatred, y así se siente


—5—
Leer 10 clásicos: Desde que leí sólo 32 libros, creo, o quiero creer que a pesar de no haber leído diez (¡10!) clásicos en 2016, haber leído cuatro (¡4!) que fueron:




4- El señor de los anillos: La comunidad del anillo (Sin reseña todavía)

Supone un “it’s ok” en mi lista de propósitos. Que bueno, no me siento atacada por el fail de este propósito y me siento optimista de que puede que lo cumpla este 2017.

—6—
Completar reto “DeLeotreo mi nombre”:



Esto literalmente me acaba de suceder, porque no recordaba en absoluto este propósito, so, ni siquiera traté de cumplirlo, por lo que no creo que “fail” o “reutilizar” cuenten para calificarlo. Simplemente no sucedió. Fingiré demencia y haré como si nada.



—7—
Publicar 100 entradas en el blog: En el 2016 “facturé” cuarenta y nueve (¡49!) entradas y me siento bastante bien al respecto porque no reseñé todos los libros que leí (32) so, eso significa que tuve mi buena cuenta de entradas con contenido original y me siento en paz con eso. Pero sí retomaré este propósito para este año porque siento que me  lo debo, se lo debo el blog. Este año tengo que ser productiva.



My body está más que listo para cumplir este propósito (irónico, puesto que es quincena y apenas publico mi primera entrada del año)

—8—
Terminar el reto “2015/2016 Reading Challenge de Pop Sugar”: Nunca los terminé, pero no me interesa tanto el espíritu deportivo del reto como leer la variedad que promueve el reto de Pop Sugar so, quiero seriamente terminar todas las categorías, aunque sí, fuera del tiempo establecido, pero me vale. Puede que le dé una mirada al de este año, pero sólo leeré categorías que me resulten interesantes y no haré como tal el reto.

Y pues esos son mis propósitos literarios/lectores para este 2017, la única novedad es mi brutal fracaso, porque bueno sí, son los mismos propósitos del año pasado. Pero aparentemente la fe que tengo en mí misma es infinita.

Ahora, respecto a los retos del 2016…

Estos fueron los cuatro (¡4!) retos a los cuales me sumé: ¡Read it! (con doble paréntesis, sí), Desafío Leamos a los Premios Nobel, Bingo Literario y Reto de Lectura Venezolanísimo

De los cuales aparentemente cumplí uno (1): el cuál fue el reto ¡Read it! Organizado por Oña Nina de Rapsodia Literaria. En total leí quince (¡15!) libros en Inglés, lo cual me ubica en el nivel “Master” (con 11 libros o más) y reto que pienso repetir este año puesto que se me hace muy fácil cumplirlo, ya que bueno, si lo puedo leer en su idioma original, why the hell not???


Al Reto Venezolanísimo no me le acerqué ni con un palo, so…




Volviendo con Oña Nina, no llegué  completar ninguna de las líneas para su Bingo Literario, y se siente el fracaso, se siente. Pero como se trata de Oña Nina (ella es BAE <3) me seguiré humillando en mi perpetuo fracaso y me anotaré de nuevo a su Bingo Literario edición 2017.


Y pues de los Nobel ni hablar, pero desde que se trata de un reto atemporal me haré la que no es conmigo.


Y ya termino con la tragicomedia de mis retos y propósitos literarios deseándoles que todas sus metas y propósitos ya sean literarios o personales de este 2017 se cumplan exitosamente. En verdad les deseo lo mejor.


¡Lean mucho, lean bonito!